Cómo hacer una mascarilla facial casera

Si has probado mascarillas comerciales de buena calidad es más que probable que hayas quedado encantado/a. También son muchas las personas que optan por hacerse sus propios cosméticos. Te vamos a hablar sobre cómo hacer una mascarilla facial casera. Antes de continuar, debo decirte que aunque los remedios caseros están muy bien, en realidad, hay […]
Embarazo10.com

Si has probado mascarillas comerciales de buena calidad es más que probable que hayas quedado encantado/a. También son muchas las personas que optan por hacerse sus propios cosméticos. Te vamos a hablar sobre cómo hacer una mascarilla facial casera.

Antes de continuar, debo decirte que aunque los remedios caseros están muy bien, en realidad, hay una alternativa mejor que posiblemente te gusta más: la mascarilla de vitamina C de Nezeni Cosmetics. Pero sobre eso te hablaré al final del todo.

No queremos complicarte demasiado las cosas, por eso vamos a darte una receta para que hagas tu mascarilla facial casera con ingredientes fáciles de encontrar. Será una mascarilla que se adaptará a todo tipo de pieles.

Es cierto que cada tipo de piel tiene unas características únicas y que dependiendo de ello, necesitará unos cuidados u otros. Pero también hay cosméticos que son aptos para todo tipo de dermis, incluso las más sensibles, ¿verdad? Pues eso es lo que vas a conseguir con tu mascarilla casera.

De cualquier modo, la receta que te vamos a dar será respetuosa con tu tipo de dermis y te ayudará a que recupere su vitalidad y su buen aspecto en general. El objetivo de las mascarillas faciales es limpiar profundamente y mejorar tu aspecto con una piel equilibrada, con menos imperfecciones.

También, gracias a la hidratación y nutrición que aportan, también te ayudarán a revertir los signos del envejecimiento, e incluso a revertirlos.

Ventajas de hacer cosmética casera

La cosmética casera no es algo que se haya inventado ahora mismo, lleva siglos con nosotros. Sobre todo estaba en auge en aquellas épocas donde no existían cosméticos o cuando no estaban al alcance de todos.

Las personas, sobre todo las mujeres, debían buscar la manera de conseguir una piel bien cuidada, y por eso, los remedios caseros con ingredientes fáciles de encontrar y baratos, eran su mejor aliado. Ellas fabricaban sus cosméticos con ingredientes naturales que tenían en casa.

Después, con el paso de los años y la industrialización de la sociedad, empezaron a aparecer empresas que fabricaban cosméticos en masa… pero comenzaron a usar químicos e ingredientes irritantes que hacían daño a las personas tanto a corto como a largo plazo.

Aunque el daño que causaban no solo era en la salud dérmica, nuestro planeta también comenzó a verse muy resentido. Por todo esto, cada vez son más las personas que quieren volver a los cosméticos caseros… y muchos de ellos presumen de resultados excelentes.

Es por esto que nunca está de más conocer las ventajas de estos productos que se pueden hacer en casa con tus propias manos. Veamos los más importantes:

  • Ingredientes naturales de calidad. Sabrás en todo momento los ingredientes que lleva tu cosmético, sin sorpresas. Sabrás que no te harán daño y en el caso que algún ingrediente no te funcione, solo tienes que cambiarlo por otro teniendo en cuenta tu tipo de dermis o los objetivos que quieres conseguir con el producto.
  • Cuidado del planeta. Al ser ingredientes naturales y no hacerlo en una fábrica, no estarás afectando al medio ambiente. Por eso, siempre es mejor utilizar cosmética natural. Nuestro planeta es nuestro hogar.
  • Ahorras dinero. Al hacerlo en casa estarás ahorrando dinero porque son ingredientes que tienes en casa. En el caos que debas comprar algún ingrediente porque no lo tienes a mano, será mucho más barato que comprar un cosmético en la tienda.

Las necesidades de tu piel

Como te hemos dicho más arriba, cada piel es un mundo. Para poder tener un buen cuidado de tu dermis, es fundamental que reflexiones sobre lo que realmente necesitas para que tu dermis facial tenga un buen cuidado tanto a corto como a largo plazo.

Piensa si tienes la piel normal, grasa o mixta, o incluso si la tienes sensible o muy delicada. Esto es necesario tenerlo presente porque solo así serás capaz de saber escoger los ingredientes que se adapten a ti.

Por ejemplo, si tienes la piel seca, los aceites o la manteca te irá bien, si la tienes mixta o grasa, el limón puede ser un buen ingrediente o si la tienes sensible, no puede faltarte la glicerina o antiinflamatorios.

Es importante que valores los ingredientes que incorporarás en tu receta y sobre todo, ser consciente que si tienes que cambiar uno por otro, no pasa nada. Lo que importa es que puedas hacerlo libremente hasta conseguir la receta perfecta y personalizada para ti.

Los productos naturales te cuidan

Desgraciadamente existen muchos productos comerciales que están llenos de irritantes y químicos perjudiciales para ti. Las empresas los venden como cosméticos maravillosos que te mejorarán la piel mejor que cualquier otro cosmético.

Por eso, es necesario tener un pensamiento crítico y no dejarse llevar por las apariencias o las publicidades agresivas que existen alrededor de estos productos. Los químicos de estos cosméticos te hacen daño sin que te des cuenta.

Es necesario que siempre que compres un cosmético lo hagas a sabiendas de que es fundamental de que sus ingredientes sean todos naturales y que no contengan químicos de ningún tipo.

