Escrito por

Obesidad infantil: causas, consecuencias y prevención

Uno de los problemas nutricionales que más afecta al mundo es el de la obesidad, y en especial la que afecta a los niños. Es importante saber qué comen nuestros hijos, pero además ser conscientes de los factores que determinan el riesgo de sufrir obesidad durante su infancia. Os hablamos a continuación de Obesidad infantil: causas, consecuencias y prevención.

Obesidad infantil

Cómo detectar la obesidad infantil

La obesidad infantil es un problema que afecta en todo el mundo y quizás se agrava por el simple hecho de que los padres, no saben cómo detectar la obesidad infantil.

Numerosos estudios han demostrado que existe una fuerte subestimación por parte de los padres al juzgar el nivel de sobrepeso de sus hijos. En China, 7 de cada 10 madres no pueden reconocer el sobrepeso y en los Estados Unidos 4 padres de cada 10 creen que la obesidad de sus hijos es solo una cuestión de sobrepeso.

Obesidad infantil identificar

De alguna manera, existe la creencia que es mejor que los niños estén “rellenitos” o con formas redondeadas desde que nacen. Siempre se dice que un bebe gordito es un bebé sano, pero lo cierto es que esto no es así cuando sobrealimentamos demasiado a los niños y acaban siendo obesos.

Es cierto que los padres obesos tienen un mayor riesgo de tener hijos obesos, pero por razones culturales, de dietética, social, constitucional,  tenemos que estar en alerta como padres y reconocer cuando existe un problema de obesidad en nuestros hijos. De este modo si ya como padres tenemos problemas de peso, tendremos que fijarnos bien en lo que les damos de comer a nuestros hijos para que no tengan sobrepeso aunque genéricamente estén predispuestos a ello.

¿Pero si no es una cuestión genética? ¿Cómo reconocer entonces la obesidad infantil? Lo primero de todo es que tendremos que llevar al niño o niña al pediatra y este hará una medición del IMC (el índice de masa corporal ). Este índice se puede medir desde el nacimiento y no por casualidad, de hecho, si tenemos en cuenta que ya a esa edad es posible detectar cualquier exceso de peso y lidiar con ello.

Para medir el índice de masa corporar de nuestros hijos, bastará con saber cuanto pesa y mide nuestro hijo, luego tienes que dividir los kilos por el cuadrado de la estatura en metros (IMC = peso [kg]/ estatura [m2]).

Esto te dará un resultado que si es de un 95% superior al de otros niños de su edad (o está por encima de 23), ya podemos comenzar a movernos, porque se trata de un niño obeso que debe ser tratado.

De todos modos, y aunque debamos estar alerta, hemos de añadir que el IMC puede variar desde la niñez a la adolescencia y luego en la edad adulta, de modo que cualquier medición debe hacerla el pediatra y ser él quien considere que hacer.

Tipos de obesidad infantil

Además, existen varios tipos de obesidad infantil. Los tres principales son los siguientes:

  • Obesidad sociogenética : el exceso de peso no se acompaña de dificultades psicológicas evidentes, sino de estilos de vida inadecuados y hábitos familiares.
  • Obesidad reactiva : aparece como resultado de un evento desencadenante y / o traumático (duelo, separación, experiencias abandonadas) en el que la hiperfagia [comer en exceso] juega un papel defensivo contra la ansiedad y la depresión.
  • Obesidad del desarrollo : conectado a problemas psicológicos tempranos en el área afectivo-relacional.

La comida, que es a la vez alimento fisiológico y afectivo, se convierte en un consuelo universal con la consiguiente dificultad para diferenciar, estar hambriento de estar saciado, así como la necesidad de comer de otras necesidades.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) ha destacado cómo “esencial” la participación de los miembros de la familia en el tratamiento de la obesidad infantil.

Es importante analizar el problema no solo desde un punto de vista general, sino teniendo en cuenta que existe ese niño y esa familia, con su historia y sus experiencias y sus rituales.

Cambiar el sistema familiar nos permite ver el problema de la obesidad con otros ojos, donde todos los elementos de la familia son protagonistas y actores.

loadInifniteAdd(44636);

A menudo, detrás de la obesidad de un niño hay una dificultad ente los componentes del sistema familiar y el niño es quien acaba sufriendo las consecuencias.

Obesidad infantil causas

Causas de la obesidad infantil

En función de lo explicado, podemos decir entonces que las causas de la obesidad infantil son multifactoriales y, a menudo, interactúan entre sí. En parte es un problema social, vinculado a la falta de educación alimentaria, pero también hay un factor ambiental vinculado a los estilos de vida, hasta tal punto que la Organización Mundial de la Salud ha dicho que vivimos en un ” ambiente obesogénico “. , es decir, que lleva a las personas a acabar cogiendo peso de manera fácil y cosntante, desde la infancia. Sin olvidar el componente “hereditario” que trae de vuelta a la historia familiar. Analicemos con más detalle las diferentes causas de la obesidad infantil.

