¿Por qué es importante lavarse la cara dos veces al día?

Es necesario que todas las personas del mundo, tanto hombres como mujeres, sepan la importancia que tiene la limpieza facial. Pero no debe ser solo una vez al día, debe limpiarse dos veces. Aunque, ¿por qué es importante lavarse la cara dos veces al día? Sobre todo esto vamos a hablarte en este artículo, porque […]

Es necesario que todas las personas del mundo, tanto hombres como mujeres, sepan la importancia que tiene la limpieza facial. Pero no debe ser solo una vez al día, debe limpiarse dos veces. Aunque, ¿por qué es importante lavarse la cara dos veces al día?

Sobre todo esto vamos a hablarte en este artículo, porque es fundamental que entiendas que la limpieza facial es una obligación para mantener tu rostro saludable todo el tiempo. Además que te ayudará a mantenerlo joven por más tiempo.

Tendrás un cutis más suave, liso, con menos imperfecciones y una piel radiante. Quizá cuando ves a alguien con una piel bonita piensas que tiene suerte, que su genética es la causante.

Pero en lugar de pensar en eso, piensa que quizá esa persona lo que haces es mantener unas buenas rutinas de limpieza facial cada día, y lo que es más importante: es constante en ellas.

O también es probable que pienses que esa persona tiene mucho dinero y que se lo gasta en tratamientos faciales para tener esa tez tan increíble. Nada más lejos de la realidad. La limpieza facial diaria no supone un gasto enorme ni mucho menos.

Tener un cutis bien cuidado es más fácil de lo que te imaginas, porque si lo limpias en profundidad también estarás cuidándolo para que tu piel se mantenga sana. Es por esto que resulta tan importante lavar tu rostro dos veces al día, ¡por la mañana y por la noche!

Para poder hacerlo correctamente también es fundamental que escojas los productos correctos, que se adapten a tu piel y a tus necesidades dérmicas. No vale la pena que escojas cualquier limpiador, debes escoger aquellos que realmente merecen la pena. ¿Y cuáles son?

Son aquellos que contienen ingredientes naturales, que no contienen parabenos, ni ningún químico o irritante que pueda perjudicar tu cuidado dérmico.

Si te maquillas y no eliminas bien los restos por la noche, si te levantas por la mañana y no eliminas el sebo que ha expulsado tu rostro, es más que probable que tu dermis se afecte negativamente.

Y es que las consecuencias de no limpiar bien tu rostro son más negativas de lo que te piensas. Tendrías acné, más sebo, arrugas, manchas dérmicas, rojeces, piel inflamada, envejecimiento prematuro… ¡y ninguna de estas consecuencias serán de tu agradan si te ocurren!

La importancia de la limpieza facial

Debes saber que la limpieza facial es la base de toda belleza, tanto femenina como masculina. Todo el mundo quiere tener un rostro bonito, y es normal… ¡es lo primero que enseñamos al mundo!

Así que deja de pensar que necesitas una genética asombrosa o mucho dinero para tratamientos, porque lo único que necesitas es constancia y escoger los productos necesarios (que no tienen por qué ser caros si escoges bien).

La base de una auténtica belleza siempre radica en la limpieza facial constante, ¡es así de simple! Por eso, tienes que dejar de lado la pereza y comenzar a pensar en qué es lo mejor para tu salud dérmica.

Aunque llegues a la noche cansado/a y no tengas ganas de desmaquillarte o te levantes con prisas porque llegas tarde al trabajo, ha llegado el momento de que te priorices y busques ese momento necesario para tu cuidado facial.

Si no lo haces, tu piel no podrá regenerarse y por lo tanto, comenzarás a sentir esas consecuencias nada agradables para tu piel.

Quizá pienses que en otras circunstancias sí te has limpiado el rostro, con agua y jabón y a veces con limpiadores pero, contesta estas preguntas de manera sincera:

  • ¿Eran los productos adecuados para ti?
  • ¿Has sido realmente constante en tus rutinas de limpieza facial?
  • ¿Priorizas tu limpieza facial en tus rutinas diarias para cuidar tu rostro?

Si tus respuestas son negativas, entonces es necesario que te des cuenta de la importancia de lavar la cara dos veces al día y usar los productos correctos. Por ejemplo, haciendo una doble limpieza facial y asegurarte de este modo, que tienes la dermis limpia en profundidad.

Cuando limpias tu rostro en profundidad estarás acabando con todas las impurezas y suciedad que se ha ido acumulando en tu cara, sin darle la oportunidad de que tu rostro se obstruya y se acabe apagando.

