¿Puede una embarazada tomar Almax?

La digestión es un proceso delicado que muchas veces se ve entorpecido por diferentes causas. Si ya de por sí, no es raro que en alguna que otra ocasión tengamos que echar mano de un Almax para calmar las molestias de un empacho, durante el embarazo el ardor de estómago es más habitual. Pero, ¿Puede […]
Embarazo10.com

La digestión es un proceso delicado que muchas veces se ve entorpecido por diferentes causas. Si ya de por sí, no es raro que en alguna que otra ocasión tengamos que echar mano de un Almax para calmar las molestias de un empacho, durante el embarazo el ardor de estómago es más habitual. Pero, ¿Puede una embarazada tomar Almax? Como sabemos, los medicamentos están muy restringidos durante el embarazo.

puede-una-embarazada-tomar-almax-mujer-de-rojo-istock

Una mujer en período de gestación, sea cuál sea el medicamento que deba tomar, ha de consultar antes a su médico. Esto es obvio si tenemos en cuenta las posibles repercusiones que puede tener en el feto.

Atiende bien a este post:

Dicho esto, y siempre contando con la supervisión de su doctor, es posible que una embarazada pueda tomar Almax. Esta es una de las medicinas que sí podemos consumir durante el embarazo. Siempre, claro, dentro de los límites que establezca el doctor. El propio prospecto del medicamento especifica que lo que se debe evitar es el uso crónico o excesivo del mismo.

Sin embargo, es aconsejable buscar alternativas antes de recurrir al uso del Almax si estamos en período de gestación. Hemos de ser responsables con la comida, de modo que no nos proporcione ardor de estómago. Nos será muy útil prescindir de alimentos que no sean saludables. También nos conviene llevar un ritmo de vida lo más tranquilo posible, evitando situaciones de nerviosismo y estrés que pueden provocar ardor de estómago. Como en muchos otros casos, nos irá mejor prevenir que curar.

Peligros para una embarazada de tomar Almax

Los mayores peligros que afrontamos si tomamos Almax de forma incontrolada durante el embarazo conciernen, sobre todo, al feto. Este es particularmente vulnerable durante los tres primeros meses a partir de la gestación. Estamos hablando de posibles malformaciones congénitas; no olvidemos que, durante los primeros noventa días, el feto humano desarrolla sus órganos.

puede-una-embarazada-tomar-almax-mujer-sofa-dolor-istock

A partir de esa fecha, y hasta el nacimiento, los riesgos son menores. Pero no descartemos la posibilidad de que se produzcan daños que afecten al futuro bebé.

Si estás dando el pecho, no te pierdas este artículo:

Por otra parte, un embarazo que se nos complica, a causa de un uso incontrolado de medicamentos, también puede tener consecuencias para la madre. Llevado al extremo, un mal embarazo puede provocar secuelas físicas y psicológicas. Eso es debido a los cambios hormonales que se producen durante la gestación. Una de los efectos, que tal vez nos sorprenda, es la aparición de posibles  inflamaciones de las encías. Lo mejor es que cuidemos la higiene de la boca durante este período.

Pero no perdamos de vista el hecho de que la madre es un ser adulto, y el feto no. Tengamos en cuenta que la ingesta incontrolada de medicamentos afecta mucho más a un bebé que a su progenitora. Una dosis normal para un adulto, debido a la proporción, es mucho mayor para un nonato.

Alternativas al Almax para embarazadas

Lo más recomendable es abandonar nuestros malos hábitos alimentarios y sustituirlos por unas pautas más saludables. Hemos de evitar aquellas situaciones que provocan ardor de estómago y una mala digestión. Es cierto que el embarazo puede provocarnos aumento de la acidez gástrica, debido a la presión interna del feto. Aun así, es mucho mejor olvidarse de los alimentos grasos, de las harinas refinadas, y de todo aquello que nos pueda provocar malas digestiones.

puede-una-embarazada-tomar-almax-mujer-pastilla-istock

Si, de todos modos, no podemos evitar la acidez, entonces podemos recurrir a las sales de frutas. O al bicarbonato. No son remedios muy eficaces en caso de que la acidez sea muy fuerte. Así que, si vamos a la farmacia, podemos preguntar por los medicamentos que contienen alginato de sodio, como el Galviscon.  No necesitan receta, y suelen ser eficaces en estos casos, además de que nos proporcionarán un alivio rápido, gracias a la pared de gel viscoso que generan en el estómago.

Sigue leyendo:

Recomendamos, en todo caso, consultar la información del farmacéutico, que nos informará correctamente.

Si no queremos pasar por la farmacia, la sabiduría popular nos recomienda varios remedios supuestamente eficaces contra el ardor de estómago.

Uno de ellos son las infusiones que alivian la inflamación y las contracciones digestivas, como el té de hinojo, o el de jengibre. Asimismo, no faltará quien nos hable de productos naturales que supuestamente combaten el ardor, como la sábila, la congorosa, e incluso el aloe vera, que por lo visto algunos consideran mano de santo que lo cura todo. Hay quien también recomienda tomar un vaso de agua con media cucharada de zumo natural de limón. Pero, en este caso, no lo recomendamos, porque hay veces que ha producido el efecto contrario: aumentar el ardor de estómago en vez de reducirlo.

puede-una-embarazada-tomar-almax-mujer-de-verde-istock

Lo más razonable siempre es adquirir hábitos saludables que nos ayudarán a evitar la acidez de estómago. Un consejo muy citado es no llevar ropas apretadas durante el embarazo. Otra cosa que, al parecer, nos vendrá muy bien es no dormir inmediatamente después de haber comido.

Masticar de forma pausada y lenta también es beneficioso. Asimismo, no olvidemos que es muy recomendable el consumo de frutas durante la gestación, sobretodo la pera y la banana. Hemos de evitar algunos condimentos, como la pimienta y la mostaza. Y no nos irá nada mal prescindir del alcohol y del tabaco durante este período; no sólo por el ardor de estómago, sino por muchas otras razones.

No olvidemos que muchas de las molestias que se sufren durante el embarazo desaparecen después del parto. Entre ellas, una de las más habituales es el ardor de estómago. Como ya dijimos anteriormente, esto es producido por la presión que el bebé producirá en nuestro interior; también en el estómago, el esófago y los intestinos. Lógicamente, toda esa presión desaparecerá después del parto, junto con las molestias.

Será muy beneficioso no tener que recurrir a un medicamento para controlar la acidez. Básicamente, nuestra mejor arma será planificar un embarazo responsable, reduciendo al mínimo los riesgos y los malos hábitos. Para ello, es muy importante seguir las pautas que nos proporcionará el médico. Si no hay más remedio que tomar Almax durante el embarazo porque no hay otra forma de luchar con el ardor de estómago, es mejor hacerlo en los términos que nos diga nuestro médico, quien determinará la mejor forma de evitar riesgos para nuestro embarazo. Así nos ahorraremos complicaciones.

Te puede interesar:

Galería de imágenes ¿Puede una embarazada tomar Almax?

Embarazo10.com

También te puede interesar