Escrito por

La vida de tu bebé desde los 3 hasta los 6 meses

A partir del tercer mes de vida, nuestro bebé nos descubre un mundo totalmente diferente al conocido hasta ese momento, ¿quieres saber qué toca ahora?

 

Después de los primeros tres meses, de ver cómo nuestro bebé cambia día a día y cómo nuestra vida cambia al compás de la suya y de pensar que ya hemos visto lo más sorprendente; aun nos queda por ver lo más impresionante. 

En el cuarto mes


El cambio que nuestro bebé da al pasar de los tres primeros meses nos dejará sin palabras. Mientras que antes era capaz de levantar la cabeza y mantener el cuello recto, ahora veremos como nuestro bebé es capaz de, tumbado boca abajo, apoyarse en los codos  y levantar el tronco y la cabeza hasta los 90º.

Veremos como nuestro bebé logra apoyar la pelvis, mientras que reposa la planta de los pies y, tumbado bocarriba, disfruta manipulando objetos que estimulan sus sentidos, aunque a menudo los pierde.

El bebé empieza a adquirir mayor coordinación óculo-manual, que le permite acercarse a agarrar objetos, aunque aún con relativo éxito.

A los cinco meses

El quinto mes es el mes de explorar, por lo que nuestro bebé se convertirá en un pequeño explorador que querrá conocer todo lo que tiene a su alrededor, llevándoselo para ello a la boca. Además, veremos como apoyado sobre la espalda, hace movimientos de pedaleo, explora su cuerpo y disfruta jugando con pies y manos.

A partir de ahora, cada vez que queramos cogerlo para sentarlo, por ejemplo, el bebé nos colaborará en el movimiento.

A los seis meses

En los seis meses de su vida, el bebé se eleva sobre sus manos en posición ventral, apoyando firmemente las palmas; siendo capaz de jugar, manipular objetos y jugar sin tener por qué cambiar de posición. Además, es capaz de sostener, sin problemas, un objeto en cada mano.

Manteniéndolo de pie, el bebé consigue saltar y agacharse sobre las piernas, es el estado llamado”el saltador”. Lógicamente cada niño posee unas capacidades y un ritmo de desarrollo propio, y no debemos preocuparnos si el desarrollo de nuestro bebé no se corresponde exactamente con las pautas comentadas, con paciencia, una correcta estimulación y lo más importante, mucho amor, el niño desarrollará todas sus capacidades.