Escrito por

Vapores de cloro en piscinas, podrían perjudicar los pulmones de los niños

Al parecer, tener una piscina en su casa puede ser un mayor riesgo de que su hijo padezca de asma o trastorno pulmonar, que se produce a nivel del arbol bronquial generando una dificultad para asimilar el oxígeno.

Produciendo  es una especie de ruido sibilante originado en los pulmones cuando el oxígeno es inhalado, ya que el árbol bronquial, por alguna razón, esta limitado especialmente durante los períodos de actividad física extrema y también en tiempos de estrés.

El ejercicio y la dieta son de vital importancia ante esta afección, aunque los ataques igualmente puedan aparecer en forma ocasional que por lo general se correlaciona con momentos de gran estrés o angustia emocional, así como también en los cambios estacionales cuando el polen o el moho se encuentran en un alto nivel en el medio ambiente.

Al parecer, el vínculo que existe entre las piscinas y el asma en los niños está siendo investigado debido a los vapores de cloro, que se cree obstaculiza el buen desarrollo y funcionamiento del tejido pulmonar y bronquial resultante de problemas respiratorios durante la infancia.

Si alguna vez se ha estado en una gran piscina con cloro, se inhalan los vapores y a veces éstos son tan fuertes que se sienten casi como si se quemaran los pulmones, por lo menos es la sensación que los niños perciben.

Podría ser prudente atenerse sólo a que sus hijos naden en lugares libres de cloro o tal vez a buscar alternativas al cloro cuando uno tiene en su casa una piscina.

El cloro es la sustancia química que se agrega para frenar y obstaculizar el crecimiento de algas y otras bacterias a modo de desinfección, pero puede traer consecuencias según los últimos estudios en esta area.

Via| EZ

Image: flickr

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos