Estivill o González: ¿qué método es más apropiado para dormir niños?

Dormir a los más pequeños de la casa muchas veces supone una auténtica aventura para los padres en la cual resulta difícil salir victorioso. Y es que parece que los niños nunca tienen sueño o, al menos, no lo tienen cuando llega la hora de dormir. Como esta batalla es tan común entre los padres, […]

Dormir a los más pequeños de la casa muchas veces supone una auténtica aventura para los padres en la cual resulta difícil salir victorioso. Y es que parece que los niños nunca tienen sueño o, al menos, no lo tienen cuando llega la hora de dormir. Como esta batalla es tan común entre los padres, es normal que se hayan buscado métodos para lograrlo. Y ¡atención porque parece que se ha conseguido! Tal vez hayas escuchado hablar de ellos. Dicen que funcionan. Te contamos de qué tratan los métodos Estivill o González: ¿qué método es más apropiado para dormir niños? Y te animamos a ponerlos en práctica.

Cómo es el método Estivill para dormir a los niños

Fíjate si será un problema habitual de todo padre, que desde hace décadas, estudiosos se han dedicado a escribir libros de ayuda para los padres, tratando de aconsejarles acerca de cómo hacer que el niño se duerma. Tiene nada menos que 35 años el libro «Duérmete niño», escrito por el director del Centro Pediátrico para Trastornos del Sueño del Hospital Infantil de Bostón, Richard Ferber. Este pediatra se basaba en la educación conductista para incitar a los niños a conciliar el sueño. Tiene otro nombre el cual, la verdad, puede sonar bastante alarmista, ya que se le conoce como el método del llanto controlado. ¿Dejar que el niño llore? Para muchos padres y abuelos esto puede resultar de lo más cruel. Pero no se trata de eso.

metodo-para-dormir-a-los-ninos-estivill-o-gonzalez-bebe-en-cuna-con-mama-istock

Lo que pretende enseñarnos el pediatra es la necesidad de enseñar al niño a dormir solo. Pero es algo que se puede ir consiguiendo de manera gradual y sin que resulte en exceso dramático para el menor. De hecho, se habla de que para proceder al método, esperaremos a que el bebé esté lo suficientemente maduro tanto física como emocionalmente para que duerma solo. Sus recomendaciones están orientadas a bebés a partir de los tres meses de edad.

Como animal de costumbre que somos, se trata de crear el hábito en el niño, de manera gradual. Y también de la manera más cariñosa y relajada posible. Ya llegará la edad en la que no nos quede más remedio que ponernos más impositivos con los niños, pero por el momento, trataremos a nuestro bebé desde el cariño y haciendo que se relaje lo máximo posible, para que no aprenda como algo negativo el hecho de dormir sin sus padres.

Daremos al pequeño todo el cariño del mundo, con baños calentitos, masajes, caricias y mimos varios. Pero no nos quedaremos con él hasta que se duerma, como solemos hacer muchas veces los padres, sino que una vez colmado de amor, dejaremos al bebé en la cama, o en la cuna, cuando todavía está despierto. El objetivo es que el niño aprenda a dormirse sin la necesidad de que los padres estén cargándolos en brazos, cantándoles o allí presentes hasta que caiga rendido. No deben tener miedo a dormirse.

Lo que sí podemos es darle al bebé algún objeto que le relaje, como el chupete o un peluche. Pero no podremos cogerlo en brazos, pasearlo, o darle de comer, aunque llore. Empezaremos con poco tiempo, no más de 5 minutos. E iremos alargando la espera del pequeño, hasta que éste ya se habitúe a la soledad a la hora de irse a la cama. Por esta razón, se denominado método del llanto controlado o método progresivo.

Remedios caseros para dormir al bebé:

Cómo es el método González para dormir a los niños

Otro pediatra que se ha hecho popular con su método para dormir a los niños es Carlos González. Digamos que es el contrapunto a la teoría de Estivill, porque González desaconseja que se deje a los niños llorar. Por contra, defiende que es totalmente instintivo que un bebé necesite de la presencia y la atención de sus padres para poder dormir, ya que en nuestra propia naturaleza se encuentra esa necesidad de sentirnos protegidos. No en balde, se sabe que las crías de animales tienen más riesgo de ser atacadas por depredadores cuando están dormidas y sin sus padres. No olvidemos que nosotros también somos mamíferos, de modo que tenemos la necesidad de reclamar la protección de los padres.

metodo-para-dormir-a-los-ninos-estivill-o-gonzalez-bebe-en-cuna-peluche-istock

González explica que el llanto del bebé no es un chantaje emocional para que lo tomen en brazos, sino un reclamo real que obedece a una necesidad natural que conviene atender. Así que si las viejecitas del barrio, o esos artículos y tratados de psicología moderno te dijeron que es malo acostumbrar a los niños a estar en brazos y que es bueno que el bebé llore, te están engañando y perjudicando tanto a ti como a tu bebé, porque el cariño y los brazos son un vínculo de amor y comunicación entre padres e hijos.

Conoce Dormir sin lágrimas:

¿Cuál es el mejor método para dormir a los niños?

Ahora bien, ante uno y otro experto que comparten concepciones absolutamente contrapuestas y aconsejan métodos diferentes para educar, cuidar y dormir a los niños, ¿con cuál de ellos nos quedamos? Como padres lógicamente queremos lo mejor pero, ¿cuál de los dos pediatras tiene razón? Lo cierto es que hay pluralidad de opiniones y tanto defensores como detractores por uno y otro lado.

Tal vez coger en brazos a un niño y estar 24 horas al día pendiente de él produzca un excesivo apego por parte del pequeño pero, ¿acaso ha sido probado que a lo largo del desarrollo y maduración del niño esta atención constante de sus primeros meses de vida va a influir negativamente en su salud emocional? Parece que no.

Sin embargo, el caso contrario, hay estudios que demuestran que sí puede ser dañino para el bienestar psicológico de un niño que incluso va guardando en su subconsciente esa sensación aparente de no ser atendido por sus progenitores, y podría desarrollar un miedo y carencia afectiva posterior.

Si eres padre o madre y tienes un bebé, probablemente te has quedado igual que al inicio de leer este post, porque en parte uno y otro experto tienen su razón, pero también son teorías que muestran defectos. De modo que lo más aconsejable parece dejarse guiar por nuestra propia intuición como padres y, si nos apetece llenar de mimos hasta cansarnos y hasta gastar de besos y caricias a nuestro hijo, aprovechar ese privilegio que nos ha concedido la vida de poder hacerlo. Ya habrá tiempo para experimentar otros métodos educativos, se llamen Estivill o González o de cualquier otro nombre.

Te puede interesar:

Galería de imágenes Estivill o González: ¿qué método es más apropiado para dormir niños?

Embarazo10.com

También te puede interesar