En este sentido, tiene lógica que la cosmética casera y natural esté en auge ya que es una forma de asegurarte de que tu dermis recibe buenos cuidados con ingredientes saludables para tu cuidado dérmico.

Por otra parte, merece la pena recordar que un producto casero siempre tardará más tiempo en hacer efecto que un cosmético, en este caso mascarillas, que estén fabricadas en un laboratorio por expertos en el cuidado dérmico.

Pero la espera merece la pena, porque sabrás que aunque debas ser paciente, estarás cuidando tu dermis mucho mejor que si estuvieses empleando cosméticos con químicos o irritantes en su composición.

Qué debes saber antes de hacer la mascarilla casera

Antes de hacer tu propia mascarilla casera hay algunos aspectos que deberías tener en cuenta. Si bien es cierto que no debes preocuparte por químicos ni irritantes porque todos los ingredientes que emplees serán 100% naturales, también es verdad que hay otras cosas que sí debes pensar.

Cantidad de sustancia

No hagas mucha cantidad de sustancia. Siendo consciente de que una mascarilla se debe utilizar una o dos veces por semana únicamente (y nunca el mismo día en que exfolies tu rostro), deberás hacer la cantidad necesaria para dos aplicaciones en una semana.

La siguiente semana deberás volver a realizar la mascarilla. Y así siempre que quieras utilizar este producto en tu rostro. Puede parecer un poco engorroso, pero si te gusta la cosmética natural, merece la pena.

Es posible que al principio hagas la cantidad un poco con “ensayo y error”, pero en cuestión de dos semanas, ya serás capaz de hacer la cantidad que necesitas para ti.

Guárdalo en la nevera

Al ser un producto totalmente natural, sin conservantes, debes saber cómo conservarlo para que te dure más tiempo. Lo ideal es que cuando hagas el cosmético lo guardes en la nevera. De esta manera te durará por lo menos la semana entera que debes usarla.

En el caso que dentro de estos 7 días notes que la textura, el color, el olor o que la consistencia cambia… entonces, no uses ese producto casero. Lo mejor es que lo deseches y vuelvas a realizar la mascarilla.

Sigue un orden

Como te hemos dicho más arriba, deberás usarla solo dos veces por semana, en ningún caso debes hacerlo todos los días. Pero dentro de estos dos días, es fundamental que sepas cuándo aplicarla dentro de tus rutinas de limpieza y cuidado facial. Toma nota:

  1. Limpiador facial  (todos los días, mañana y noche)
  2. Exfoliante (dos veces por semana, mañana o noche)
  3. Mascarilla (dos veces por semana, mañana o noche y que no coincida con la exfoliación)
  4. Tónico facial (todos los días, mañana y noche)
  5. Contorno de ojos (todos los días, mañana y noche)
  6. Sérum facial (todos los días, mañana y noche)
  7. Crema hidratante (todos los días, mañana y noche)
  8. Protector solar (solo durante el día cuando vayas a estar expuesto a los rayos del Sol)

Con este listado ya sabes el orden que debes seguir no solo para la aplicación de la mascarilla, si no también para toda tu rutina. ¡Ya sabes cuáles son los pasos a seguir!

Lee más: Las 5 mejores mascarillas con arcilla blanca 

Receta para hacer tu mascarilla facial

Toma nota para que puedas buscar los ingredientes que necesitas para hacer tu receta casera.

Qué necesitas

  • 2 remolachas naturales
  • 2 vasos de agua
  • 3 cucharadas de avena en polvo
  • 1 clara de huevo o medio limón exprimido (solo si tienes la piel mixta o grasa)
  • 1 yogur natural
  • 1 bol medidor
  • 1 tarro con tapa
  • 1 cuchara de madera
  • 1 batidora

Todos estos ingredientes te ayudarán a tener un cosmético natural que te ayude a potenciar la producción natural de colágeno y elastina. Son antioxidantes y además mantendrás el cutis bien protegido.

También tendrás una hidratación, nutrición y limpieza de poros excelente.

Proceso de preparación

Cuando tengas todos los ingredientes a mano, échalos por orden del listado en un bol medidor. Coge la batidora y tritúralos todos hasta que tengas una pasta homogénea. Después guarda la sustancia en el tarro con tapa y mételo en la nevera, ¡es así de fácil!

En el caso que veas que la mascarilla tiene una textura demasiado ligera o poca consistencia, puedes añadir un poco más de avena en polvo hasta que ecuestres la textura deseada.

Alternativa mejor: Nezeni Mascarilla Vitamina C Rostro

No podemos acabar este artículo sin recomendarte una alternativa mejor que te ahorrará tiempo y te dará resultados excelentes desde la primera aplicación. Nos referimos a la mascarilla con vitamina C de Nezeni Cosmetics.

Es un producto que tiene ingredientes totalmente naturales, no encontrarás parabenos y ni un solo químico entre sus componentes y lo que es mejor… ¡es apto para todo tipo de pieles! Incluso si tienes la dermis muy sensible.

Los efectos podrás notarlos desde la primera aplicación y verás cómo tu rostro tiene un aspecto más saludable, más joven, terso, firme… porque además de limpiar, también cuida, protege, rejuvenece, te aporta nutrientes y te ayuda a tener un rostro sin imperfecciones y equilibrado, ¿qué más se puede pedir?

Aunque ahora ya sabes cómo hacer una mascarilla facial casera y puedes ponerte manos a la obra lo antes posible… Si pruebas la mascarilla que te hemos recomendado, te aseguro que te olvidarás de todas las marcas y de los remedios caseros, ¡te merecerá la pena!

También te puede interesar