Escrito por

Parto Eutócico y Distócico: diferencias

Si estás embarazada y ya estás llegando al momento del parto ya sea en un hospital o dar a luz en casa, debes pensar en las diferencias que se pueden dar entre un Parto Eutócico y Distócico tal y como os explicamos, a continuación, basadas en el modo en el que el parto se lleva a cabo.

Dar a luz a un bebé es un milagro y una de las mejores experiencias de la vida, pero las futuras madres deben saber que existen varios tipos de partos. Tenemos así el parto inducido o por cesárea o el parto natural el cuál se puede dividir como distocico y eutócico . ¿Qué significa esto?.

Qué es un parto eutócico

El parto eutócico representa el modo de parto del nacimiento en el que todo sucede de una manera completamente espontánea y fisiológica.

¿Qué implica esto? Es un nacimiento que tiene lugar en completa fisiología y espontaneidad. Esto significa que es un parto absolutamente normal, sin ningún tipo de complicación o intervención externa: sin episiotomía , sin uso externo de oxitocina , sin maniobra de Kristeller , sin uso de ventosa o incluso fórceps.

El único ingrediente para una entrega totalmente eutócica: mucha paciencia. Solo de esta manera la mujer dará a luz exclusivamente con su propia fuerza, respetando sus propios tiempos y sus potencialidades que se transformarán en capacidades concretas.

Un nacimiento totalmente fisiológico será aquel que ofrecerá a la mujer una mayor facilidad de recuperación y restauración de su estado “extragravídico normal”.

Fases de un parto eutócico

Enumeramos por puntos las fases principales que caracterizan un nacimiento natural fisiológico o eustociano.

1. Fase preparatoria o prodrómica : la madre comienza a sentir una serie de contracciones de parto irregulares e indoloras, los tejidos se preparan para el evento feliz;

2. Fase de dilatación : es el comienzo del parto, que consiste en el aumento de las contracciones, más y más frecuentes y regulares, y en la dilatación del cuello uterino;

3. Fase de expulsión : coincide con el final del parto y con la expulsión del bebé;

4.Expulsión de la placenta.

Qué es un parto distócico

En cuanto a un parto distócico es un parto que no se produce de forma natural y que, para ser llevado a cabo, requiere la intervención del obstetra, que utiliza fórceps y ventosa o incluso realizar una cesárea.

Las razones que llevan a un parto distócico y por lo tanto a la intervención obstétrica a través de herramientas especiales, pueden ser diferentes. Por ejemplo, dificultad de que el útero se contraiga (distocia dinámica ) o perturbaciones debido a la dilatación del canal cervical (distocia mecánica), que hace que sea difícil para el niño pasar por el conducto para salir, o también porque el peso o posición del bebé hacen imposible su nacimiento de un modo natural.

Distocias maternas

La distocia materna hace referencia a anomalías que se dan en la madre en los canales de conducto para el parto. Se pueden dividir en:

loadInifniteAdd(44636);

Alteración de contractilidad uterina

Tiene que ver con una por debilidad y la insuficiencia de la actividad contráctil de de la musculatura del útero  y se caracteriza además por una disminución considerable en la frecuencia, la duración y la intensidad de las contracciones del músculo uterino.

La inercia puede surgir después de un período de actividad contráctil regular, debido a la fatiga de la fibra muscular, esto generalmente se debe a una prolongación excesiva del trabajo de parto, a menudo determinada por obstáculos en la progresión del feto.. Puede ser un riesgo tanto para la madre como para el feto.

Alteración pélvis osea

Tiene que ver con la pélvis osea que bien puede ser muy grande o ancha, lo que puede provocar que el paso del bebé provoque un cambio en su posición o que sea demasiado estrecha, de modo que el bebé no puede pasar y por ello se debe practicar una cesárea o la extracción por fórceps.

Anomalias de partes blandas en el canal de parto

loadInifniteAdd(44637);

Las partes blandas son las partes sin huesos del canal del parto ( formado por cuello uterino, vagina y la desembocadura de la vulva), y puede que en estas se den también anomalías que tienen que ver con tumoraciones, infecciones o malformaciones.

Distocias fetales

La distocia fetal es una anomalía del parto en relación con un exceso de volumen fetal o anormalidad de la presentación.

La aparición de distocia fetal puede estar relacionada con un exceso de volumen fetal en comparación con las mediciones del orificio superior de la excavación pélvica (desproporción foptopléjica) o presentación anormal (p. Ej., presentación de nalgas). La presentación fetal habitual es el vértice (cabeza abajo, en flexión), con el occipucio anterior.

Desproporción feto-pélvica

  • El diagnóstico puede sospecharse mediante mediciones clínicas prenatales de la pelvis, el ultrasonido y frente a un parto prolongado.

Presentación occipito posterior

  • La variedad de presentación anormal más común es la presentación occipito-posterior.
  • La cabeza fetal es, en este caso, generalmente un poco desviada; un diámetro mayor debe pasar por el orificio superior de la pelvis.
  • La extracción con fórceps o la cesárea es más común en la presentación occipito-posterior.

Presentación de la cara o la ceja

loadInifniteAdd(50325);
  • En la presentación de cara, la cabeza está hiperextendida, y la posición se designa por la posición del mentón (mentón). Cuando la barbilla es posterior, la cabeza es menos fácil de girar y el parto vaginal es más complejo, lo que requiere una cesárea.

Presentación de nalgas

  • La segunda presentación anormal más común es la presentación del asiento (las nalgas aparecen antes de la extremidad cefálica)

Posición transversal

  • La posición fetal es entonces transversal, siendo el eje largo de este último perpendicular en lugar de paralelo al eje maternal principal. La presentación de hombros requiere una cesárea a menos que el feto sea un segundo gemelo.

¿Se puede prevenir un parto distócico?

A esta pregunta podemos decir que no, no se puede prevenir un parto distócico ya que las distocias maternas o fetales no suelen producirse por agentes externos o por algo que haya provocado la madre o el bébé.