Escrito por Tendenzias

La opción más segura para que tus hijos naden en la playa y en la piscina

Como viene pasando con cada generación, las actualizaciones de los elementos de seguridad nos dejan con cara de circunstancias. Y a las pruebas nos remitimos, en este caso, con los elementos de seguridad para que los niños naden en playas y piscinas.

De toda la vida, como se suele decir, flotadores y manguitos han sido, junto al flotador de espalda, los elementos más utilizados. Pues bien, de toda la vida, como se suele decir, lo hemos hecho mal. De hecho, cada vez se ven menos elementos hinchables en los niños que se van a bañar, por el peligro que conllevan. Incluso algunos han sido prohibidos.

Flotadores y manguitos: mal

En el caso de los flotadores, su uso habitual durante años ha hecho que muchos padres se confíen y dejen a los niños solos. El error está en que con un movimiento brusco, el peque se puede dar la vuelta y quedarse boca a abajo, con la imposibilidad de voltear por culpa del flotador. Esto es más habitual de lo que parece, aunque suele venir acompañado de una rápida reacción de los padres.

Con respecto a los manguitos, para empezar, algunos llegan a cortar la circulación del brazo. Otros se pinchan con facilidad. Incluso algunos impiden el movimiento natural del peque, impidiéndole salir a flote, en caso de hundir la cabeza. Mejor obviarlos. A menos que queramos que nuestros niños tengan los brazos atrofiados. No vale la pena.

Otras opciones: bien

En tal caso, ¿cuál es la opción más segura para que tus hijos naden en la playa y en la piscina? Las alternativas son cada vez más y más seguras. Los elementos 2.0 han llegado para quedarse, aunque la estrella, sin lugar a dudas, es el churro. No sólo les sostiene, sino que les ayuda a aprender o mejorar sus artes natatorias. Obviamente, al igual que deberíamos hacer con flotadores y manguitos, hay que estar controlando cada movimiento.

Otro elemento que empieza a arrasar son los bañadores con flotadores integrados. Una pasada. Les dejan libres las extremidades y en poco tiempo cogen los movimientos para aprender a nadar.

No son los únicos. Los cinturones de tablas de corcho también están arrasando desde hace varios veranos. Son como los ruedines con la bici, que se van quitando según va aprendiendo. Pues igual, pero con tablas. Según vayan mejorando su natación, irán prescindiendo de ellos, pero con libertad casi total de movimientos.

Por último, también te recomendamos los manguitos de poliestireno. Se componen de varias partes, por lo que no dejarán a tu peque al borde de la amputación de brazos. Además, no se pinchan y los puedes ir regulando según vaya necesitando el peque y su tamaño. Muy aconsejables. Eso sí, elijas la opción que elijas, nunca olvides que algún adulto debe acompañarles siempre mientras estén en el agua. Nada de confianzas.

También te puede interesar:

Embarazo10.com

Newsletter