Vacunas obligatorias en el embarazo

Tanto si estás tratando de quedarte embarazada como si ya lo estás, es bastante probable que ya sepas cómo mantenerte al día con tus chequeos y revisiones prenatales, así como la importancia de seguir un estilo de vida saludable, incluyendo muchos alimentos nutritivos y sanos, ejercicio y el buen descanso. Pero, ¿qué ocurre con las […]

Tanto si estás tratando de quedarte embarazada como si ya lo estás, es bastante probable que ya sepas cómo mantenerte al día con tus chequeos y revisiones prenatales, así como la importancia de seguir un estilo de vida saludable, incluyendo muchos alimentos nutritivos y sanos, ejercicio y el buen descanso. Pero, ¿qué ocurre con las vacunas tanto antes como durante el embarazo? ¿Cuáles son consideradas como obligatorias durante la gestación?.

Vacunas obligatorias en el embarazo

Es probable que sepas que el embarazo debilita el sistema inmunitario de la futura mamá, para ayudar a que el bebé se desarrolle y crezca con normalidad, y con el fin de que el organismo de la embarazada no lo rechace. Por tanto, el riesgo de contraer algo y enfermarse es mayor durante los 9 meses que dura la gestación.

Además, algunas enfermedades fácilmente prevenibles con la vacunación, como por ejemplo podría ser el caso de la tos ferina, pueden ser tremendamente peligrosas para el recién nacido. Por tanto, las vacunas que la embarazada recibe antes y durante el embarazo juegan un papel importantísimo en la protección de la salud tanto de la futura mamá como de su bebé.

De hecho, como opinan muchos expertos, las mujeres embarazadas producen muchos anticuerpos, transfiriéndolos al bebé durante los últimos meses de embarazo. De ahí que existen una serie de vacunas consideradas como “obligatorias”, porque las vacunas aumentan estos anticuerpos tanto en las mamás como en los bebés.

Las vacunas fabricadas con virus inactivados son considerados como seguros durante la gestación. De hecho, muchos estudios así lo han constatado a lo largo de los años. Por tanto, el temor a los supuestos efectos adversos es menor a los riesgos que supondría que la futura mamá contrajera la enfermedad por no estar vacunada adecuadamente.

1. La vacuna contra la gripe

Se recomienda la vacuna contra la gripe para todas aquellas mujeres que se encuentren embarazadas durante la temporada de gripe, que va en un período habitualmente comprendido entre los meses de noviembre a marzo, aunque en muchas ocasiones el período de vacunación comienza un poco antes (generalmente a partir del mes de octubre).

La vacuna de la gripe está hecha de virus inactivado de la gripe, por lo que es segura no solo para la embarazada sino también para su bebé. Eso sí, la más adecuada es la que se inyecta vía intramuscular, debiéndose evitar la vacuna en aerosol nasal que ha sido fabricada con virus vivos, y que se vende en algunos países.

No en vano, el mejor momento para vacunarse contra la gripe es entre los meses de octubre o noviembre; en definitiva, antes de que la temporada de gripe esté en pleno apogeo y la vacunación pueda ser tarde. Y debido a que las cepas de la gripe cambian cada año, la vacuna también lo hace, por lo que no debes confiar en la vacuna del pasado año si te la pusiste.

¿Por qué esta vacuna es importantísima durante el embarazo? Las futuras mamás que contraen la gripe, especialmente durante la segunda mitad del embarazo, presentan más probabilidades -en comparación con las mujeres no embarazadas- de sufrir síntomas más graves, así como complicaciones como la neumonía, que pueden aumentar el riesgo de hospitalización.

Vacunas en el embarazo

2. Vacuna contra la tos ferina

Debido al aumento de los casos de la tos ferina, se recomienda la administración de una vacuna que proteja frente a esta enfermedad, causada por la bacteria ‘Bordetella pertussis’, la cual se transmite al toser, estornudar, o al pasar mucho tiempo en contacto directo con una persona ya infectada.

Afecta principalmente al aparato respiratorio de forma por lo general leve, pero puede volverse verdaderamente grave en los lactantes más pequeños.

¿Por qué se recomienda su vacunación durante el embarazo? Debido fundamentalmente al aumento en el número de casos de tos ferina que se están produciendo tanto en España como en numerosos países de nuestro entorno.

Se convierte, en definitiva, en la medida más efectiva a la hora de prevenir la tos ferina grave en los niños más pequeños, que aún no han podido ser vacunados, puesto que cuando la futura mamá es vacunada durante la gestación, genera anticuerpos o defensas que pasan al feto a través de la placenta, protegiendo al recién nacido hasta el momento en el que pueda ser vacunado (generalmente a los 2 meses de edad).

3. Vacuna del tétanos y difteria

Se trataría de las últimas vacunas recomendadas en el embarazo, ya que durante la gestación, de acuerdo a los especialistas, existe un riesgo bastante elevado de infección por tétanos, no solo para la futura mamá, sino para el recién nacido.

También te puede interesar