Cómo hacer un sérum con Vitamina C casero

Es posible que utilices muchos productos de belleza en tu vida y todos ellos si son de buena calidad, son necesarios para cuidar tu dermis. Pero, ¿quieres hacer un sérum con vitamina C casero? Entonces lo que te vamos a contar te va a gustar. Las personas usamos los cosméticos para mejorar la salud dérmica […]
Embarazo10.com

Es posible que utilices muchos productos de belleza en tu vida y todos ellos si son de buena calidad, son necesarios para cuidar tu dermis. Pero, ¿quieres hacer un sérum con vitamina C casero? Entonces lo que te vamos a contar te va a gustar.

Las personas usamos los cosméticos para mejorar la salud dérmica pero también para vernos y sentirnos mejor con nosotros mismos. Es por eso, que si quieres tener una dermis facial bien cuidada no te faltarán limpiadores, exfoliantes, tónicos faciales, mascarillas, cremas, sérums, contornos de ojos…

Así, tu estructura dérmica mejorará considerablemente. Si tienes imperfecciones o signos de envejecimiento también se reducirán considerablemente y evitarás que te salgan más en el futuro.  Aunque claro, no todo el mundo se puede permitir tener cosméticos comerciales, ya que en realidad, algunos, pueden tener un alto precio.

La buena noticia es que siempre podemos optar por hacerlo nosotros mismos, es decir, hacer nuestros propios cosméticos caseros, como en este caso te vamos a explicar, cómo hacer un sérum con vitamina C casero, ¿te animas?

Los cosméticos caseros también te pueden dar buenos resultados. Es cierto, que no suelen ser tan eficaces ni tan rápidos como los cosméticos comerciales, pero eso no impide que no puedan ser buenas opciones.

Lo importante de esta receta que te vamos a dar es que son ingredientes sencillos, totalmente naturales y fáciles de conseguir. Porque si hay algo que gusta más sobre los cosméticos caseros es que se saben todos los ingredientes que tiene, ¡no hay sorpresas porque lo hemos añadido con nuestras propias manos!

El sérum facial

El sérum facial es un cosmético que se debe utilizar de manera diaria a partir de los 30 años, ¡y aún es más importante a partir de los 40! Este cosmético es de los más potentes del mercado gracias a las micro partículas que tienen que penetran en la dermis hasta las capas más profundas.

Esto permite que sean productos eficaces y con unos resultados más rápidos que cuidar otro producto cosmético. Normalmente su textura es acuosa para que penetre más fácilmente y su uso sea agradable.

Lo habitual es que contenga pocos ingredientes y que todos y cada uno de ellos tengan una alta concentración. Además, se absorbe en pocos segundos desde que sede aplica por lo que los ingredientes son mucho más potentes.

Aunque parezca que su composición es difícil de imitar debido a su potencia, en realidad sí se puede crear siguiendo algunos trucos que te mencionaremos más abajo.  Es importante que sepas usar el sérum correctamente y sobre todo, que seas consciente de cuándo es mejor usar el cosmético dentro de tus rutinas de limpieza y cuidado facial.

De hecho, siempre, deberás comenzar con el limpiador para realizar la limpieza, luego tendrás que aplicar el tónico facial para acabar el proceso de limpieza y cerrar los poros. Después, aplica tu contorno de ojos para a continuación aplicar el sérum.

Una vez absorbido deberás aplicar la crema hidratante. En el caso de que sea de día, no se te podrá olvidar el uso de la crema protectora facial ya que es fundamental para proteger tu dermis de los rayos solares.

También debes recordar que ningún producto sustituye a otros, si no que se complementan. En este sentido, por ejemplo, porque un sérum hidrate de manera profunda no significa que debas olvidarte de usar la crema hidratante, o al revés.

Ambos productos se complementan y se potencian mutuamente por lo que siempre actuarán mejor juntos.

Para que lo entiendas mejor: mientras que el sérum penetra en las capas más profundas de tu dermis y la crema se queda en la parte externa, al quedarse en la superficie crea un sello eficaz para que los activos del sérum sigan trabajando sin descanso.

La vitamina C para ti

Pero antes de hacer un sérum casero con vitamina C, ¿sabes qué es la vitamina C y por qué es importante para tu cuidado dérmico? Es posible que sepas que la vitamina C es una sustancia imprescindible para tu organismo, pero, ¡también lo es para el cuidado de tu piel!

Te aporta grandes beneficios y cuando lo entiendas, verás que no te puede faltar en tus rutinas diarias. El organismo no produce de forma natural esta sustancia y es por eso que debemos obtenerla de fuentes externas.

La vitamina C refuerza nuestras defensas tanto internas (organismo) como externas (la piel). El caso que nos interesa en este momento es la importancia que tiene usándolo en la dermis.

