5 juegos para estimular el gateo

El juego siempre es la mejor herramienta para desarrollar el aprendizaje, a la par que el juego siempre va a ser la mejor manera de estimular el gateo de tu bebé. A través de lo lúdico, de la capacidad de disfrutar y del amor que se ponga en cada uno de esos juegos, verás cómo […]

El juego siempre es la mejor herramienta para desarrollar el aprendizaje, a la par que el juego siempre va a ser la mejor manera de estimular el gateo de tu bebé. A través de lo lúdico, de la capacidad de disfrutar y del amor que se ponga en cada uno de esos juegos, verás cómo se lanza poco a poco a gatear. Os compartimos 5 juegos para estimular el gateo que os pueden resultar tremendamente útiles.

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que no hay una edad concreta y determinada en la que un bebé se lance a gatear, incluso hay algunos que nunca llegan a gatear y que se lanzan a dar sus primeros pasos. Aproximadamente, la edad de gateo suele estar entre los 6 y los 10 meses, pero hablamos de términos generales y nunca concretos, si no en las fechas más frecuentes pero siempre hay que tener en cuenta la maduración de cada uno.

Una de las posturas que te harán ver que comienza a estar listo es cuando ya puede sostenerse por sí mismo sentado, que puede parecer que se sienta sobre sus pies y coloca las manos por delante de su cuerpo, volcando el peso hacia adelante. Ésta es la típica postura base desde la que van a iniciar el gateo y que puede ser la señal de que está listo para iniciar los juegos del gateo.

¿Y por qué jugar? Además de por lo que os comentábamos al principio, de que aprender jugando es una de las maravillosas maneras de asociar el aprendizaje con algo placentero, también el juego es un vehículo perfecto para que los vínculos que se desarrollen entre los papás y el bebé sean más sanos y seguros. Para estos aspectos que tienen que ver con el desarrollo madurativo es fundamental que no tengáis prisa, que le dejéis hacer poco a poco y que le acompañéis en el proceso. Si tenéis dudas o estáis muy angustiados, no dudéis en consultar con el pediatra para que os pueda indicar y acompañar también en vuestro propio proceso de aprendizaje como padres.

Juegos estimulacion gateo

Fortalece sus piernas

En sus primeros intentos verás que es muy probable que no se sostenga bien en la postura de gateo, que opte más bien por arrastrarse. Es necesario ayudarle a fortalecer las piernas y puedes usar tus manos para que sean como el muelle que le permita lanzarse a gatear, solo tienes que poner las manos en sus pies, mantenerlas firmas para que él pueda hacer fuerza y listo. Paciencia.

Dicho esto, este tipo de juegos se pueden empezar incluso antes de que esté con la postura del gateo. Cuando están tumbados en su mantita de juego boca arriba, se les puede ir ayudando a fortalecer las piernas a través de juegos como cogerles de un pie y que hagan fuerza, moverles las piernas, doblarlas, etc.

Juego de la toalla

Un juego básico, sencillo y sensacional para ayudarle a que fortalezca también las manos. Enrolla una manta o una toalla y la colocas sobre una superficie lisa pero cómoda para él. Le colocas a él encima de la toalla, que solo quede el tronco apoyado y, a continuación, comienzas a impulsarle suavemente hacia delante y hacia atrás. Lo que se busca con este tipo de juego o movimiento es que él pueda buscar apoyo de sus manos y hacer fuerza con ellas.

La zanahoria

Uno de los grandes motivos por los que uno acaba moviéndose es cuando quiere alcanzar algo que desea y no lo alcanza desde su posición. Culturalmente, se habla de que a los burros se les pone la zanahoria delante para motivarles, en este caso, con tu bebé tienes que seleccionar un objeto que sea de su interés para que haga el esfuerzo de trasladarse y vaya a por él.

Cuando veas que va a moverse para ir a por el juguete, ayúdale a coger una buena postura de gateo para que le resulte posible moverse. Ve alabando y premiando con unos buenos mismos junto con unas palabras dulces cada uno de sus intentos por gatear, animándole a que cada vez haga mayor esfuerzo y déjale que se quede con la «zanahoria» como gran premio de satisfacción.

Conviértete en un obstáculo

Muy probablemente te salga este juego de forma natural con él o incluso a él, pero por si acaso no habéis llegado a ese punto, os cuento. Tienes que sentarte en el suelo, con las piernas en forma de triángulo. A un lado de tu pierna tienes que situar a tu bebé, en la cara externa de tu otra pierna tienes que situar un objeto que le guste mucho.

El objetivo es que él se sienta motivado para pasar por encima de tu pierna. Una vez tenga pillado el juego, se puede repetir todas las veces necesarias para que pueda ir fortaleciendo piernas, brazos y trabajando la coordinación, puesto que tiene que manejarse con su peso y el equilibrio.

Gatead juntos

Lánzate al suelo, olvídate de todo y ponte a su lado en la postura del gateo. Comienza a llamar su atención mientras te trasladas gateando por la sala. No te preocupes si te mira pero no se mueve, tú continúa. Si ves que va a seguirte, échale un ojo y si ves que no coge bien la postura o que se le queda una pierna enganchada con otra, recolócale y vuelve al juego.

Una vez que ya haya aprendido a gatear y tengáis la dinámica cogida, puedes jugar a ratitos con él al pilla pilla para que pueda ir fortaleciendo todos sus músculos a través del juego.

A continuación, he seleccionado algunos artículos que os pueden resultar interesantes para vuestros bebés o vuestros niños más mayores. Solo tienes que pinchar sobre el nombre y aparecerá toda la información:

También te puede interesar