Pirosis y embarazo: cómo tratarlo

Las molestias durante el embarazo son muy frecuentes. Entre estas molestias, hay algunas que producen más dificultades que otras y tenemos que citar la pirosis. Se trata de una molestia que afecta a la mitad de las mujeres gestantes y que hace muy dificultosa la alimentación, ya que produce reflujo. ¿Quieres saber más acerca de […]
Embarazo10.com

Las molestias durante el embarazo son muy frecuentes. Entre estas molestias, hay algunas que producen más dificultades que otras y tenemos que citar la pirosis. Se trata de una molestia que afecta a la mitad de las mujeres gestantes y que hace muy dificultosa la alimentación, ya que produce reflujo. ¿Quieres saber más acerca de la Pirosis y embarazo: cómo tratarlo? Te lo contamos todo.

pirosis-y-embarazo.png

Qué es la pirosis

La pirosis hace referencia a una sensación de quemazón en la boca del estómago. Se extiende hasta la faringe y es producida como consecuencia de que tras tomar alimento, el ácido del estómago se regurgita hacia el arriba. Cualquier persona puede tener pirosis en algún momento de su vida, pero especialmente las mujeres en estado de buena esperanza son las más proclives a tener estas molestias.

Unas veces la pirosis se aliviará aparecerá antes y otras después en la futura mamá, pero raro es el caso de una mujer embarazada que no haya experimentado y padecido de pirosis, sobre todo en el último trimestre de gestación. Desde el esternón y hasta la garganta, esta quemazón tan desagradable no es tontería, porque puede provocar incluso sangrado, ya que la mucosa del esófago no está protegida para hacer frente a los ácidos estomacales.

En cualquier caso, si estás embarazada, no te asustes, porque ¡hay tratamiento para la pirosis! Así que no te estreses pensando en consecuencias negativas. Tan solo infórmate al respecto y consulta a tu médico todas las dudas si es que sufres el problema o tienes sospecha de padecer cualquier problema de salud.

pirosis-y-embarazo-como-tratarlo-instagram-marta-maternat

¿Puedo comer huevo frito si estoy embarazada?

Cómo afecta la pirosis durante del embarazo

El desarrollo y crecimiento del feto ocasiona que la mujer padezca trastornos digestivos durante su gestación. Si bien, hay mujeres que experimentarán más molestias que otras, así como hay factores que implican una mayor exposición a padecer pirosis durante el embarazo.

Por ejemplo, la edad de la madre gestante, repercute en la pirosis. También lo hacen el número de embarazos que haya tenido la mujer previamente, es decir, si es madre primeriza o si ya ha tenido más embarazos. Y, finalmente, si la mujer ya venía sufriendo de trastornos digestivos, y especialmente de pirosis, antes de quedarse embarazada, tendrá muchas más probabilidades de que esta empeore, o como mínimo, que reaparezca durante la gestación.

Las madres jóvenes son menos dadas a padecer pirosis que una mujer de edad más madura. No en vano el estómago también va envejeciendo y perdiendo su capacidad para realizar los procesos digestivos con la misma facilidad que una persona más joven.

Es normal que ante una crisis de pirosis, la mujer sienta dolor de estómago, además de náuseas, debido a la sensación desagradable que provoca el sabor de bilis y de los ácidos cuando se regurgitan.

Hay que añadir además que el hecho de estar estresada o de padecer ansiedad, incrementa los riesgos de sufrir pirosis, aparte de suponer un peligro para la salud, tanto de la madre como del bebé. No olvidemos que el feto es capaz de percibir el estado emocional de la madre y sufre las consecuencias si su madre tiene problemas de este tipo. Por esta razón, buscar tratamientos para aliviar la ansiedad y adoptar un estilo de vida saludable es fundamental para tener un embarazo sano, sin riesgos, y sin demasiados trastornos.

pirosis-y-embarazo-como-tratarlo-instagram-draldo-meneses

La pirosis puede ser crónica y el embarazo simplemente la potencia. Además de que se trata de un trastorno hereditario, de modo que si en tu familia hay antecedentes de pirosis, es probable que tú también lo padezcas y que en el embarazo sea un padecimiento casi asegurado.

Ocurre que en el embarazo hay un aumento en la producción de hormonas. Aunque en un principio no encuentres relación entre hormonas y digestión, sin embargo sí que la hay. De hecho, la progesterona, una hormona estrella durante la gestación, provoca que los músculos que componen el esfínter del esófago se relajen. Debido a esto el vaciado del contenido del estómago se vuelve más lento.

Cuando las molestias gástricas surgen con motivo del embarazo, estas por lo general desaparecen tras el parto, así que no serán más que un recuerdo más del embarazo que podrás contar anecdóticamente a tus hijos y familiares o conocidos en el futuro, cuando te pregunten o les comentes sobre cómo fue tu gestación.

¿Y la manzanilla, es buena para mi embarazo?

Tratamiento de la pirosis durante el embarazo

La pirosis durante el embarazo es bien molesta. Pero a lo largo de los nueve meses de embarazo puedes experimentar muchas y variadas molestias y para la pirosis, por suerte, hay remedios. Para empezar te diremos algo que es tan recomendable como difícil de conseguir. Se trata de decir adiós al estrés y la ansiedad. Ya lo dijimos anteriormente, que si padeces ansiedad, debes iniciar un tratamiento que no sea médico, sino más bien enfocado al bienestar emocional. Practicar yoga, meditación y técnicas de relajación que permitan a cuerpo y mente tomarse un descanso.

pirosis-y-embarazo-como-tratarlo-instagram-gus-sanchez-photo

Aparte, la dieta también influye. La mujer que está esperando descendencia necesita comer una dieta saludable. El bebé necesita nutrientes y la alimentación de la madre ha de enfocarse en estos nutrientes que tanto ella como su hijo van a requerir para afrontar el proceso de gestación en buenas condiciones.

Pero a su vez, si los alimentos que debemos comer son importantes, también lo son, si es que hay molestias, aquellos otros alimentos que debemos evitar. En la lista negra colocamos el café, el té, el chocolate y los alimentos fritos y con mucha grasa. Todos estos irritan el estómago, como también lo hacen el tomate, las frutas cítricas, el vinagre y condimentos como la pimienta, todos estos también anotamos en nuestra lista de alimentos restringuidos.

Aparte de la comida, conviene esperar un tiempo para acostarse y no hacerlo inmediatamente después de comer, y realizar varias pequeñas comidas a lo largo del día, en lugar de pegarse una comilona. También hay posturas que son propensas a favorecer el reflujo como por ejemplo, las que adoptamos al agacharnos, o dormir recostado en posición de cúbito supino. Lo que sí ayuda es elevar la cama unos 10 o 15 centímetros para que la cabecera de la cama quede más en posición vertical.

Te puede interesar:

Galería de imágenes Pirosis y embarazo: cómo tratarlo

Embarazo10.com

También te puede interesar