Alimentación

Es verdad que “somos lo que comemos” (tanto que hay alimentos “inteligentes” capaces de protegernos de muchas enfermedades crónicas), de modo que no es sorprendente que entre las causas más comunes de obesidad infantil la alimentación sea una de las principales.

Los comida con alto exceso de grasas y azúcares,, las bebidas azucaradas, la comida rápida y, en general, la educación nutricional deficiente de los jóvenes y sus familias, son la base de la propagación de esta enfermedad. A todo ello se suma el hecho de que son muchos los niños que se van al colegio sin desayunar, que no ingieren al menos tres o cuatro piezas de frutas al día, que nunca comen verduras o que nunca toman agua para acompañar sus comidas y siempre acaban bebiendo refrescos de cola.

Vida sedentaria

Otro factor de riesgo importante, entre las causas de la obesidad infantil, es la ausencia de actividad física a favor de un estilo de vida sedentario . También para este componente los datos son claros: muchos niños no practican deporte alguno y tan solo se dedican a la actividad motriz 1 hora a la semana.

Además, pasan muchas horas delante de los videojuegos y la televisión (incluso durante las comidas) y se mueven muy poco a pie o en bicicleta. En cambio, el deporte es importante en todas las edades y fundamental en los niños, no solo para no engordar, sino también para mantener el equilibrio entre la masa magra (tejido muscular) y la masa grasa (tejido graso).

loadInifniteAdd(44637);

Familia

Si los factores ambientales y los estilos de vida se encuentran entre las principales causas de la obesidad infantil, el aspecto “hereditario” no debe subestimarse. Significa que un niño con un padre obeso (o ambos padres) tiene un mayor riesgo de contraer la enfermedad (alrededor del 25% de los casos en España). Además, desde hace unos diez años los nutricionistas han comenzado a hablar de una posible causa genética, es decir, una predisposición a la obesidad, que vincula la enfermedad con la falta de amilasa salival , un gen presente en la saliva necesario para metabolizar almidones.

Analizando de cerca las causas de la obesidad infantil, entendemos por qué la prevención juega un papel muy importante.

Peligros de la obesidad infantil

La obesidad infantil es un problema grave pero no solo porque evitarla permitirá que nuestros hijos crezcan sanos y sin problemas físicos, sino porque a largo plazo puede derivar en enfermedades que pueden llegar a sufrir siendo adultos.

Obesidad infantil peligros

Cuando un niño tiene obesidad, está entonces en riesgo de desarrollar:

  • diabetes del tipo 2,
  • enfermedades de las arterias coronaria y accidentes cerebrovasculares
  • síndromes metabólicos
  • ciertos tipos de cáncer,
  • apneas del sueño
  • osteoartritis,
  • trastornos de la vesícula biliar,
  • hígado graso,
  • complicaciones durante el embarazo

Tratamiento para la obesidad infantil

De este modo es importante tratar la obesidad infantil en cuanto se detecta. Entre las pautas de tratamiento a seguir podemos señalar las que estableció la OMS a través de la Comisión para Eliminar la Obesidad Infantil (Echo) que fue creada en 2014.

Obesidad infantil tratamiento

Entre los tratamientos para la obesidad infantil se recomienda en esta comisión:

loadInifniteAdd(50325);
  • Promueve la ingesta de alimentos saludables , con una alimentación rica y variada sobre todo en frutas y verduras y dejando de comprar todo aquello que no sea saludable.
  • Promueve la actividad física .
  • Asistencia durante la preconcepción y el embarazo para reducir el riesgo de obesidad infantil, ya que muchos pediatras están convencidos de que los primeros 1000 días de vida, incluidos la concepción y el embarazo, son esenciales para establecer los estilos de alimentación correctos.
  • Atención temprana a la dieta y la actividad física en los niños , que se promoverá en los lugares frecuentados por los niños que proporcionen orientación y apoyo con respecto a la importancia del sueño, una dieta saludable y el deporte.
  • Salud, nutrición y actividad física para niños en edad escolar , implementar programas integrales en las escuelas que promuevan la alfabetización de niños y adolescentes en los temas de salud, nutrición física (en particular a través de la definición de estándares para comidas escolares)
  • Apoyo a los servicios de control de peso a través de acciones multisectoriales que involucren a las familias.

Existe además un tratamiento o recomendación que hace referencia a un papel educativo de la escuela , que a través de la restauración escolar, la actividad física y los proyectos de educación alimentaria, puede contribuir significativamente a la salud de los niños y la lucha contra la obesidad infantil.

Artículo de interés: