Escrito por

La increíble historia de Jamie, un bebé que volvió a la vida gracias a un abrazo

Esta es la bonita y casi milagrosa historia de Jamie un bebé nacido en 2010 y al que dieron por muerto pero que logró salvar su vida gracias al contacto con la piel de sus padres a través del abrazo de estos. Una historia narrada en un vídeo que ya se ha convertido en uno de los videos virales del año y que no podéis perderos. A continuación en Embarazo10,  La increíble historia de Jamie, un bebé que volvió a la vida gracias a un abrazo.

increible-historia-de-jamie-un-bebe-que-volvio-a-la-vida-gracias-a-un-abrazo

 La increíble historia de Jamie, un bebé que volvió a la vida gracias a un abrazo

la-increible-historia-de-jamie-un-bebe-que-volvio-a-la-vida-gracias-a-un-abrazo-padres-abrazando-al-bebe

El bebé que aparece en el vídeo es Jamie, protagonista de una de las historias más increíbles de cuantas puedan encontrarse en la red. Jamie nació en 2010 junto a su hermana melliza Emily. La pequeña nació sin problemas pero Jamie no consiguió superar el parto (de tan solo 26 semanas) y acabó muriendo o al menos eso es lo que dijo el médico que asistió a la madre, Kate, y a su marido David.

Los mellizos fueron prematuros y tras la intervención el médico preguntó a los padres el nombre de su hijo para decirles como este no había conseguido sobrevivir al parto. Tras el impacto inicial de saber que habían perdido a su bebé, Kate y David lo cogieron y le abrazaron durante un rato, cuando de repente notaron que el pequeño se movía. “Lo sentí moverse como si se hubiera sobresaltado”.

La pareja comunicó a las matronas que el bebé se movía pero ellas le respondieron que era algo habitual, una reacción automática, y que tan solo indicaba que el pequeño estaba muriéndose por lo que se tenían que despedir de él. Kate no se rindió y siguió abrazando a su bebé hasta que de repente, comenzó a abrir los ojos y a mover las manos.

A partir de la experiencia vivida, Kate Ogg ha iniciado una lucha para que la sanidad fomente la ‘técnica canguro’ (que debe su nombre al modo en el que las hembras de canguro llevan a sus crías en la barriga), que consiste en el contacto piel con piel de madre e hijo y que permite transmitir al bebé calor, estimularlo y alimentarlo. Hoy en días gracias a esta tecnica, que Kate ni tan siquiera era consciente de que existía, Jamie ha podido cumplir cinco años.