La vacuna de Bexsero: toda la información

El meningicoco es un microbio, concretamente una bacteria, que puede causar infecciones poco frecuentes pero que se caracterizan por ser potencialmente graves, como por ejemplo podría ser el caso de la meningitis y la sepsis, que pueden ocasionar graves secuelas o incluso provocar la muerte en aproximadamente 1 de cada 10 casos. Por tanto, la […]

El meningicoco es un microbio, concretamente una bacteria, que puede causar infecciones poco frecuentes pero que se caracterizan por ser potencialmente graves, como por ejemplo podría ser el caso de la meningitis y la sepsis, que pueden ocasionar graves secuelas o incluso provocar la muerte en aproximadamente 1 de cada 10 casos. Por tanto, la vacunación contra este tipo de microbio es de vital importancia. En este sentido destaca la vacuna Bexsero, al convertirse en una de las vacunas específicas para prevenir la meningitis B. ¿Qué debes saber sobre ella?.

Vacuna Bexsero

El meningicoco es un microbio que vive durante algunas temporadas tanto en la nariz como en la garganta de adolescentes y jóvenes sanos sin producir ningún tipo de daño ni síntoma relacionado. Es, lo que se conoce médicamente, como “portadores asintomáticos”.

Sin embargo, aunque este microbio puede infectar a cualquier edad, y por tanto causar síntomas relacionados con la infección, la realidad es que los casos son mucho más frecuentes en niños pequeños, y también en adolescentes.

¿Qué es el meningicoco?

Como te comentábamos, el meningicoco es una bacteria (microbio) cuya infección en niños pequeños y adolescentes puede convertirse en peligrosa, puesto que puede complicarse y ocasionar meningitis y sepsis.

Existen distintas familias de meningicocos, aunque en nuestro país la más común es el meningicoco del grupo B, pero también se observa en los últimos años un incremento de casos de los serogrupos W e Y. Antaño, el meningicoco C eran también común, aunque es cierto que en la actualidad se encuentra controlada gracias a la vacunación.

En caso de producirse una infección por meningicoco B, es posible tratarla con antibióticos. No obstante, en muchas ocasiones es una infección que tiende a avanzar rápidamente, por lo que el tratamiento médico puede no resultar del todo eficaz. De ahí que la mejor prevención sea la vacunación. Y es aquí donde nos encontramos con Bexsero.

¿Qué es Bexsero?

Bexsero es una de las vacunas que existen para prevenir la meningitis B, una enfermedad, es cierto, poco probable desde un punto de vista estadístico (de acuerdo a los casos que se han dado en los últimos años), pero grave cuando la infección y la enfermedad se produce.

De acuerdo a la Asociación Española de Pediatría, en el año 2013 se registraron entre 400 a 600 casos de meningitis B, de los cuales entre un 20 a un 30 por ciento pueden quedar con secuelas graves (sordera, retraso mental y convulsiones), y uno de cada diez se consideraría insalvable.

Vacunación de Bexsero

¿Cuándo se administra?

De acuerdo a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), la vacuna se empieza a administrar a los 2 meses de edad, aunque en definitiva puede ponerse a cualquier edad (por ejemplo, en aquellos niños más mayores que no la tienen puesta, pero cuya protección frente a la infección es imprescindible). Eso sí, la primera dosis no se aconseja hacerla antes de los 2 meses de edad.

Si se empieza con su administración a los 2 o 3 meses de edad, el número total de dosis es de 4, con 3 dosis de inmunización primaria y una dosis de refuerzo entre los 12 a 15 meses de edad (o, bien, al menos 6 meses después de la última dosis de inmunización primaria). Por otro lado, es necesario un período de un mes entre cada dosis primaria.

En caso de que se comience entre los 3 a 5 meses, el número de dosis será de 3: 1 dosis primaria cada 2 meses (2 en total), y una dosis de refuerzo entre los 12 a los 15 meses de edad.

En caso de lactantes de 6 a 11 meses, el número total de dosis serán igualmente 3: 2 dosis de inmunización primaria (con un intervalo mínimo de 2 meses entre ambas), y una dosis de refuerzo en el segundo año de vida.

En caso de lactantes de 12 a 23 meses, el número total de dosis es de 3: 2 dosis de inmunización primaria (con intervalo mínimo de 2 meses entre ambas), y una dosis de refuerzo con un intervalo de entre 12 a 23 meses entre la dosis de refuerzo y la de primovacunación.

Por otro lado, en niños de 2 a 10 años de edad, adolescentes y adultos, la inmunización primaria tendrá 2 dosis, no existiendo en esta ocasión dosis de refuerzo. Eso sí, es necesario que entre una dosis y otra haya al menos 1 mes de intervalo.

También te puede interesar