Escrito por

Toxoplasmosis: qué es, síntomas, cómo se puede contagiar (causas) y tratamiento

La toxoplasmosis es una enfermedad que todos podemos padecer aunque no desarrollar o no tener síntomas de modo que no nos afecta, aunque en el caso de las mujeres embarazadas puede ser un verdadero riesgo de modo que hemos de saber exactamente de qué se trata, cómo nos puede afectar en nuestro embarazo y como curarla.

Este es un post dedicado a una enfermedad que muchas veces se pasa por alto pero es realmente importante en las mujeres que están esperando un bebé. Os hablamos a continuación de la Toxoplasmosis: qué es, síntomas, cómo se puede contagiar (causas) y tratamiento.

Qué es la toxoplasmosis

La toxoplasmosis es una infección causada por un parásito unicelular llamado Toxoplasma gondii. La infección se adquiere más comúnmente por contacto con gatos y sus heces o con carne cruda o poco cocida debido a que el parásito suele estar en los intestinos de Puedes algunos animales, incluidos gatos y cerdos.

Toxoplasmosis que es

Es una enfermedad relativamente fácil de contraer, dado que entre otras cosas, apenas da síntomas cuando nuestro sistema inmunológico es saludable generalmente evita que el parásito cause enfermedades.

La infección puede causar la formación de quistes en el cuerpo, generalmente en el cerebro y los músculos, incluido el corazón. Pero si su sistema inmunológico está sano, no es probable que te cause ningún problema, y puedes tener toxoplasmosis sin saberlo.

Causas de la toxoplasmosis

En cuanto a las causas de acabar padeciendo toxoplasmosis, ya hemos mencionado que puede deberse debido a comer carne cruda o tocar heces de gato, pero podemos encontrar otras tal y como os enumeramos a continuación.

  • Comer carne poco cocida y contaminada (especialmente cerdo, cordero y venado).
  • Ingestión accidental de carne contaminada poco cocida después de manipularla y no lavarse bien las manos (el Toxoplasma no se puede absorber a través de la piel intacta).
  • Comer alimentos contaminados con cuchillos, utensilios, tablas de cortar y otros alimentos que han estado en contacto con carne cruda contaminada.
  • Beber agua potable contaminada con Toxoplasma gondii .
  • El haber ingerido accidentalmente el parásito a través del contacto con las heces de los gatos que contienen Toxoplasma. Esto podría suceder por haber tocado por ejemplo la caja de arena del gato donde han habido heces infectadas, o por tocar cualquier elemento relacionado con el gato que haya estado también en contacto con sus heces
  • Por ingerir accidentalmente tierra contaminada (p. ej., no lavarse las manos después de trabajar en el jardín o comer frutas o verduras sin lavar de un jardín)
  • Transmisión de madre a hijo (congénita).
  • Recibir un trasplante de un órgano infectado o sangre infectada por transfusión, aunque esta causa es bastante raro.
Toxoplasmosis causas sintomas

Toxoplasmosis en el embarazo

La toxoplasmosis no parece una enfermedad grave, pero sí que puede afectarnos si estamos embarazadas, porque ya hemos visto que una de las causas es que la enfermedad se transmita de madres a hijos, y estos pueden acabar teniendo problemas cosniderables al nacer, relacionados por ejemplo con la visión o incluso sufrir daños cerebrales graves.

Por ello para salir de dudas, si estás embarazada puedes solicitar a tu médico que te hagan una prueba o analítica con el fin de saber si tienes el virus Toxoplasma gondii. Si la prueba es positiva, significa que ya ha sido infectado en algún momento de tu vida. Por lo general, hay poca necesidad de preocuparse por transmitir la infección a su bebé aunque existe un riesgo. Si la prueba es negativa, tome las precauciones necesarias para evitar la infección (que vamos a ver más adelante).

Si tienes un sistema inmune debilitado, pregúntale a tu médico si te harán análisis de sangre para detectar Toxoplasma . Si la prueba es positiva, tu médico puede indicarte si necesita tomar un medicamento y cuándo debe hacerlo para evitar que la infección se reactive. Si la prueba es negativa, significa que debe tomar precauciones para evitar la infección. (las vemos más abajo).

Síntomas de la toxoplasmosis

Los síntomas de la infección pueden variar de modo que una persona sana que contraiga la enfermedad apenas notará nada, mientras que otras notarán un resfriado.