Cuando se utiliza esta sustancia en la piel de manera tópica tiene una acción antioxidante muy potente que rejuvenece de tu dermis, la protege de los agentes externos dañinos, repara, regenera y mima tu dermis desde las capas más profundas cuando se trata de un sérum.

En definitiva, tendrás una piel mucho más joven y los signos del envejecimiento no serán un problema que te preocupe demasiado porque serás capaz de luchar contra ellos cada día. Eso sí, como con cualquier cosmético, tanto en productos comerciales como caseros, la constancia es la clave.

Deberás usar el producto todos los días, dos veces (mañana y noche), para que con el paso de las semanas puedas obtener buenos resultados y sean visibles. En caso de que no lo seas y se te olvide usarlo cada día, entonces te sentirás decepcionado/a porque no notarás un rostro más vital o con mejores condiciones dérmicas.

Por eso, es tan importante que pongas de tu parte en las rutinas de cuidado y belleza natural. Así tus células dérmicas no se oxidarán demasiado pronto y se mantendrán fuertes durante más tiempo.

La vitamina C también te protege de los radicales libres que se encuentran en el ambiente, como en la contaminación, los rayos UVA, los productos químicos, en el humo del tabaco y a tu alrededor en general.

Cuando la piel ya no es capaz de luchar contra todos estos elementos por sí mismo, aparece el estrés oxidativo y los radicales libres atacan tu salud dérmica envejeciéndola y mostrando un peor aspecto. Pero con la vitamina C, no te ocurrirá.

Además, también te ayudará a que puedas producir de manera natural más colágeno y elastina, compensando así las reducciones normales de estas sustancias en el organismo (que ocurre de manera natural a medida que pasan los años).

Por si fuese poco, también tendrás más luminosidad y vitalidad en el rostro, disfrutarás de una piel radiante con un aspecto juvenil. Es capaz de protegerte de las consecuencias de los rayos solares en tu piel.

Es un fotoprotector que evitará el fotoenvejecimiento. Esas arrugas, líneas de expresión o manchas dérmicas que salen por culpa de la exposición solar no serán un problema para ti.

Lee más: Cuándo utilizar un sérum antimanchas

Receta del sérum casero con vitamina C

Para hacer el sérum casero con vitamina C te darás cuenta de que es muy sencillo y que puedes conseguir un cosmético de calidad y con propiedades que te vendrán muy bien. Esta sustancia es apta y necesaria para todos.

La receta que te vamos a dar está pensada para todo tipo de pieles, incluso para las más sensibles. Así podrás utilizarla sin miedo y con total confianza de que te vendrá muy bien independientemente de tus características dérmicas. Toma nota, porque te va a gustar.

Ingredientes

  • 1 cucharada de ácido ascórbico en polvo
  • 50 ml de agua destilada o purificada
  • 1 cápsula de vitamina E
  • 10 ml de gel de aloe vera
  • 1 cucharada de glicerina líquida vegetal
  • 1 bol de cristal
  • 1 recipiente hermético con gotero dosificador
  • 1 cuchara de madera
  • 1 embudo

Cómo hacer el cosmético casero

Para realizar la receta es importante que seas higiénico con el proceso de creación para evitar la transmisión de bacterias. Después añade los ingredientes siguiendo el orden del listado en un bol de cristal y con la cuchara remueve hasta que te quede una sustancia homogénea.

Tápalo con papel de plata de la cocina y mételo en el congelador durante 10 o 15 minutos para que se enfríe. Después, sácalo del congelador y con la ayuda de un embudo, traspasa la sustancia al recipiente hermético con gotero dosificador.

Cuando lo tengas dentro, agita bien el frasco para que se mezclen bien los ingredientes (siempre que lo utilices tendrás que agitarlo previamente). Guárdalo en la nevera para que de esta manera se mantenga en buenas condiciones.

El sérum te durará en la nevera de 7 a 10 días. Si durante este tipo notas que cambia de color, textura u olor, será mejor que deseches esta sustancia y que vuelvas a hacer la sustancia. De esta manera, te asegurarás de que estás usando un cosmético casero con todas las propiedades activas.

Cuando hayas conseguido crear tu propio cosmético te sentirás muy orgulloso/a de ti mismo/a, porque además de hacer tus productos, estás cuidado el planeta evitando la producción masiva de cosméticos. ¡Y todos los ingredientes son naturales y respetuosos con tu piel!

Ahora que ya sabes cómo hacer un sérum casero con vitamina C, ¿te animas a probarlo? Solo tienes que conseguir los ingredientes y ponerte manos a la obra. Te darás cuenta de que es mucho más fácil de lo que te imaginabas al principio.

También te puede interesar