BLACK FRIDAY de Amazon, no te pierdas sus ofertas, te dejamos un enlace con las mejores rebajas
Escrito por

Embarazo y queso: ¿Qué queso puedo comer estando embarazada?

Existen muchas prohibiciones a la hora de alimentarse durante el embarazo, pero también hay muchos mitos alrededor de lo que se puede comer o no. Seguro que has oído algo sobre comer queso durante del embarazo. ¿Es malo comer queso estando embarazada? ¿No se puede comer ningún tipo de queso? ¿Qué ocurre con el queso fresco?

¿Puedo comer queso estando embarazada?

El problema del queso durante el embarazo tiene que ver con la listeriosis, una enfermedad que se forma a partir de la bacteria listeria monocytogenes. Esta enfermedad puede ser muy grave para el bebé por lo que hay que evitar que la embarazada se contagie y pueda trasmitírselo al feto.

Que quesos se pueden comer durante el embarazo

¿Qué hay que hacer para evitar la listeria monocytogenes? Debemos evitar todos los quesos y cualquier producto lácteo que no esté pasteurizado. No debemos comer nada que provenga de leche en crudo, pues la bacteria se elimina a través del calor y al tratarse de lácteos cocinados, la bacteria pierde su lado nocivo.

También te interesa leer El peso en el embarazo: cuánto se recomienda ganar y cómo controlarlo

Qué peligros tiene comer queso durante el embarazo

Si la embarazada pasa la enfermedad a través de la placenta al feto, dependiendo de la fase del embarazo en la que se encuentre, puede causar desde abortos, infecciones en los bebés, problemas neurológicos y alteraciones psicomotoras.

Quesos que no se pueden comer en el embarazo

Algunos de los quesos con los que tenemos que tener cuidado son el feta, el de cabra o el queso camembert pues son los quesos que más posibilidades tienen de no haber sido fabricados con leche pasteurizada.

Algunos de los quesos que no se pueden comer durante el embarazo son:

  • Queso crema
  • Queso feta
  • Queso de cabra
  • Queso brie
  • Queso camembert
  • Quesos azules

Pero lo más importante es leer siempre la etiqueta de cada producto donde nos indican los nutrientes y de qué están hechos. Por supuesto, esto no significa que debamos tomar menos leche o menos lácteos durante el embarazo, sino que debemos estar más atentos a lo que consumimos.

Los quesos que sí puedes comer en el embarazo

Hay algunos quesos que sí se pueden tomar durante el embarazo porque hay menos posibilidad de que no estén hechos con leche pasteurizada. Pero como te decimos, siempre es importante leer todas las etiquetas de los alimentos que consumimos.

Algunos de lo quesos que podemos tomar durante el embarazo son:

  • Queso Mozzarella
  • Quesos blandos: queso crema, cottage, roulé, queso de hierbas
  • Queso Stilton
  • Queso Parmesano y pecorino
  • Queso Feta y halloumi
  • Queso Jarlsberg, gouda y edam
  • Queso Cheddar, red leicester y wensleydale
  • Queso de cabra
  • Queso fresco francés
  • Queso para untar
  • Quesos ahumados como el gouda
  • Queso Ricotta y mascarpone

Algo que también debemos tener en cuenta que es preferible evitar comer la corteza de los quesos porque, en los más caseros, es muy común que no estén pasteurizadas.

¿Tienes más dudas sobre qué puedes comer y qué no estando embarazada? Aquí te dejamos algunos artículos que te pueden ser muy útiles:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos