Escrito por

La presión sanguínea alta y sobrepeso en los niños, da pistas para su futuro.

Las personas que tienen la presión arterial elevada en la infancia son también propensos a la hipertensión en la edad adulta, dicen los investigadores que analizaron datos de 50 estudios realizados en más de cuatro décadas y en diferentes países.

“Nuestra meta en el análisis refuerza la idea de que la presión arterial, da pistas desde la infancia hasta la edad adulta y que la presión arterial elevada en la infancia, pueda ayudar a predecir y tratar la hipertensión en la adultez”, según el co-autor del estudio, Dr Youfa Wang, profesor asociado de salud internacional y la epidemiología en el Centro para la Nutrición, Departamento de Salud Internacional, Escuela Bloomberg de Salud Pública en la Universidad Johns Hopkins.

El principal hallazgo de nuestro estudio es que hay grandes variaciones en el grado de seguimiento de la presión arterial entre la niñez y la edad adulta, indicado en anteriores estudios, mientras que nuestro análisis conjunto los resultados obtenidos muestran un moderado seguimiento,” dijo Wang.

“Entre los varios factores que hemos examinado, los dos factores más importantes que afectan el grado de seguimiento son; la edad de los niños cuando tenían su presión arterial y la medición de la duración del seguimiento”.

Wang y sus colegas dijeron que los niños y las niñas con presión arterial alta es probable que tengan hipertensión cuando sean adultos. La evidencia también sugiere una fuerte asociación entre el sobrepeso en la infancia y la presión sanguínea alta.

Hay una fuerte asociación entre la presión arterial alta en los adolescentes cuando se convierten en adultos, en comparación con la presión arterial en los niños más pequeños, dijo Wang.

“La detección precoz y la intervención es importante para la superación de la hipertensión a futuro,” dijo Wang. “Modificaciones en el estilo de vida es lo mas adecuado, en lugar de la medicación, para ayudar a los jóvenes a controlar su presión arterial elevada, llevándola a un nivel deseable.

La dieta y el ejercicio adecuado también pueden ayudar a reducir los riesgos, de desarrollar muchas otras enfermedades crónicas como la obesidad, la diabetes tipo 2 , Síndrome metabólico y las enfermedades cardiovasculares “, el estudio fue publicado en la revista Circulation.

Via| US.N

Image: flickr