Escrito por

Tratamiento de inseminación in vitro

Desde mediados de la década de los ’70 cuando se conoció la Inseminación in Vitro, cada día más parejas, han hecho posible su sueño de concebir un hijo, dejando de lado aquellas condiciones que impedían lograrlo.

Fecundacion-y-master

Pocos conocen de qué se trata en realidad este tratamiento de fecundación asistida, el mismo es la unión del óvulo con el espermatozoide en el laboratorio, de donde deviene su nombre “in vitro” para obtener embriones ya fecundados que se puedan transferir al útero materno. La fecundación de dichos óvulos se hace a través de la técnica FIV convencional o Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides (ICSI).

La Inseminación in Vitro puede recurrir al semen de donante o de pareja, el semen de pareja, se utiliza cuando los tratamientos más sencillos han fallado, cuando la mujer sufre de ausencia o lesión de las trompas, la presencia de diagnóstico de endometriosis  avanzada con  probable repercusión en las trompas y la calidad ovocitaria, y cuando existe un número limitado de óvulos. O bien cuando se presentan casos de factor masculino severo.

Cómo se hace la Inseminación in Vitro es algo que para nada es complicado, se realiza comenzando con la estimulación ovárica que se logra con inyecciones diarias y que hace que los ovarios produzcan más óvulos que un único óvulo que es lo normal, para así llegar a obtener más embriones. Luego se hace una ecografía para establecer si los folículos tienen ya el tamaño adecuado y que hay una cantidad adecuada de óvulos y si es así, se hace una punción folicular 36 horas después de que se administre una inyección con hormona HCG.

Con los óvulos que se necesitaban y están disponibles, y también se cuenta con espermatozoides obtenidos de una muestra de semen por parte de la pareja, se inseminan los óvulos. Los embriones que resultan se observan y clasifican en el laboratorio descartando los que no se desarrollen.  Y los mejores que se obtengan se colocan con una cánula  especial en el útero, mientras que los embriones que no se transfirieron se vitrifican para usarlos en otro ciclo.

Las posibilidades de un embarazo exitoso utilizando este tratamiento de reproducción asistida es muy alto y como hemos dicho antes, millones de parejas han alcanzado el disfrute de la maternidad con este método que además, es sencillo y el procedimiento para lograrlo totalmente indoloro. Así que la pareja no tiene más que decidirse por el mismo, si el mismo se adapta a sus condiciones de salud.