Escrito por Tendenzias

10 Juegos populares y tradicionales para niños

A lo largo de los años y gracias al boca a boca y a la cultura popular, numerosos juegos han ido pasando de generación en generación. Muchos de esos juegos hoy en día están u poco olvidados por culpa, sobre todo, de las nuevas tecnologías. Por eso hoy os vamos a hablar de 10 juegos populares y tradicionales para niños, con los que seguro que van a disfrutar igual que disfrutaron sus padres.

Los 10 juegos más populares y tradicionales para niños

Lógicamente, hay muchísimos juegos populares que se jugaban en la calle, pero nosotros hemos querido recordar algunos de los más típicos os que más se jugaban en la calle con los amigos o en el colegio. Vamos allá.

El escondite

¿Quién no ha jugado alguna vez al escondite? Un juego muy sencillo pero que deparaba muy buenos momentos. Mientras uno (el que se la quedaba) se daba la vuelta, miraba frente a la pared y contaba hasta 20 (o hasta 10, o el número que se hubiese decidido), el resto se escondían. Cuando terminaba la cuenta, el que se la quedaba tenía que encontrar al resto e ir corriendo a “delatarles” al lugar donde había hecho la cuenta. El objetivo del resto era llegar hasta esa zona a salvarse sin ser vistos.

La rayuela

Otro de los juegos clásicos que se comenzaron a jugar hace muchas décadas, en la época cuando una piedra y la calle servían para jugar. La rayuela consiste en dibujar en el suelo, con tiza por ejemplo, unas casillas con diferentes números. El objetivo era pasar por las casillas realizando saltos y sin pisar las líneas. Pero para poder intentarlo, primero teníamos que lanzar una piedra, y que esa piedra se quedase en la casilla por la que íbamos (y la cual no se podía pisar). Normalmente solían ser 10 casillas, y ganaba el que lograra completar un circuito a la rayuela con todas ellas (10).

Saltar a la comba

Lo mismo que de los juego anteriores se puede decir de la comba. Seguramente todas las que leáis esto habréis saltado a la comba. Además se puede hacer de maneras muy diferentes, de forma individual con nuestra propia comba, o incluso juegos multitudinarios, por ejemplo jugar con un montón de amigos y ver quién es el que aguanta más saltando sin fallar.

Carrera de sacos

Las carreras de sacos son todo un clásico en las celebraciones festivas, por ejemplo en festivales de fin de curso en los colegios. Es igual que una carrera normal, con la diferencia de que en este caso los participantes llevarán un saco a modo de pantalones, con lo que el avance se hace bastante más difícil. Cada uno utiliza diferentes técnicas, la más habitual suelen ser avanzar dando saltos. Lo que era seguro casi siempre en estas carreras, es que pocos participantes se libraban de alguna caída.

El pañuelo

Un juego que combina a la vez velocidad, reflejos e inteligencia, o mejor dicho, pillería. El pañuelo es un juego en el que hay que correr, pero en el que puede ganar hasta el que menos corra, si es inteligente. Se hacen dos equipos y cada uno se pone en un lado de algún recinto (una cacha de fútbol o el patio del colegio, por ejemplo). En el medio se coloca una persona sosteniendo un pañuelo en lo alto. Cada miembro de los equipos tiene asignado un número, de forma que cada número en un equipo tiene su contraparte en el otro.

El objetivo es sencillo pero retador a la vez. La persona que tiene el pañuelo dice un número, lo que significa que dos personas, una de cada equipo, competirán por ver quién se queda el pañuelo. El objetivo es coger el pañuelo y llevarlo de vuelta a su equipo sin que el contrincante nos atrape. Aquí entran todo tipo de trucos, hacer que el rival se pase a nuestro lado (lo cual está prohibido), dejar que el rival lo coja para luego atraparle por detrás, etc.

La gallinita ciega

Un juego parecido al escondite, pero con algunas diferencias. Para empezar, es un juego ideado para jugar en algún sitio pequeño y cerrado. Se vendan los ojos a uno de los participantes y se le da unas cuantas vueltas. Entonces este, desorientado y con los ojos tapados, deben intentar tocar al resto. El objetivo de estos será, evidentemente, evitar que esto suceda.

El ratón y el gato

En este juego los niños deben tomarse de la mano y formar un corro. Entonces dos niños comenzarán siendo, uno el ratón y otro el gato. El objetivo del ratón es escapar del gato, para lo cual tendrá que hacer zig-zag entre los otros niños que forman el corro. El gato tendrá que perseguirle haciendo lo mismo, mientras los niños del corro tratan de evitar su avance. Cuando el ratón es pillado pasa a ser gato, y se escoge a otra persona para que haga de ratón. Además, mientras ambos se encuentran en la “carrera”, se entona una canción que dice “ratón que te pilla el gato, ratón que te va a pillar”.

El juego de las sillas

Un juego en el que se premia la rapidez y la habilidad. Los participantes deben dar vueltas alrededor de unas sillas mientras suena una música, y cuando la música se termina, todos deben sentarse lo más rápido posible. ¿Cuál es la ciencia del juego? Que siempre hay una silla menos de los participantes que quedan, por lo que el último se quedará sin silla y, por tanto, eliminado.

Juegos de manos

Los típicos juegos de chicas que consisten en dar palmadas, de la forma más rápida y acompasada posible, mientras se recitaba una especie de canción. Hay muchísimas que se pueden encontrar todavía por tnternet, algunas de las más conocidas son “En la calle 24”, “Milikituli” o “A lo loco”.

Juegos con balón

Hay muchos juegos con balón aparte del fútbol. Por ejemplo, uno de los que más recordamos por aquí era el de balón prisionero. En este juego dos equipos se enfrentar con el objetivo de eliminar a los miembros del equipo rival. Esto se consigue dándoles con el balón. Al hacer esto los hacíamos nuestros prisioneros. Pero cuidado, porque si le tirábamos el balón a un rival y este lo capturaba antes de que tocase el suelo, podia salvar a un prisionero.

Enlaces de interés:

Embarazo10.com

Newsletter