Qué es un Dou Dou o manta de apego y cómo usarlo

Os contamos qué es un dou dou o manta de apego, cómo podéis usarlo y qué aspectos tenéis que tener en cuenta para elegirlo. A su vez, os compartimos un par de vídeos por si queréis hacerlo vosotras mismas. Qué es un Dou Dou o manta de apego Si el nombre de Dou Dou no […]

Os contamos qué es un dou dou o manta de apego, cómo podéis usarlo y qué aspectos tenéis que tener en cuenta para elegirlo. A su vez, os compartimos un par de vídeos por si queréis hacerlo vosotras mismas.

Qué es un Dou Dou o manta de apego

Si el nombre de Dou Dou no os suena, seguro que habéis escuchado hablar de la manta de apego o lo habéis visto pero lo llamabais de otra manera. Le llaman Dou Dou a un accesorio para recién nacidos que puede tener distintos diseños, no tiene porque ser estrictamente una manta, puede ser un juguete de tela, una mantita de terciopelo, un peluche, un trapito, etcétera.

Todas estas versiones tienen en común que suele tener una cabecita blandita y suave que permite que el bebé pueda abrazarlo o cogerlo cómodamente. Generalmente, el motivo suele ser de animales, pudiendo encontraros en el mercado todo tipo de posibilidades. Después, podéis encontrar diseños con algún extra como puede ser que al tocarlos suene alguna música o la posibilidad de optar por diseños personalizados.

Para qué sirve un Dou Dou o manta de apego

¿Habéis escuchado alguna vez hablar de la teoría del apego? Por describirlo rápidamente, se entiende el apego como una vinculación -en este caso- del bebé con un otro adulto. Desde ahí, esa vinculación puede ser más saludable o menos, dependiendo del vínculo que el adulto también pueda establecer con él, si puede satisfacer sus demandas básicas, si le puede dar un plus además de satisfacer las demandas básicas (ejemplo, dándole de comer mirándole y hablándole) o si no puede satisfacer ninguna de sus demandas o las satisface de aquella manera.

Pues bien, el Dou Dou o manta de apego ocupa una función interesante en este sentido. Lo que se recomienda es que la madre tenga puesto en el pecho el Dou Dou unas horas para que esta mantita se impregne de su olor corporal y, cuando se le dé al bebé, éste asociará la mantita a la madre a través del olor y la suavidad del mismo. Por lo que va a ser un objeto que le transmita tranquilidad y sosiego incluso cuando los padres no estén presentes. ¿Les sustituye? Ni de lejos, pero sí que puede ser un objeto que transmita calma, como si fuera un hilo invisible que mantiene la promesa de que los padres siempre vuelven aunque tarden un poquito.

¿Lo pueden usar los padres? Por supuesto. Generalmente se habla de la madre puesto que va a ser uno de los olores más frecuentes para el bebé al darle el pecho (las mamás que elijan y puedan hacerlo) y su olor va a estar asociado a situaciones muy agradables, pero también puede usarse el olor del padre.

Dicho esto, el Dou Dou o mantita de apego servirá para que todos los momentos de separación -cambio de cuarto, vuelta al trabajo, primeros días de guardería- que haya de realizar entre los padres y el bebé, para que éste los pueda transitar con un poco menos de angustia. Siempre hay que tener en cuenta que dependiendo de la edad puede ser más o menos fácil afrontar las ausencias, pero bueno, en regla general, esta mantita suele ofrecerle una sensación de bienestar y seguridad (siempre que haya habido un buen apego entre mamá bebé o papá bebé).

Cómo debe ser un Dou Dou o manta de apego

Si quieres hacer tú misma su propio dou dou o manta de apego te recomendamos que escojas materiales resistentes, suaves, ligeros y lavables. A su vez, como se trata de que tengan la cabeza de algún animalito, que no le pongas ojos (sí coserlos) que puedan desprenderse y que se pueda tragar. A su vez, si te fijas en los diferentes modelos disponibles en las tiendas, no debe de quedar hilos sueltos o pompones.

Te voy a dejar un par de vídeos que pueden resultarte interesantes para guiarte y hacerlos tú mismo en casa. Como vas a poder ver, puedes cambiar el tipo de animal que creas, utilizar diferentes tipos de tejido que tejas tú mismo o comprar la tela y solo coser. Puedes rellenarle la cabeza con algún tipo de hierba aromática que sea relajante pero no te pases:

Aquí os dejo cómo hacerlo de crochet:

¿Es recomendable tener un Dou Dou o manta de apego?

Sinceramente, no es imprescindible. Desde hace unos años se ha puesto de moda el Dou Dou o manta de apego pero la realidad es que el concepto no es ningún invento. De lo que se trata al fin y al cabo es de crear un objeto transicional, lo que viene a ser un objeto en el que el bebé o el niño deposita cierto apego y que es muy importante para él. Este objeto puede ser una mantita, un peluche… ¡Cualquier cosa! Como veis, el dou dou sería simplemente un objeto transicional más.

Por ello, no es necesario que creéis o compréis a propósito un dou dou, probablemente y sin daros cuenta vuestro bebé cogerá apego a algo que le guste en su olor, en su textura, en su forma y lo hará suyo. Suyo y vuestro, siendo una parte importantísima de sí mismo.

A lo mejor vosotras mismas tenéis alguna anécdota de vuestra infancia, de vuestros hermanos o sobrinos. ¿Alguna vez habéis escuchado hablar a vuestros padres acerca de que no podíais ir a ningún sitio sin vuestro peluche? En mi caso, he conocido muchas historias y os adelanto, es fundamental que jamás cambiéis el objeto transicional por muy mal que se encuentre, porque nada va a ser equiparable al mismo. Ejemplo, un peluche que un niño de 2 años tiene desde que era bebé, que lo ha babado, mordido, sobado hasta decir basta, que puede que veáis que le falta color o que está demasiado usado ¡No se tira!, ¡No se cambia! Es irremplazable y el niño lo dejará cuando esté listo, se le puede ayudar a hacerlo pero no obligarle, es ese lazo invisible del que hemos hablado anteriormente.

Resumiendo, es tan recomendable tener un dou dou como cualquier otro objeto transicional a elección del bebé, puesto que podéis comprar un dou dou y que sea otro objeto el que lo enamore.

También te puede interesar