Qué es y para qué sirve el sérum

El sérum facial es un cosmético que no puede faltarte en tus rutinas de limpieza y cuidado facial. Para que entiendas su importancia vamos a explicarte qué es y para qué sirve el sérum… ¡te darás cuenta de que es un producto que debes empezar a usar ahora mismos si aún no lo haces! Es […]

El sérum facial es un cosmético que no puede faltarte en tus rutinas de limpieza y cuidado facial. Para que entiendas su importancia vamos a explicarte qué es y para qué sirve el sérum… ¡te darás cuenta de que es un producto que debes empezar a usar ahora mismos si aún no lo haces!

Es un cosmético potente gracias a que tiene todos su activos en alta concentración y penetran en tu dermis de manera profunda. De esta manera actúan de manera eficaz y mucho más rápido que otros productos cosméticos.

Si lo que quiere ses tener un rostro hidratado, nutrido y que luche eficazmente contra los signos del envejecimiento, entonces el sérum es el cosmético que necesitas desde ahora mismo.

El sérum en tus rutinas

El sérum no te puede faltar en tus rutinas. Quizá seas de las personas que piensan que solo con una buena limpieza facial y una crema hidratante es más que suficiente para completar las rutinas, pero nada más lejos de la realidad.

El sérum es un humectante que te ayudará a darte esa hidratación que tanto necesitas, reteniendo el agua natural de tu dermis y evitando que se pierda. Así tendrás el rostro hidratado y por lo tanto más joven y menos seco.

La deshidratación es una de las causas principales de la aparición de las arrugas tempranas así como del envejecimiento prematuro, por eso, el sérum debe comenzar a usarse lo antes posible. Si tienes más de treinta años, ya es el momento de hacerlo. Aunque si de manera natural tienes la piel seca, entonces puedes comenzar antes si así lo deseas.

Por supuesto, para usar el sérum correctamente, primero deberás haber limpiado tu rostro de la manera eficaz. Luego, podrás usar el contorno de ojos y será después cuando tendrás que usar el sérum. Justo antes de la crema hidratante y del protector solar (éste último por las mañanas).

Aunque hay sérums, sobre todo los antiedad, que si llevan retinol en su composición, entonces es mejor que lo utilices únicamente por la noche antes de ir a dormir. En cambio si contiene vitaminas como la C y/o E, entonces es mejor usarlo por las mañanas para dar ese impulso de vitalidad que necesita tu rostro.

Además de tener esto en cuenta, después de la limpieza facial y antes de los siguientes cosméticos de tratamiento dérmico, puedes exfoliar tu rostro y usar una mascarilla. Eso sí, el exfoliante se debe usar días diferentes a cuando uses la mascarilla, y en ambos casos, no puede ser más de una o dos veces por semana.

Tanto la mascarilla como el exfoliante, te ayudarán a tener el rostro totalmente libre de impurezas y células muertas.

Ahora ya sabes cuándo tienes que usar el sérum, pero, ¿qué es y exactamente para qué sirve? Esto es lo que te vamos a explicar en las siguientes líneas. Toma nota porque todo lo que te vamos a decir es interesante y necesitas saberlo.

Qué es el sérum facial

Este producto es un humectante potente gracias a que contiene moléculas pequeñas que penetran en la dermis para que de esta manera actúe de manera más eficaz. Las cremas son menos efectivas porque se quedan en la superficie dérmica, sin penetrar.

En el caso de los sérums, sus principios activos tienen una concentración mucho más elevada para que sean más eficaces. Se pueden tratar problemas dérmicos como es el envejecimiento.

Aunque sea más potente que las cremas, no es un sustituto de las mismas, sino más bien un complemento de ellas. Es decir, para tener un rostro bien cuidado debes usar primero el sérum y luego la crema hidratante, porque se complementa un producto con el otro.

La importancia de los ingredientes

Como con cualquier otro cosmético, es fundamental que sepas que un producto no es mejor porque cueste más dinero ni es peor porque sea más barato. Para saber si un producto es de calidad o no, no tienes que fijarte en el precio, ¡debes hacerlo en los ingredientes!

Los ingredientes son los que te dirán si realmente un producto merece la pena o si es mejor pasar a otro cosmético de mayor calidad. Sin unos ingredientes adecuados, un cosmético no te servirá de nada.

Y además, también es cierto que un cosmético que contenga químicos o irritantes, directamente deberás descartarlo porque no será una buena opción.

Cuantos menos ingredientes tenga será mucho mejor porque significará que sus activos aún serán más eficaces al estar aún más concentrados. También deberás tener en cuenta qué ingredientes son mejores para ti según tus necesidades dérmicas.

Por ejemplo, no es lo mismo un sérum para tratar arrugas superficiales o inflamación que otro para tratar arrugas profundas o manchas dérmicas oscuras debido a la edad o a los malos hábitos acumulados a lo largo del tiempo (como fumar o tomar el sol sin protección dérmica).

Por ejemplo, antioxidantes como la vitamina C y/o E, te ayudarán a proteger tu dermis de los agentes externos, así como reducir las arrugas y mejorar tu estado dérmico en general.

Por otra parte, los sérums hidratantes también son una opción estupenda porque fortalece la barrera natural de la dermis y tendrás un tejido dérmico más fuerte y por lo tanto, más rejuvenecido y con menos probabilidades de que envejezca antes de tiempo.

Con una piel que no está deshidratada, evitando que esté seca… podrás conseguir que tu piel se vuelva más flexible y con un aspecto mucho más saludable. Porque si la tienes seca tendrás arrugas antes y un aspecto mucho más envejecido.

Lee más: Los 5 mejores sérums faciales para mujeres de 60 años

Para qué sirve

Ahora que ya sabes qué es, debes saber también para qué sirve, aunque con lo que te hemos comentado más arriba, es posible que ya te estés haciendo una idea de su eficacia en cuanto a tratamiento dérmico.

Al tener activos tan concentrados, podrá tratar problemas específicos dérmicos como te hemos comentado más arriba. Al tener micro moléculas que penetran en las capas más profundas de la piel se consiguen resultados mucho más eficaces.

Aunque claro, para que realmente sea efectivo tendrás que ser constante en su uso. Porque aunque tengas el mejor sérum del mercado si no lo usas correctamente y de manera continua, no conseguirás los objetivos dérmicos que quieres.

En cambio, si lo usas habitualmente tendrás un fuerte humectante que te aportará grandes beneficios a tu piel. Si además, escoges bien los activos de la fórmula, podrás tratar problemas como las arrugas, las manchas solares, la flacidez, la sequedad dérmica…

Es un producto ideal y necesario tanto para hombres como para mujeres que quieran tener una rutina de limpieza y cuidado facial completa. Humecta, hidrata, nutre, rejuvenece, protege, repara, regenera… ¿qué más se puede pedir?

Beneficios del sérum

Después de haber llegado a este punto, tenemos la obligación de comentarte cuáles son los beneficios más destacados de este producto. De esta manera, aunque ya te estés haciendo una idea de su importancia, también podrás entender por qué debes incorporarlo a tus rutinas desde hoy mismo.

No pierdas detalle:

  • Hidratación. Es un hidratante potente y esto es esencial para evitar el envejecimiento prematuro. Gracias a las vitaminas, al ácido hialurónico y a toros componentes hidratantes, podrás tener una piel mucho más saludable, joven y tersa.
  • Suavidad. También notarás como tu piel la tienes más sedosa, aterciopelada… la textura áspera que tenías antes de usar el sérum comenzará a desaparecer de tu vida.
  • Antioxidante. Los antioxidantes de los sérums te ayudan a que tengas la piel protegida. Muchos de estos pueden ser las vitaminas, el retinol, los péptidos… evitarás el estrés oxidativo y el envejecimiento antes de tiempo.
  • Antienvejecimiento. Todas las acciones mencionadas evitan el envejecimiento prematuro, por lo que esas arrugas y líneas de expresión que ya tienes comenzarán a desaparecer y se prevendrá que te salgan más. Se renueva el tejido celular y se aumentar la producción de colágeno para que tu estructura dérmica se regenere y se vea con un aspecto envidiable.
  • Piel rejuvenecida. Gracias a que las arrugas se rellenan tendrás una piel más lisa, suave y rejuvenecida.
  • Menos manchas dérmicas. Si tienes manchas oscuras que no te gustan y que afean tu rostro, el sérum también podrá ser tu mejor aliado. Las manchas oscuras son una señal inequívoca del paso del tiempo y también del envejecimiento. Por eso, con este producto y escogiendo aquellos que estén especializados para acabar con la hiperpigmentación, tendrás buenos resultados.

Conclusiones

Como has visto el sérum facial es un cosmético que no te puede faltar en tus rutinas si lo que quieres es tener una piel facial bien cuidada, joven y nutrida todo el tiempo. Además de útil, es un cosmético necesario que debes usar cada día. Escoge siempre productos de calidad con una buena concentración en sus ingredientes.

Los activos principales deberán estar siempre en una alta concentración para que sean efectivos, y siempre, tendrás que huir de aquellas fórmulas que contengan químicos, parabenos o cualquier otra sustancia que pueda ser nociva para ti.

Si tienes dudas sobre qué tipo de sérum te puede ir mejor en caso de que tengas características dérmicas especiales, no dudes en hablar con tu médico para que te aconseje la mejor opción.

Ahora que ya sabes qué es y para qué sirve el sérum facial, ¡ya no tienes excusa! ¡Debes incorporado en tus rutinas diarias de cuidado facial!

También te puede interesar