En ocasiones también es posible que no encuentres resultados porque pienses que son los productos que no son de la calidad que requiere tu cutis. Pero también cabe la posibilidad de que estés haciendo algo mal en tus rutinas de limpieza.

Algo mal como no ser constante y no limpiar tu rostro de la forma correcta… o dejarte llevar por la pereza más de una y dos veces en la semana. Pero la realidad es que no puedes dejar de limpiar tu rostro ni un solo día en la semana.

Lee más: Cómo hacer un limpiador facial casero

Ha llegado el momento de hacer las cosas bien

Sí, ya ha llegado el momento del cambio si no lo habías hecho antes. Te habrás dado cuenta de la importancia que tiene el cuidado de la salud de tu piel. Si quieres que se mantenga en buen estado entonces, tienes que poner de tu parte.

No tienes que ver esto como una obligación que es cansado o que de algún modo te va a quitar tiempo… en realidad es una inversión a corto, medio y largo plazo de la salud de tu piel. Cuando lo hagas de manera constante, entonces al ver los resultados verás que merece la pena.

La sensación de tener un cutis bien cuidado es necesario para tener un buen equilibrio emocional y es tan sencillo como hacerlo bien. Cambia tus pensamientos y tus rutinas también cambiarán… a mejor.

No todas las dermis necesitan lo mismo, así que comienza a reflexionar sobre lo que necesitas para que tu piel no sufra innecesariamente. Tienes que comprometerte contigo mismo/a y cambiar la actitud para tu cuidado dérmico.

Si te limpias la cara dos veces al día conseguirás hacerlo de forma eficaz y revertir las consecuencias negativas que has ido sufriendo a lo largo del paso del tiempo cuando no te limpiabas el rostro como debía ser.

Lavarse el rostro mañana y noche

Con dos veces al día es necesario, porque hacerlo más veces puede ser contraproducente. Si lo haces más veces sería posible que tu barrera protectora de la piel desapareciera y dejase a tu dermis expuesta a factores agresivos que empeoren tu salud dérmica.

Si tienes maquillaje es ideal que hagas una doble limpieza facial con un desmaquillante y luego con agua micelar, por ejemplo. Pero si no tienes maquillaje, igualmente la limpieza facial debes hacerla.

No solo te obstruye el rostro el maquillaje, si no que la contaminación o la suciedad diaria también te causarán problemas dérmicos.

Como te hemos estado diciendo a lo largo del artículo, la frecuencia ideal son dos veces al día, por la mañana y por la noche, pero más no porque podría ser contraproducente.

  • Por la mañana. Al despertar, cuando te limpias el rostro estarás acabando con las impurezas que tu propio rostro ha ido expulsando durante la noche. También estarás exfoliando la piel y acabado con las células muertas, así como el sebo de más, el sudor, los restos de suciedad, etc.
  • Por la noche. Tanto si te maquillas como si no, es fundamental limpiar el rostro para evitar que la suciedad obstruya tu dermis y que no le deje respira ni regenerarse mientras duermes.

Además, cuando limpias tu rostro, estarás preparándolo para que esté más receptivo a otros tratamientos faciales cosméticos que quieras emplear (también dos veces al día), como el uso de sérums, contornos de ojos o cremas faciales.

Por lo tanto, mañana y noche siempre serán los mejores momentos. Aunque por supuesto, si eres una persona deportista, puedes hacer una excepción y limpiar tu rostro tres veces… porque cuando acabas de hacer deporte también es un buen momento para eliminar las impurezas que hayas podido acumular.

Así, teniendo en cuenta los momentos más idóneos para limpiar el rostro, podrás acabar con todas las partículas contaminantes que se han acumulado en tu rostro. Lo ideal es que lleves a cabo la rutina facial completa.

Busca mínimo dos momentos al día para cuidarte y para que te dediques unos minutos. Serán tus minutos de cuidado personal, de mimarte, de tratarte bien. Te podemos asegurar que será algo que te hará sentir bien. Te sentirás más cómodo/a contigo mismo/a y podrás organizar tu estilo de vida para conseguirlo.

Solo tienes que buscar esos huecos tanto al despertar por la mañana como antes de ir a dormir. Si es necesario, pon el despertador un poco antes por la mañana y así seguro que encontrarás todo el tiempo que necesitas para no poner excusas y poder mantener tu rostro saludable por más tiempo.

Ahora que ya te hemos contestado a la pregunta: ¿por qué es importante lavarse la cara dos veces al día? Ya no tienes excusas, ha llegado el momento de que te preocupes más por tu salud dérmica y encontrar el momento oportuno para hacerlo y obtener resultados adecuados para ti.

También te puede interesar