Escrito por

Las mejores técnicas de respiración para el parto

Si estás embarazada y ya has entrado en la fase final de tu gestación, por ejemplo en la semana 40, debes estar preparada para el parto y aunque es importante saber controlar o saber cuando vienen las contracciones del parto, también es muy importante saber cómo respirar mientras das a luz. Os hablamos a continuación, de las mejores técnicas de respiración para el parto.

Las mejores técnicas de respiración para el parto

La respiración durante el parto está considerada como un apoyo importante para la mujer a la hora de dar a luz, ya que se trata de un momento en el que necesita recuperar toda su energía para afrontar el trabajo de parto. Pero, en esencia, ¿cuál es realmente la forma correcta de hacerlo?.

En primer lugar, se debe tener en cuenta que no existe una sola técnica de respiración y que además estás no son improvisadas, sino que  para cada una de ellas se requiere una preparación que debe comenzar desde los primeros meses de gestación. Solo si ya dominas un método durante el parto será espontáneo ponerlo en práctica, de lo contrario será difícil concentrarte en la respiración de una manera particular en un momento en que te distrae todo lo que sucede.

Por ello, es mejor que veas cuáles son las distintas técnicas de respiración para el parto y de este modo practiques una para cuando llegue el momento de tener que usarla.

Respiración diafragmática

La respiración diafragmática implica que nos centremos en el diafragma para respirar, que es una capa de tejido que separa el pecho del abdomen. Respirar con el diafragma significa comenzar a respirar desde esta área del tórax, tener éxito, luego tomar respiraciones profundas que serán además ricas en oxígeno y disfrutar de un efecto beneficioso no solo desde el punto de vista físico, sino también psicológico. ¿Por qué es útil aprender a respirar de esta manera? Debido a que la apertura del diafragma está conectada con los músculos pélvicos y por lo tanto ayudará a la salida de la cabeza del bebé porque los músculos apoyarán el movimiento que sigas con la respiración.

Respiración abdominal

La técnica abdominal no deja de ser similar a la anterior, aunque lo que hacemos es centrar nuestra atención en el abdomen.

Para practicar esta técnica, solo o con tu pareja, tienes que estar sentada o acostada, para que ambos podáis sostener las manos sobre el estómago. En este ejercicio, la atención está solo en el estómago. Y observamos las sensaciones que llegan, alargando la respiración hasta que se convierte en una canción de cuna, ondas del mar que acunan al niño. Si la pareja quiere participar, puede hacerlo cuando la madre haya encontrado el ritmo en su respiración. ¿Cómo? Primero alineando su aliento con el de su compañero, luego apoya suavemente sus manos sobre el estómago mientras continúa respirando de acuerdo con el ritmo de la madre. En este punto, la armonía es perfecta y estamos unidos por la respiración. Estar en esta unión durante el embarazo, permite que el parto sea después mucho más fácil.

Tecnicas respiracion parto

Respiración de relajación

La respiración tiene un gran valor para relajarse y controlar mejor el dolor. Por ello existe una técnica centrada precisamente en poder relajarse al máximo. Para ello, es importante centrar nuestra respiración para el parto en la inspiración ya que gracias a esta se proporciona un gran suministro de oxígeno a los tejidos y ayuda a relajarse y mantener la concentración.

Además, exhalar lentamente y controlar esta fase significa favorecer la producción de endorfinas , hormonas que ayudan a controlar el dolor y disminuir la percepción y la concentración , así como la capacidad de control mental sobre el dolor. Por ejemplo, los ejercicios de visualización pueden ayudarte mentalmente y centrarte en ti mismo y no en el dolor, pero también puede ser útil aprender alguna técnica de relajación muscular como enfocarse en los músculos individuales para poder distinguir cuáles están contraídos y concentrarse en ellos para relajarlos a medida que coges aire y lo exhalas.

Además de estos tres tipos de respiración para el parto, debes saber que podemos dividir la respiración en dos tipos, en función de si es la que practicamos durante del parto o a la hora de empujar

Respiración durante el embarazo

Durante los cursos de preparación para el parto seguramente te enseñarán algunas técnicas de respiración que también incluyen la colaboración del compañero. Respirar durante el embarazo significa garantizar la correcta oxigenación del feto y del organismo de la madre y mantener la concentración y la presencia emocional. El yoga también puede ayudar en este sentido, una disciplina que encuentra su punto central en la respiración correcta, y que puede ser practicada por las futuras madres durante los nueve meses de embarazo.

¿Cómo hacer ejercicio de respiración durante el embarazo ?

Para tomar conciencia de tu cuerpo, puede descansar las manos en la parte inferior del estómago tratando de respirar lo más lentamente posible.

Tienes que inhalar profundamente, sentir que tus fosas nasales se dilatan filtrando el aire y luego exhalando por tu boca sintiendo tu propio abdomen hinchándose en la inhalación y luego bajando a la expiración justo como una ola que primero llega a la playa y luego se retira de vuelta al mar.

loadInifniteAdd(44636);

Este es sin duda el mejor ejercicio para sintonizar con tu cuerpo y, en particular, con tu útero durante el parto y permite una buena relajación desde los primeros momentos.

Respiración durante los empujes del parto

Al comienzo del trabajo de parto, lo importante es respirar profundamente, centrándose en la respiración diafragmática.

A medida que el trabajo de parto progresa, las contracciones se intensifican y también lo hace el dolor, por lo que es espontáneo acelerar el ritmo de la respiración.

Aventurándote en las contracciones más fuertes, por lo tanto, es aconsejable acompañar a cada uno de ellas con la respiración, el momento en que percibes que la contracción se sumerge en una especie de profundo aliento de bienvenida y luego exhala lentamente.

A medida que la contracción se aleja, es importante exhalar profundamente, como si estuvieras limpiando tu cuerpo al eliminar la sensación de dolor. Este tipo de aliento de alivio es importante porque ayuda a relajar el cuerpo entre contracciones ya que descanse después del esfuerzo recién hecho e indica a la matrona que este es el mejor momento para comunicarse con la madre o cambiar su posición.

En las últimas etapas del trabajo de parto, cuando las contracciones alcanzan su vértice, probablemente la futura madre sienta la necesidad de respirar con la parte superior del pecho, haciendo que la respiración sea más rápida pero inevitablemente aún más superficial debido al corto tiempo entre una contracción y la otra.

loadInifniteAdd(44637);