Estos son los síntomas y signos más significativos de la toxoplasmosis:

  • Como ya he mencionado, la mayoría de las personas que se infectan con Toxoplasma gondii no lo saben.
  • Algunas personas que tienen toxoplasmosis pueden sentirse como si tuvieran la “gripe” con ganglios linfáticos inflamados o dolores musculares y dolores que duran un mes o más.
  • La toxoplasmosis grave, que causa daño al cerebro, a los ojos u otros órganos, puede desarrollarse a partir de una infección aguda por Toxoplasma o una que se había producido anteriormente en la vida y ahora se reactiva. Los casos severos son más probables en personas que tienen un sistema inmune débil, aunque de vez en cuando, incluso las personas con un sistema inmunológico saludable pueden experimentar daño ocular por toxoplasmosis.
  • Los signos y síntomas de la toxoplasmosis ocular pueden incluir visión reducida, visión borrosa, dolor (a menudo con luz brillante), enrojecimiento del ojo y, en ocasiones, lagrimeo. Los oftalmólogos a veces recetan medicamentos para tratar la enfermedad activa. Si se recomienda o no la medicación depende del tamaño de la lesión ocular, la ubicación y las características de la lesión (actividad aguda, versus crónica no progresa). Un oftalmólogo brindará la mejor atención para la toxoplasmosis ocular.
  • La mayoría de los bebés que están infectados mientras están en el útero no tienen síntomas al nacer, pero pueden desarrollar síntomas más adelante en la vida. Un pequeño porcentaje de recién nacidos infectados tiene daño ocular o cerebral grave al nacer.
Toxoplasmosis diagnostico tratamiento

Diagnóstico de la toxoplasmosis

Si sospechas que puede tener toxoplasmosis, habla con tu médico y este puede que te solicite hacer uno o más análisis de sangre específicos para detectar la toxoplasmosis. Los resultados de las diferentes pruebas pueden ayudar a tu médico a determinar si tienes una infección por Toxoplasma gondii y si es una infección reciente (aguda).

Tratamiento de la toxoplasmosis

Una vez que te hayan confirmado el diagnóstico de toxoplasmosis, el médico analizará qué tratamiento darte dado que variará en función de cuál sea tu estado de salud en general y como no, si estás embarazada.

En una persona saludable que no está embarazada, el tratamiento generalmente no es necesario. Si los síntomas ocurren, generalmente desaparecen en unas semanas o meses. Para las mujeres embarazadas o las personas que tienen un sistema inmunitario debilitado, hay medicamentos disponibles para tratar la toxoplasmosis.

Toxoplasmosis

Prevención de la toxoplasmosis

Para prevenir la toxoplasmosis lo mejor de todo es asegurarnos que comemos alimentos que estén limpios de bacterias y como no, cocinar bien la carne de modo que reduzcas tus posibilidades de infectarse con Toxoplasma gondii.

Para cocinar la comida a temperatura segura, será bueno utilizar un termómetro para alimentos para medir la temperatura interna de la carne cocida. Dicha temperatura debe ser a partir de 62ºC para las carnes roja o de cerdo y de 74ºC para carnes de ave.

Por otro lado, puedes seguir estos consejos para prevenir la toxoplasmosis:

  • Congela la carne durante varios días a temperaturas bajo cero (0 ° F) antes de cocinar para reducir en gran medida las posibilidades de infección.
  • Pela o lava bien las frutas y verduras antes de comer.
  • No comas ostras, mejillones o almejas crudas o poco cocidas (estos pueden estar contaminados con Toxoplasma que se ha lavado en agua de mar).
  • No bebas leche de cabra sin pasteurizar.
  • Lava las tablas de cortar, los platos, los utensilios y las manos con agua caliente y jabón después del contacto con carne cruda, pollo, mariscos o frutas o verduras sin lavar.
  • Usa guantes cuando trabajes en el jardín y durante cualquier contacto con tierra o arena, ya que podría estar contaminado con heces de gatos que contienen Toxoplasma. Lávate las manos con agua y jabón después de trabajar en el jardín o en contacto con tierra o arena.
  • Enseña a los niños la importancia de lavarse las manos para prevenir infecciones.

Si tienes gato en casa y estás embarazada quizás te preguntes si debes dejar de tenerlo. Para nada, tan solo asegúrate que su caja de arena está limpia y libre de bacterias. Para ello cambia la arena cada día ya que el parásito Toxoplasma no se vuelve infeccioso de 1 a 5 días después de verterlo en las heces de un gato.

Si estás embarazada procura no ser tú quien cambie la arena, pero si no hay nadie más para hacerlo, utiliza guantes desechables y lavate las manos con agua y jabón después.

Artículo de interés:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos