Tabla de dosificación de Clorfeniramina para niños (Chlor-Trimeton)

El Chlor Trimeton es un medicamento que muchos conoceréis, y que sirve para aliviar los síntomas de la alergia. A continuación vemos todo lo referente a su uso en niños, y conocemos cuál es su dosis, en este post dedicado a la tabla de dosificación de Clorfeniramina para niños (Chlor-Trimeton). Qué es la Clorfeniramina La Clorfeniramina es una sustancia […]

El Chlor Trimeton es un medicamento que muchos conoceréis, y que sirve para aliviar los síntomas de la alergia. A continuación vemos todo lo referente a su uso en niños, y conocemos cuál es su dosis, en este post dedicado a la tabla de dosificación de Clorfeniramina para niños (Chlor-Trimeton).

Qué es la Clorfeniramina

La Clorfeniramina es una sustancia que sirve para combatir los síntomas de la alergia principalmente, pero también de la rinitis alérgica o incluso del resfriado común. Se puede conseguir sin receta por lo que es habitual ver esta sustancia combinada con otras para crear fármacos.

Como decimos, la principal propiedad de la Clorfeniramina, en concreto del Chlor-Trimeton, es su capacidad para combatir los niveles de histamina producidos por el cuerpo humano durante una reacción alérgica. Echad un ojo a los tipos de alergias.

Estos antihistamínicos funcionan como inhibidores de los receptores H1, que son aquellos receptores en los que se aloja la histamina segregada, los cuales provocan los síntomas de la alergia, como pueden ser la dilatación de los músculos lisos de los bronquios y de las arterias de las fosas nasales, los estornudos, el picor de nariz, los ojos llorosos, etc.

La Clorfeniramina (Chlor-Trimeton) se suele utilizar en adultos para combatir los síntomas de la alergia estacionaria. Sin embargo, muchos padres cfeen que también se puede usar en niños. Sobre todo si el médico la recetó en algún momento con anterioridad.

Sin embargo, hay que tener especial cuidado con los niños, ya que la Clorfeniramina, administrada de forma errónea, podría causar ciertos efectos secundarios. En el siguiente punto vemos cuáles son los niveles adecuados de Clorfeniramina para niños.

Clorfeniramina (Chlor-Trimeton) para niños: tabla de dosificación

Antes de nada, queremos remarcar que estas dosis son solo orientativas. Ni que decir tiene que éstas dependen de la observación y diagnóstico del médico. Es imprescindible que sea un profesional el que dictamine cuál es la dosis adecuada. Nunca hay que «automedicar» al niño.

Por otro lado, destacar que la Clorfeniramina no es demasiado recomendada para niños menores de 6 años, y que SIEMPRE hay que consultar al médico en estos casos. Pero más importante todavía es señalar que NO se debe dar nunca este medicamento a niños menores de 2 años. En e siguiente punto veremos por qué. De momento, os dejamos la tabla de dosificación de clorfeniramina para niños.

Como ya hemos dicho, la principal aplicación de la clorfeniramina es para curar los síntomas de las alergias. En estos casos se pueden tomar de diferentes maneras: por administración oral, por administración subcutánea por por método intravenoso. La más recomendada en niños es la administración oral:

  • Para los adolescentes de 12 a 17 años la dosis recomendada es de 4 mg 4-6 cada cuatro o seis horas. Nunca se debe superar el tope de 24 mg. por persona al día.
  • Para los niños de 6 a 12 años la dosis recomendada es de 2 mg 4-6 cada cuatro o seis horas. Nunca se debe superar el tope de 12 mg. por persona al día.
  • Para los niños de 2 a 5 años la dosis recomendada es de 1 mg 4-6 cada cuatro o seis horas. Nunca se debe superar el tope de 6 mg. por persona al día.

Como ya hemos citado, este medicamento también se puede administrar a través de vía subcutánea:

  • Para los adolescentes de 12 a 17 años la dosis recomendada es de 87.5 µg por kg de paso del niño, un máximo de cuatro veces al día. Nunca se debe superar el tope de 12 mg. por niño al día.

La administración intramuscular o intravenosa de este medicamento no se recomienda en niños menores de 12 años y está especialmente indicada solo para adultos o adolescentes.

  • La dosis recomendada para adolescentes de 12 a 17 años es de 10—20 miligramos en una sola dosis. Nunca se debe superar el tope de 40 mg. por adolescente al día.

Por otro lado, la clorfeniramina también se puede utilizar junto con otras sustancias como la epinefrina para tratar la anafilaxia, esto es, reacciones alérgicas de carácter más agudo provocadas por un alérgeno concreto. En estos casos la administración se suele hacer por vía intravenosa, y solo en adultos o adolescentes a partir de 12 años. La dosis recomendada es de 10 a 20 mg. No se debe superar el tope de 40 mg. por adolescente al día.

Por último, aunque no es uno de sus usos conocidos o más recomendados, la clorfeniramina también se emplea para combatir los mareos durante los viajes por mar o en avión. En estos casos las dosis recomendadas son (siempre hablando de administración por vía oral):

  • Para adolescentes entre 12 y 17 años, dosis de 4 a 8 mg. durante tres veces al día. No se debe superar un máximo de 24 mg. al día.
  • Para niños entre 6 y 12 años, dosis de 2 a 4 mg. durante tres veces máximo al día. No se debe superar un máximo de 12 mg. al día.
  • Para niños entre 2 y 5 años, dosis de 1 a 2 mg. durante dos veces máximo al día. No se debe superar un máximo de 6 mg. al día.

Advertencias de la Clorfeniramina para niños (Chlor-Trimeton)

Como ya hemos mencionado, la clorfeniramina no se puede utilizar en menores de 2 años ya que puede afectar al sistema nervioso central y provocar graves problemas que pueden llegar a las convulsiones e incluso el coma.

Hay padres que también utilizan este tipo de medicamentos para «tranquilizar» o sedar al niño en determinadas circunstancias (un viaje muy largo en avión). Pero cuidado, porque este antihistamínico posee propiedades que también pueden producir el efecto contrario, esto es, provocar la estimulación del sistema nervioso central, lo que la lugar  nerviosismo, ansiedad, inquietud, insomnio, aumenta de la frecuencia cardíaca, etc.

Advertisement

Por tanto, recuerda, aunque puedas hacerte con el Chlor-Trimeton sin receta, es imprescindible que consultes siempre antes al médico o pediatra y que conozcas los efectos secundarios como te enumeramos a continuación:

Efectos secundarios de la Clorfeniramina

Los efectos secundarios de la Clorfeniramina se pueden dar con mucha mayor probabilidad si se produce una administración incorrecta del medicamento. Por tanto, sobre todo en niños, es imprescindible contar con la opinión y la receta de un médico.

Entre los efectos secundarios más comunes que la clorfeniramina puede provocar en el niño que experimente un aumento en la sensibilidad de la piel al sol. Pero además, tenemos que enumerar estos efectos secundarios:

  • estreñimiento
  • diarrea
  • mareo
  • modorra
  • sequedad de boca , nariz o garganta
  • excitabilidad
  • perdida del apetito
  • náusea
  • nerviosismo o ansiedad
  • problemas estomacales
  • vómito
  • debilidad

Es bueno ponerse en contacto inmediatamente con un médico en caso de:

  • erupción
  • urticaria
  • prurito
  • dificultad para respirar
  • opresión en el pecho
  • hinchazón de la boca, cara, labios o lengua.
  • dificultad o incapacidad para orinar
  • latido acelerado o irregular
  • alucinaciones
  • convulsiones
  • mareo severo
  • sentirse mareado
  • dolor de cabeza
  • temblores
  • insomnio
  • problemas con la vista

Por otro lado, no se debe tomar clorfeniramina con oxibato de sodio o si se han tomado furazolidona o inhibidores de la MAO en los últimos 14 días. También es importante informar a tu médico antes de comenzar el tratamiento:

Advertisement
  • de las alergias al principio activo, sus excipientes u otros fármacos o alimentos
    de medicamentos, remedios a base de hierbas y suplementos, citando en particular furazolidona, inhibidores de la MAO, oxibato de sodio, antidepresivos tricíclicos e hidantoínas.
  • Si sufres (o ha sufrido) latidos cardíacos rápidos, lentos o irregulares, asma, problemas pulmonares o cardiovasculares, presión arterial alta, diabetes, derrame cerebral, glaucoma, obstrucciones gastrointestinales, úlceras, ampollas en la vejiga o problemas para orinar, hipertrofia prostática. convulsiones o hipertiroidismo
  • Si tienes una prueba cutánea alérgica programada
  • En caso de embarazo o lactancia.
  • También es bueno informar a los médicos, cirujanos y dentistas sobre la ingesta de clorfeniramina.
  • Si el tratamiento no es efectivo dentro de los 5 a 7 días, es bueno ponerse en contacto con el médico.

Alternativas a la Clorfeniramina: otros medicamentos para niños

Si no te convence la ingesta de Clorfeniramina y más cuando se trata de una dosis para niños, podemso encontrar otros medicamentos similares como por estos que os enumeramos.

Paidoretin congestivo

De manera similar a la clorfeniramina este jarabe es recomendable para aliviar síntomas de congestión de la mucosa de las vías respiratorias altas que acompaña a la rinitis alérgica, perenne o estacional. La dosis, tras las comidas, es para niños menores de 1 año y niños de 1 a 2 años: 1/2 a 1 cucharadita cada 6 u 8 horas. Para niños de 2 a 6 años: 1 cucharadita cada 6 u 8 horas. Para niños de 6 a 12 años: 2-3 cucharaditas cada 6 u 8 horas. Para adultos: 3-4 cucharaditas cada 6 u 8 horas

Cortrafriol

Este otro medicamento está indicado como antihistamínico que alivia la secreción nasal aunque es solo recomendable su dosis a partir de las 12 años.

Allegra

Por otro lado tenemos también Allegra, un medicamento a base de fexofenadina que se recomienda para el tratamiento de cualquier síntoma de la alergia, con una dosis de 1 tableta dos veces al día (cada 12 h.), antes de los alimentos aunque solo para niños a partir de doce años.

Claritin

El claritin es también un medicamento que se recomienda para tratar alergias. Su dosis no es recomendable para niños menores de 2 años de edad. De los 2 a los 6 años, consulta con el médico de su hijo antes de utilizar. Para resfriados, no se recomienda a cualquier edad.

Advertisement

Alternativas naturales a la Clorfeniramina para niños

Si deseas poder evitar los medicamentos como la Clorfeniramina para niños puedes también recurrir a alternativas naturales como los que vemos a continuación.

La quercetina

Generalmente derivada de los pigmentos en las pieles de manzana y las pieles internas de las cebollas rojas, es extremadamente útil como una alternativa natural a la Clorfeniramina. La forma ideal de tomar quercetina es con una bebida de coco: la buena grasa del coco hace que la quercetina sea más biodisponible. La cúrcuma es otro excelente remedio para reducir la inflamación asociada con las alergias, y es sinérgica con la quercetina.

Alimentos amarillos y anaranjados

La incorporación de alimentos amarillos y anaranjados , como calabazas y zanahorias, en la dieta de los niños también puede ayudar a reducir su respuesta alérgica, al igual que comer manzanas y cebollas rojas con regularidad.

Otras opciones de buena comida (aquellas ricas en bioflavonoides y / o quercetina) incluyen fresas y otras bayas, cerezas, pimientos rojos, espinacas, brócoli, mango, piña y naranjas. Estos alimentos también son buenas fuentes de vitamina C , importantes para el alivio de la alergia.

Reducir o eliminar la harina blanca y el azúcar de tu dieta también mejorará tu «tolerancia» a los agentes irritantes que son inevitablemente parte del entorno diario. El azúcar y la harina blanqueada deprimen masivamente el sistema inmunológico. Y si tu sistema inmunológico está deprimido, tendrás aún menos capacidad para manejar los irritantes de la membrana mucosa.

Advertisement

Te puede interesar:

También te puede interesar