Escrito por

Qué es el síncope vagal en el embarazo: síntomas, causas y tratamiento

Sabemos que el nombre no pinta nada bien y lo cierto es que los síntomas y molestias que produce tampoco son nada agradables. Pero pese a ello, se trata de un trastorno que muchas personas pueden sufrir a lo largo de su vida y, especialmente habitual en las embarazadas. Te contamos con detalle Qué es el síncope vagal en el embarazo: síntomas, causas y tratamiento, aunque la mayoría de las veces se alivia por sí solo.

Qué es el síncope vagal en el embarazo

que-es-el-sincope-vagal-istock2

No es una patología grave en sí misma pero sí que puede ocasionar algún riesgo para la persona que lo sufre, sobre todo si se trata de una mujer embarazada. Y es que el síncope vagal no es otra cosa que un malestar general, el cual incluye mareos, sudoración y náuseas y que puede acabar en pérdida momentánea del conocimiento.

Sería lo que comúnmente podemos sufrir en cualquier momento de nuestra vida como una especie de corte de digestión o de bajada de tensión, ya que los síntomas son los mismos. Lo que ocurre es que una mujer embarazada, si esta se cae al suelo y se golpea, existe el riesgo de que dañe al feto. Más allá de eso, no hay mayor peligro.

Esto te interesa:

Se dice que se produce debido a una estimulación del nervio vago o nervio neumogástrico o vagal. Este nervio pasa prácticamente por todos los órganos del cuerpo y las causas que producen esta estimulación son desconocidas. Pero lo que sí se ha comprobado es que sucede en personas con demasiada carga venosa, como es el caso de embarazadas y personas mayores. En ocasiones, se interrumpe súbitamente el retorno venoso periférico. Es aquí cuando se produce ese síncope vagal o vasovagal.

Síntomas del sí­ncope vagal en el embarazo

Ya hemos adelantado que el síncope vagal provoca un malestar muy característico que hace que la mujer llegue a sufrir un desmayo. Pero vamos uno a uno sus síntomas.

Lo que caracteriza al síncope es la pérdida de conocimiento. Sin embargo, antes de que este desmayo llegue, tienen lugar una serie de síntomas previos que pueden ponernos en alerta de lo que va a ocurrir y permitirnos que al menos nos sentemos en el sofá o nos echemos en la cama para no sufrir una caída. Estos síntomas previos al síncope vasovagal son:

  • Sudoración fría y mucho calor.
  • Aturdimiento y ganas de vomitar.
  • Visión borrosa y visión de túnel.
  • Los oídos zumban.
  • La piel se vuelve pálida.
  • Se experimentan taquicardias.

Aunque la sensación que se tiene durante el síncope es muy desagradable, sin embargo, no entraña riesgos para la salud y la persona se recuperará al momento. No hay que asustarse. Además, en la mujer gestante, es absolutamente normal que se produzcan síncopes vagales.

que-es-el-sincope-vagal-istock3

Esta información es útil si esperas un bebé:

Ese desmayo dura alrededor de 1 minuto y la persona se recupera por sí misma, así que no hay que llamar al médico, salvo que se haya producido una caída o un golpe.

Causas del síncope vagal en el embarazo

Hemos dicho que no se conocen con exactitud cuáles son las causas del síncope vagal, aunque sí que hay una serie de factores que lo propician. Estos factores que pueden hacer que tenga lugar un síncope son, entre otros:

Cambiar bruscamente de postura.

Cuando sentimos un dolor muy fuerte. Por ejemplo, al orinar en los casos de infección de orina; defecar en casos de estreñimiento; o cuando tosemos fuerte.

  • Cuando llevamos demasiado tiempo de pie o sentado.
  • Cuando se sufre de estrés o se está sufriendo un episodio de ansiedad.
  • Cuando ha habido un periodo de ayuno o se sufre deshidratación.
  • Cuando se tienen náuseas o vómitos.
  • Cuando se ha consumido drogas o alcohol.
  • En casos de alergia a medicamentos y fármacos.

En el caso de las embarazadas, hay que sumar los factores hormonales. Además del hecho de que el bebé está creciendo y, con ello, puede haber presión del nervio, dificultando la circulación sanguínea, sobre todo en las piernas.

Tratamiento del síncope vagal en el embarazo

que-es-el-sincope-vagal-istock4

Puesto que la recuperación es inmediata, no será necesario poner un tratamiento para el síncope vagal de la gestante. No obstante, sí que se pueden tomar algunas medidas para prevenir el síncope vagal. Entre ellos están que, cuando comiences a sentirte mal, te tumbes y eleves las piernas. Así, con las piernas hacia arriba, la sangre volverá a su sitio y empezarás a sentirte mejor. Hazlo sin ser brusca porque la brusquedad potencia el malestar.

Antes que nada, trata de relajarte. Lo que te está ocurriendo no es grave, así que respira tranquila por ese lado. Y piensa que poniéndote nerviosa solo lo potenciarás. Respira hondo y ya verás como te vas recuperando por minutos. Al cabo de media hora estarás como nueva.

En cuanto a la prevención, lógicamente es lo idea. Es complicado prevenir, sobre todo en los meses de calor. Pero al menos inténtalo.

En primer lugar, no pases mucho tiempo levantada, ni tampoco de pie. Las personas que siempre están sentadas también tienen el riesgo.

Muévete despacio, para evitar mareos. Los movimientos rápidos marean.

No permitas que se te baje el azúcar. Para ello, come pequeñas cantidades de comida pero con frecuencia.

Evita el calor y los ambientes muy cargados. Es decir, sitios con mucha gente, lugares donde se está fumando mucho o con olores muy concentrados.

Como has podido leer a lo largo de estas líneas, el síncope vagal o vasovagal no tiene mayor importancia. Pero si se puede evitar, pues mejor que mejor, o al menos controlar para saber cuándo vamos a sufrir uno y poner los remedios para no hacernos daño. Lo fundamental es decir adiós al estrés y la ansiedad.

Te puede interesar:

Galería de imágenes Qué es el síncope vagal en el embarazo: síntomas, causas y tratamiento

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?