Escrito por

¿Se puede tomar ranitidina durante el embarazo?

El embarazo es una etapa en la que el cuerpo de la mujer sufre cambios muy complejos. Algunos de ellos tiene como resultado alguna respuestas fisiológicas cuyo origen no está demasiado claro. En cualquier caso, también existen fármacos para controlarlos. Es el caso de la Ranitidina, que se suele emplear para controlar los reflujos gastroesofágicos. Pero, ¿qué es este medicamento? ¿Se puede tomar Ranitidina durante el embarazo?

Qué es la ranitidina

La Ranitidina es un fármaco que se emplea para el control de los reflujos gástricos, esto es, para prevenir la acidez estomacal y los efectos que esta provoca (ardor, úlceras, quemaduras en el esófago, etc). Este es un problema que afecta a muchas personas, ya sea de forma crónica o a causa de una dieta demasiado pesada, entre otros factores. Sin embargo, es un problema que también se puede dar con mayor frecuencia en las mujeres embarazadas.

Las razones que provocan este aumento de reflujos gástricos en las mujeres embarazadas no están demasiado claras. Algunos estudios lo han asociado al aumento del tamaño del abdomen durante la gestación, mientras que otros lo atribuyen a los cambios hormonales que se producen durante este período.

En cualquier caso, la Ranitidina es uno de los medicamentos que se usan generalmente tanto en adultos como en niños para controlar la acidez gastroesofágica, y para prevenir sus efectos. Sin embargo, ya sabemos que, mientras estamos embarazadas, hay que tener especial cuidado con lo que tomamos para no perjudicar al bebé. Por ello, es importante saber cuándo y cómo se puede tomar Ranitidina en caso de embarazo.

Una de las molestias más frecuentes durante el embarazo es la acidez o reflujo gastroesofágico, quizás debidos a las hormonas y al aumento del abdomen. La Ranitidina es un fármaco contra la acidez. Pero ¿se puede tomar estando embarazada?

Ranitidina durante el embarazo

En principio, la Ranitidina SÍ se puede usar durante el embarazo, pero es muy importante tener en cuenta que debe ser el médico o ginecólogo quien debe evaluar si la ingesta de Ranitidina es apropiada en cada caso. En este sentido, debe ser el profesional quien evalúe si los beneficios para la madre son superiores a los perjuicios para el feto, o en qué momento es necesario suspender la ingesta del medicamento o la lactancia.

Hay que señalar que la ingesta prolongada de Ranitidina sin ningún efecto significativo sobre la acidez estomacal podría significar que el medicamento podría estar enmascarando los síntomas de otro tipo de afección, por lo que se recomienda acudir periódicamente al médico para informar sobre el avance del tratamiento (se recomienda acudir tras 15 días si vemos que el tratamiento no está surtiendo ningún efecto).

Los estudios señalan que la Ranitidina se puede tomar en embarazadas para casos de acidez moderada, y que no tiene contraindicaciones para el feto, ni siquiera durante los tres primeros meses del embarazo. Pero en todo caso, el prospecto del medicamento ya indica que las mujeres embarazadas deben consultar SIEMPRE con su médico antes de tomar Ranitidina o cualquier otro protector gástrointestinal.

Los efectos de la Ranitidina en las mujeres embarazadas son los mismos que en cualquier otra persona, y están encaminados a calmar los efectos de los casos de acidez estomacal moderada o intensa.

Evidentemente, a la hora de tomar este medicamento debemos tener en cuenta las dosis recomendadas, las cuáles pasamos a ver a continuación.

Dosis de ranitidina en el embarazo

Antes de tomar Ranitidina es imprescindible acudir al médico para que sea él quien nos indique las dosis necesarias. No debemos automedicarnos nunca, ya que no sabemos, sobre todo si somos madres primerizas, si pueden tener alguna contraindicación para nosotros.

En este caso nosotros os vamos a dar información acerca de las dosis generales que se suelen recetar para adultos, entre los que se incluyen las mujeres embarazadas.

Normalmente, estas dosis suelen ser de dos comprimidos de 300 mg. de Ranitidina  en dos tomas al día, o dos comprimidos de 300 mg. en una sola toma, la cual se recomienda hacer por la noche.

loadInifniteAdd(44636);

En algunos casos las dosis para adultos se pueden aumentar hasta los cuatro comprimidos por día, durante 12 semanas. Pero en el caso de las mujeres embarazadas, se recomienda que la ingesta no supere los dos comprimidos de 300 mg. al día, durante un máximo de 4 a 6 semanas, y visitando cada dos semanas al médico en caso de que no observemos os efectos deseados.

Como ya hemos dicho, se trata de dosis generales que se suelen emplear en adultos, pero siempre es necesario acudir primero al médico para que valore la intensidad o gravedad de la acidez, o las posibles contraindicaciones que la ingesta de Ranitidina podría tener para el embarazo.

Ranitidina durante el embarazo: contraindicaciones

Las contraindicaciones o efectos secundarios de la Ranitidina en las mujeres embarazadas vienen a ser los mismos que puede provocar en cualquier persona adulta. Si se siguen las prescripciones médicas, normalmente el medicamento no tiene por qué provocar ninguna reacción adversa. Pero, como ya hemos dicho, en el caso de las embarazadas siempre hay que extremar las precauciones.

En ocasiones, la ingesta de Ranitidina, sobre todo si se produce en dosis excesivas, puede provocar la aparición de efectos secundarios como mareos, vértigos o sensación de somnolencia. En algunos casos los propios efectos de la Ranitidina  podrían ser confundidos con estados propios del embarazo, por lo que a veces es difícil saber si se debe al medicamento o si los ha podido potenciar.

En casos muchos más raros, se han dado situaciones en las que puede provocar otros síntomas más graves, como alucinaciones, confusión, estado de nerviosismo y agitación, etc. No está demostrado, pero al igual que otros fármacos bloqueadores de H2, la Ranitidina podría provocar pancreatitis, mialgia, aumento de las transaminasas en el hígado o incluso alopecia en casos muy, muy raros.

Por todo ello, y no nos cansamos de repetirlo, siempre es importante que sea tu médico quien te diga cuándo y cómo has de tomar la Ranitidina. Es por tu salud y la de tu bebé.

loadInifniteAdd(44637);

Enlaces de interés: