Escrito por

Riesgos maltrato infantil

En algunos casos la familia se convierte en un lugar de riesgo de maltrato, ya sea por abuso o negligencia.

Hay más probabilidades de abuso físico cuando el niño es muy activo, no para quieto y hace que se pierdan los papeles; mientras que hay más probabilidades de negligencia, es decir, de abandono cuando el niño es muy poco activo, no pide nada, no molesta, no llora…

Según los estudios hay más probabilidades cuando los padres son inmaduros, esto suele estar relacionado con la edad aunque no se puede generalizar.

El haber sufrido malos tratos en la infancia también aumenta la probabilidad de provocarlos en la edad adulta.

Muchos padres consiguen romper con esta pauta reconociendo el maltrato que han sufrido, estableciendo relaciones sanas de apego y en la edad adulta una relación afectiva segura. En muchos casos es necesaria la intervención terapéutica para poder romper con ello.

Hay factores como el desequilibrio emocional, la drogodependencia y las escasas habilidades de afrontamiento que a su vez aumentan los riesgos de maltrato.

Muchos padres y madres interpretan mal la actitud de sus hijos, piensan que hacen las cosas para cabrearles, no entienden las señales emocionales que indica el niño y lo atribuyen erróneamente, entonces uno pierde los papeles con demasiada facilidad.

Los niños no son malos, puede que a veces se porten mal pero es distinto ser que actuar.

De la misma manera un padre no nace sabiendo cómo deben de actuar, por eso es necesario apoyarnos en otros padres o en psicólogos que nos puedan ayudar a manejar nuestros conflictos.

 

Imagen: aprenfor

imagen2: sld.cu

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos