Escrito por

Parto inducido

El inicio artificial del parto antes de que empiece de manera natural se llama inducción. Se realiza cuando la salud de la madre o el feto corren algún riesgo si éste permanece dentro del útero. Las razones más habituales incluyen preeclampsia; la presión sanguínea elevada durante el embarazo; superación de la fecha prevista del parto; la posibilidad de que el bienestar del feto se vea amenazado o de que la placenta no funcione adecuadamente porque la madre presente una enfermedad previa, como diabetes o una afección cardiaca.

2341262950_547c7e51bc.jpgPara inducir el parto se pueden aplicar diversos procedimientos, como la administración de prostaglandinas o de derivados oxitócicos, y la rotura artificial de las membranas amnióticas. Habitualmente lo primero que se administran son las prostaglandinas, y el parto se suele desarrollar de forma normal. A veces es necesario romper las membranas artificialmente y poner un gotero de oxitocina. Tras la inducción, lo normal es que el parto se desarrolle normalmente.

Prostaglandinas: son sustancias químicas similares a las hormonas. Se administran en forma de pesario o gel; ayudan a ablandar el cuello uterino, preparándolo para el parto, y esimulan las contracciones, permitiendo que el parto empiece naturalmente.

Fármacos oxitócicos: la oxitocina es una hormona producida por el organismo, que estimula las contracciones uterinas. Los fármacos oxitócicos emplean oxitocinas sintéticas.

Rotura artificial de las membranas: las membranas se perforan, por lo que se derrama el líquido amniótico. La cabeza del feto presiona el cuello uterino ayudando a dilatarlo. Antaño era el método de inducción más empleado, pero hoy en día ha sido superado por los métodos químicos.

Imagen: Flickr