Vaginitis: Causas, síntomas y tratamiento

La vaginitis es una enfermedad que afecta a numerosas mujeres en alguna etapa de su vida. ¿Es una enfermedad peligrosa? ¿Cómo actuar si la tenemos? A continuación lo vemos todo sobre la vaginitis, sus causas, síntomas, tratamiento, prevención y riesgos para la salud. Qué es la vaginitis La vaginitis es una infección que afecta a […]

La vaginitis es una enfermedad que afecta a numerosas mujeres en alguna etapa de su vida. ¿Es una enfermedad peligrosa? ¿Cómo actuar si la tenemos? A continuación lo vemos todo sobre la vaginitis, sus causas, síntomas, tratamiento, prevención y riesgos para la salud.

Qué es la vaginitis

La vaginitis es una infección que afecta a las paredes mucosas de la vagina y, en ocasiones, a su parte exterior o vulva. Es una de las enfermedades vaginales más comunes entre las mujeres, y aproximadamente 9 de cada 10 la sufren en algún momento de su vida, sobre todo entre los 18 y los 45 años.

La vaginitis es el resultado de cambios en el equilibrio entre bacterias y levaduras en la zona vaginal. Estos cambios pueden ser de muy diversa índole y provocar diferentes tipos de vaginitis. Se suelen traducir en dolor, picazón, hinchazón y un fuerte olor en la zona, similar al pescado.

Las causas por las que se produce vaginitis

Uno de los motivos que puede provocar la aparición de vaginitis son los tratamientos prolongados con determinados tipos de medicamentos y antibióticos. No obstante, algunos estados concretos de la mujer también pueden provocar la aparición de vaginitis, por ejemplo durante el embarazo, ya que es una etapa en la que se producen complejos cambios hormonales.

También hay otras razones de índole sexual que pueden provocar la aparición de vaginitis, por ejemplo cuando se tienen relaciones sexuales con una nueva pareja, y si se tienen relacione sexuales con distintas personas de forma habitual. Por otro lado, hay métodos anticonceptivos que también pueden provocar la aparición de vaginitis, como los dispositivos que se colocan en el interior del útero. También hay otro tipo de tratamientos de la zona genital femenina que podrían dar lugar a este problema, como las ducha genitales.

Otros espectros de población que están expuestos a sufrir vaginitis son las mujeres diabéticas o las fumadoras. En cualquier caso, se trata de una patología que casi todas las mujeres sufren a lo largo de su vida, y cuya razón sigue siendo en ocasiones un misterio. Incluso hay ocasiones en las cuáles se podría atribuir a situaciones de ansiedad o estrés, o a llevar ropa demasiado ajustada.

Síntomas de vaginitis

En algunos casos hay mujeres que padecen vaginitis y no son conscientes de ello, o no les reviste ningún problema serio. En algunos casos, incluso se trata de una patología asintomática, más allá de algún flujo de líquido grisáceo por la vagina y de un olor desagradable.

Teniendo en cuenta que después os vamos a describir los diferentes tipos de vaginitis, os detallo cuáles son los síntomas que se pueden dar:

  • Fuerte olor u olor desagradable en los genitales
  • Secreciones de color blanco-grisáceo
  • Secreciones de color verdoso
  • Dolor e hinchazón en el interior de la vagina como en el exterior
  • Gran picazón (llegando a ser doloroso) en la vagina
  • Dificultades para orinar

Por tanto, si presentas alguno de estos síntomas, podría ser indicativo de que padeces algún tipo de vaginitis, en cuyo caso será necesario acudir al ginecólogo para que te recete el tratamiento más apropiado para tu caso en concreto.

Todos los tipos de Vaginitis

En cualquier caso, la vaginitis se puede dar en diferentes formas, y los síntomas pueden variar en cada caso.

Vaginitis bacteriana

La vaginitis esté causada por el aumento de una bacteria, en cuyo caso se denomina vaginitis bacteriana. Este tipo de vaginitis se suele caracterizar por un fuerte olor en la zona, y por secreciones de color blanco-grisáceo en la vagina. En algunos casos incluso no se reporta ningún tipo de síntoma.

Candidiasis

En otro casos la vaginitis se puede dar por una infección de las levaduras que las mujeres tienen en la vagina. Estas levaduras se llaman cándidas y a la enfermedad se le denomina candidiasis. Es una enfermedad cuyos síntomas principales consisten en secreciones vaginales de color blanco, las cuales frecuentemente son inodoras. Estas secreciones suelen venir acompañadas de dolor e hinchazón, tanto en el interior de la vagina como en la vulva.

Tricomoniasis

Otra razón que puede provocar la aparición de vaginitis es la infección por un parásito, en este caso denominada tricomoniasis. Se trata de una enfermedad de transmisión sexual que se desarrolla entre una y cuatro semanas después de haber sido contagiada por una persona infectada. En ocasiones no muestra síntomas, pero en otros puede provocar algunos síntomas similares a la candidiasis. En el caso de la tricomoniasis, el color de las secreciones puede ser verdoso y presentar un olor desagradable. También puede provocar dificultades a la hora de orinar.

Tratamiento para la vaginitis

El tratamiento de la vaginitis no es complicado y se centra en controlar sus síntomas hasta que vayan desapareciendo poco a poco. Lo más habitual a la hora de tratar la vaginitis bacteriana es recurrir a los fármacos, y apoyar el tratamiento con el uso de cremas en la zona.

Por otro lado, también hay que tener en cuenta las razones que han provocado la aparición de la vaginitis. Por ejemplo, puede ser que la esté provocando algún medicamento o un producto al cual somos alérgicas. En este caso el tratamiento también incluiría la eliminación del foco de infección y el uso de antihistamínicos.

En el caso de infecciones por levadura también es común tratarlas con fármacos o cremas que se utilizan en la vagina. Existen numerosos fármacos que se pueden conseguir sin receta para el tratamiento de las infecciones por levaduras, pero en cualquier caso es necesario acudir al médico para asegurarse de que realmente padecemos este tipo de infección antes de empezar un tratamiento.

En el tratamiento de la candidiasis no es necesario que la pareja de la mujer, si la tiene, lleve un tratamiento. Sí lo es en el caso de que hablemos de una tricomoniasis. En ese caso, tanto la mujer como su pareja deberán llevar un tratamiento que suele consistir en la administración de un fármaco denominado metronidazol.

En muchos casos, los dolores y otros de los efectos de la vaginitis son controlados mediante el uso de analgésicos. También hay que recordar que es muy importante informar al médico o ginecólogo de si nuestro estado es incompatible con alguno de estos tratamientos, Por ejemplo, los tratamientos con metrodizanol no se pueden aplicar en mujeres embarazadas.

Si padeces este tipo de problema no te preocupes, porque es mucho más común de lo que piensas y muchas personas de tu alrededor también lo han sufrido. Lo importante es prevenirlo y tratarlo a tiempo.

Cómo prevenir la vaginitis

Algunos consejos básicos pero realmente útiles que pueden ayudarte a tener una mejor salud en tus genitales son:

  • Utiliza prendas íntimas de algodón.
  • Opta por vestir con prendas que no te opriman y que faciliten la transpiración.
  • Cuida tu higiene íntima utilizando jabones neutros que no alteren el pH de tus genitales
  • No utilices desodorantes íntimos ni productos perfumados en tus genitales
  • No hagas duchas vaginales puesto que más que favorecer, irritan y provocan sequedad.
  • Límpiate siempre de hacia adelante hacia atrás para evitar infecciones.
  • Lávate las manos antes y después de usar el inodoro.
  • Mantén una buena higiene de tus genitales.
  • Se recomienda lavarse antes y después de una relación sexual pero no siempre tienes que utilizar jabón, ya que si te lavas en exceso puedes dañar finalmente el pH.

Los riesgos para la salud de tener vaginitis

Muchísimas mujeres, independientemente la edad, la raza o el lugar donde residan sufren vaginitis en más de una ocasión en sus vidas. En general, al vaginitis no causa complicaciones para la salud pero sí que es importante estar pendientes cuando aparece durante el embarazo pues puede causar problemas como un parto prematuro.

Otro aspecto importante es que los expertos afirman que la vaginosis bacteriana y la tricomoniasis podrían aumentar las probabilidades de contraer el VIH y otras infecciones cuando se mantienen relaciones sexuales sin protección con una pareja infectada.

Por otra parte, aunque no son daños físicos, tener vaginitis sí supone un problema en la calidad de vida ya que resulta incómodo y doloroso.

Embarazo10.com

Te puede interesar:

También te puede interesar