Escrito por

La sonrisa del bebé en su primer trimestre

A pesar de que muchos investigadores coinciden en que se trata de un reflejo y que es totalmente involuntario, la sonrisa con la que te obsequia tu hijo al poco de nacer es una de esas cosas por las que merece la pena emocionarse. Es indudable que durante el primer mes de vida, la capacidad visual y la conciencia social del bebé son excesivamente limitadas, pero eso no impide disfrutar de su sonrisa.

127965225_93868b7518.jpgAdemás, de la misma manera que cuando un niño llora está demostrando incomodidad, una sonrisa puede significar tranquilidad y bienestar. La curvatura de sus labios, junto con la relajación plácida de sus músculos, es uno de los primeros regalos del nuevo miembro de la familia, y merece tratarse como tal. Con ella el pequeño va creando lazos con su entorno, especialmente con quien lo alimenta y lo cuida, lo besa, lo mima y lo acaricia.

Lo importante consiste, como progenitores, en ser capaces de establecer la complicidad que la comunicación con un ser tan pequeño conlleva. Posiblemente el niño ya sonría a los dos meses de nacer, cuando se le mire o se le hable. Por lo general, al final de los primeros tres meses, un adulto ya puede provocarle la risa. Bienvenida sea ésta.

Imagen: Flickr