Escrito por

Niños al sol

Los baños de sol son buenos para los niños, ya que permiten la síntesis de la vitamina D, que fija el calcio a los huesos impidiendo el raquitismo, además la luz solar actúa como estimulante y proporciona alegría y energía. Pero no podemos olvidar que el efecto de los rayos ultravioleta puede comprometer su salud actual y futura. Por eso en Embarazo10 te ofrecemos estos consejos para que estos días de sol no se conviertan en una pesadilla:

2048173129_562029c91c.jpg1.- Los niños menores de seis meses no deben ir a la playa ni a la piscina, cuando estén al aire libre debe estar siempre a la sombra y protegidos por una camiseta de algodón (actúa como índice de protección 10), una gorra con visera de al menos 5 cm y gafas de sol adecuadas a su edad.
2.- A partir de los seis meses puedes utilizar sobre su piel un filtro protector de factor alto (específico para niños) si decides acudir a la playa o la piscina.
3.- Las cremas protectoras se aplican treinta minutos antes de salir de casa, y se renuevan continuamente. No debes olvidar las zonas más frágiles como nariz, orejas, nuca, planta de los pies y de las manos y mejillas.
4.- Las exposiciones al sol han de ser de forma progresiva, no más de cinco minutos hasta el año y medio, no más de diez durante el segundo año, y después, de forma gradual, desde los diez minutos hasta un máximo de media hora ininterrumpida. Recuerda, cuanto menos, mejor.
5.- Las horas de más calor suelen ser las más peligrosas, porque la incidencia de los rayos solares es perpendicular. Evítalas y expón al niño a primera hora de la mañana o a última de la tarde.

Imagen: Flickr