Escrito por

Vivencias actuales de las madres chinas

Yang Yi una joven mamá china atravesó por un difícil embarazo cuando concibió a su primer hija hace cuatro años y juró que nunca iba a tener otro bebé, pero su médico le sonrió y dijo; para una mujer todos los dolores y malos momentos se borran fácilmente después de inmensa alegría que produce la maternidad.

Yang puso en duda el consejo de su médico, pero a finales del año pasado dio a luz a su segundo hijo, esta vez un niño.

“Como nuestra hija era pequeña, pensábamos que era hora de traer a su hermano o una hermana más joven,” dice Yang.

Así con su pareja decidieron se padres nuevamente y la alegría que trajo su nuevo hijo otra vez les dió una inmensa felicidad.

Este caso se encuentra definido dentro de una nueva generación de jóvenes chinos donde las parejas pueden optar por tener dos hijos, según la  política de planificación familiar fue aprobada en la década de 1970 en un esfuerzo por limitar la explosión demográfica, que amenazaba los recursos a la nación y el medio ambiente.

Algunas excepciones fueron siempre previstas, sin embargo, como grupos de minorías étnicas con poblaciones pequeñas también fueron exentos.

Li Yanna, que también cumple los requisitos para tener un segundo hijo, pero debe considerar las necesidades de toda la familia, ya que vive con sus suegros los cuales le ofrecen gran ayuda para la crianza de su hijo.

“Voy a tener un segundo hijo, sólo cuando podamos permitirnos un apartamento digno para los seis que forman la familia en Shangai, pero el precio de la vivienda es tan alto que excede el plan de trabajo“, dice. Continuará.

Via| Cdaily

Imagen: flickr