Escrito por Tendenzias

Translucencia nucal o pliegue nucal del embarazo: Medición y valores normales

Si estas embarazada y te encuentras en el primer trimestre, seguramente hayas oído hablar de una prueba llamada Translucencia nucal. Es una prueba que se realiza hacia la semana 12 de gestación y se realiza por medio de una ecografía. Para saber más sobre esta prueba, qué es, qué datos se pueden obtener o cuáles son los valores normales, no perdamos más tiempo y vamos a comenzar con este artículo al que hemos titulado Translucencia nucal o pliegue nucal del embarazo: Medición y valores normales.

Qué es la Translucencia Nucal o Pliegue Nucal

Durante las primeras semanas de gestación, concretamente hacia la semana 7, el cerebro del bebé comienza a formarse y lo hace de manera muy rápida, es el momento en el que se comienza la producción de las neuronas . En la semana 12, el embrión está totalmente formado, a partir de ahora dejará de llamarse embrión para pasar a ser feto.

El feto comienza a partir de ahora su etapa de maduración, desarrollando los distintos órganos, ya toma líquido amniótico y lo expulsa por la orina, patalea como acto reflejo de lo que será más tarde el caminar, etc.

Es en este momento cuando tu ginecólogo mandará realizar la primera ecografía y en ella se realizará el test de translucencia nucal.

En la zona posterior de la cabeza, en la nuca del feto, se suele acumular líquido, ésta acumulación es normal, pero transitoria. La acumulación de líquido en la nuca es visible a través de ecografía a partir de la novena semana de gestación.

La prueba se realizará entre las semanas 12 a 14, cuando el feto tiene una longitud suficiente como para poder hacer una medición correcta. Hay que tener en cuenta que en esta semana de gestación, el feto mide de cabeza a la rabadilla entre 38 y 84 mm.

Medición de la Translucencia Nucal o Pliegue Nucal

Como hemos comentado, gracias a este examen se puede medir el aumento de grosor del pliegue nucal, una zona formada por tejido que se encuentra en la parte posterior de la cabeza, en la nuca. Con los valores que arroje esta medición el técnico podrá evaluar el riesgo de sufrir algún tipo de problemas genéticos como puede ser el síndrome de Down.

Para realizar esta prueba, al igual que las primeras ecografías, la mamá deberá llenar la vejiga de agua, de esta forma la imagen por ultrasonido será mejor, mas perfecta. Seguramente tengas que beber 2 ó 3 vasos de agua, una hora antes de realizar la prueba, líquido que no podemos expulsar hasta acabar la prueba.

Previamente a la ecografía se habrán realizado una prueba de sangre a la madre, que junto con los resultados que aporte esta ecografía, indicarán posibles anomalías.

Durante la ejecución de la ecografía, pude que la mama sienta alguna molestia por la presión del ecógrafo sobre la vejiga, pero nada doloroso. El gel que se aplica sobre el abdomen estará frío y húmedo, quizás esto sea lo único que notes.

Esta prueba a diferencia de la amniocentesis, que es otro examen que busca deficiencia o anomalías congénitas, se realiza como hemos comentado entre las semanas 11 y 14 de gestación, por lo tanto se pueden tener datos mucho antes, ya que la amniocentesis se realiza entre las semanas 16 al 22.

El especialista, intentará que el bebé se posicione de lado para poder ver todo el corte longitudinal del feto. Es en este momento cuando pasará a medir el espesor de la translucencia que existe entre la piel y el tejido que recubre la columna cervical.

Cuando la medición de la traslucencia nucal supera los 3 mm de grosor, se considera una medición anormal, por lo tanto riesgo de anomalías de tipo cromosómico. Esta anormal acumulación de líquido se puede deber a una sobreexposición del colágeno que es codificado por un gen localizado en el cromosoma 21 y por lo tanto bajo sospecha de trismomía 21 o lo que conocemos como síndrome de Down.

No es una prueba diagnóstica, sino que puede ser una prueba indicadoras de algún tipo de anomalía cromosómica. Otras mediciones también serán de gran importancia, como son la evaluación del hueso nasal o el correcto desarrollo fetal.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Existe otra prueba que junto con la del pliegue nucal, también se realiza en el primer trimestre de embarazo. Esta prueba se llama Triple Screening o prueba triple, con esta prueba se posibilita detectar anomalías en los cromosomas, tanto en el 21 por el síndrome de Down, como por trisomía 18 por el síndrome de Edwards.

Valores normales de la Translucencia Nucal o Pliegue Nucal

Una cantidad de líquido mayor de lo normal en la nuca significa que puede haber riesgo de sufrir distintas trisomías como son Trisonomía el cromosoma 21, síndrome de Down – Trisomía 18, síndrome de Edwards – Trisomía 13, síndrome de Patau – Sndrome de Turner.

Además de otros tipos de dolencias cardíacas de carácter congénito. Pero como ya hemos dicho anteriormente esto no significa que lo tenga, sino que hay posibilidades. La forma de asegurar los resultados será por medio de la prueba de la amniocentesis, donde los resultados serán definitivos.

Los niveles que se consideran normales de Translucencia Nucal y por lo tanto, bajo riesgo de alteraciones genéticas son:

  • A las 11 semanas: < 2 mm
  • A las 13 semanas, 6 días: < 2,8 mm

Son estas las semanas en las que el pliegue nucal se hace mas transparente y por lo tanto se puede visualizar mejor y medir mejor.

Los valores se han establecido conforme a la longitud cráneo-caudal del embrión, es decir, la longitud desde el cráneo hasta la rabadilla. Si esta longitud es superior a 3 mm, según la estadística, en el 70% de los casos tiene que ver con algún tipo de anomalía cromosómica.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Pero esta prueba no siempre se puede realizar con éxito, existen factores como que el feto no se encuentre en la posición adecuada o bien que la pared abdominal de la mamá, sea demasiado gruesa e impida la correcta medición del pliegue nucal.

También te puede interesar:

La mayor preocupación cuando nos encontramos embarazadas, es que todo se desarrolle correctamente, que nuestro bebé esté sano y dentro de los parámetros normales. Esta preocupación es normal, todas pasamos por lo mismo y hay que decir que los porcentajes de bebés con anomalías cromosómicas, no son elevados y muchas veces hay factores que lo favorecen, como son la edad de la madre, por ejemplo.

Hoy hemos querido abordar un tema que sin duda nos interesa a todos, pero en Embarazo10, encontrarás muchos más temas que seguro te van a interesar. Te dejamos unos cuantos enlaces de nuestra página, para que les eches un vistazo.

Embarazo10.com

Newsletter