Escrito por

Una historia real: el abrazo que renació a Jamie

Jamie es un bebé prematuro que lo dieron por perdido en el parto pero, cuando sus padres le cogieron, comenzó a abrir sus ojitos. La han titulado como “La milagrosa historia de la familia Ogg: el abrazo que hizo renacer a Jamie”.

jamie_bebe

Cuando todo podría darse por perdido, cuando crees que tienes que despedirte de tu bebé, de repente tu calor le devuelve a la vida y sus ojos comienzan a abrirse para ti. Una historia real que muchos han tildado como algo milagroso, otros piensan en lo grandioso que puede ser el valor del tacto, del calor, del sonido del corazón de una madre.

Independientemente de la razón por la que hoy podamos daros esta noticia, lo grandioso es que ese pequeño bebé llamado Jamie volvió a la vida cuando ya se le había dado por perdido después de un parto prematuro a los seis meses.

Su hermanita Emily había nacido bien y con fuerza pero él no respondía. Creo que cualquiera puede imaginarse la agonía y el dolor que esos padres tenían que estar sintiendo, pidieron que le dejaran abrazarlo y al tenerlo entre los brazos comenzaron a acariciarlo. Me imagino a ese pequeño escuchando el corazón de su madre, sintiendo el amor de su padre escapándose de entre los dedos y esa sensación gloriosa cuando ves a tu hijo que comienza a abrir los ojos y te mira.

Te mira por primera vez, busca el sonido de esa voz que ha escuchado tantas veces, el calorcito que siente junto al cuerpo de sus padres y todo lo que se consideraba perdido, se ha recuperado.

En el vídeo que os mostramos a continuación podréis ver la historia completa, escuchar a sus padres, Kate y David Ogg, contándolo en primera persona es sobrecogedor y a la vez esperanzador. Es un momento de absoluta gloria que han recopilado y difundido desde Johnson & Johnson en colaboración con sus padres, podéis verlo aquí: