Escrito por

La dieta de la embarazada puede provocar obesidad en sus hijos

Según una nueva investigación realizada en ratas, aquellas madres que siguieron durante el embarazo y la lactancia una dieta rica en grasas saturadas, tuvieron hijos más gordos que las madres que siguieron una dieta normal. La alimentación insana tuvo consecuencias incluso después de que las madres abandonaran la dieta perniciosa. Parece ser que tiene relación con la producción de insulina.

1641822027_7097c18f74.jpgLas condiciones nutricionales durante el embarazo tienen un papel importante en las interacciones metabólicas y hormonales entre el cuerpo de la madre, la placenta y el feto. Se ha demostrado que el contenido graso de los cuerpos de los hijos aumenta cuando la madre se ha alimentado con una dieta rica en grasas saturadas, y se puede observar en la expresión genética de los adipocitos.

Pero no todo está perdido, también se ha visto cómo si a las jóvenes ratas que habían nacido de madres con dietas grasas, se les alimenta con dietas normales, los animales comen menos y pesan menos de lo previsible. Es decir, si la dieta es correcta y saludable, aunque genéticamente se esté predispuesto a la obesidad, se puede evitar sufrir el sobrepeso. Por el contrario, si a las ratas nacidas de madres con dieta modificada en grasa (aumentada) se les continúa alimentando con elevadas cantidades de grasas saturadas, presentan una eficiencia metabólica alta. Las mismas ratas aumentan su producción de insulina.

No cabe duda de que las grasas juegan un papel fundamental en el desarrollo fetal, y los cambios en los ácidos grasos de la dieta tienen importantes implicaciones en las etapas prenatal y postnatal.

Vía: ScienceDaily
Imagen: Flickr