Escrito por Tendenzias

Huevo huero o anembrionado: Qué es y por qué se produce

El primer trimestre del embarazo, las doce primeras semanas de gestación, son las más peligrosas. La mayoría de los abortos espontáneos que se producen, se debe a que el embrión para su propio desarrollo en una etapa muy temprana, a este tipo de embarazo se denomina huvo huero o anembrionario. Hoy hemos dedicado este artículo a los conocidos como embarazo Huevo huero o anembrionado: Qué es y por qué se produce y que tratamientos se pueden seguir.

Qué es un huevo huero o anembrionado

Huevo huero, huevo hueco, vacío o anembrionado, son los nombres que pueden recibir este tipo de embarazos. Posiblemente por estos nombres, ya habrás adivinado qué ocurre cuando se sufre un embarazo anembrionado. Médicamente, se puede definir como un embarazo en el que el saco que debe albergar al embrión, está vacío.

Tras ser fecundado el óvulo por el espermatozoide, éste se implantará en la cavidad uterina, donde se desarrollará dentro del saco gestacional, también conocido como bolsa corial. Por motivo que más tarde analizaremos, el embrión deja de desarrollarse, dejando únicamente el saco embrionario.

Por qué se produce el huevo huero o anembrionado

En un embarazo normal, tras la fecundación, se formará un embrión, éste irá multiplicando sus células hasta llegar a al estadío de blastocisto, formado por una capa celular llamada trofoectodermo y un amasijo de células que recibe el nombre de masa celular interna.

La división celular que se produce en el interior se realizarán sin que éste cambie de tamaño, por lo que con cada nueva generación de células, menos espacio. En este momento y hasta la implantación, el embrión se encuentra protegido en una zona llamada pellucida. 

La pellucida es una barrera de protección, sirve para que éste se siga desarrollando a la vez que es transportado, durante su viaje el embrión podría sufrir daños por rozamiento con las paredes de la trompa de Falopio, e incluso podría llegar a quedarse pegado en ellas.

La pellucida se encarga de que eso no ocurra, impedirá la adhesión del embrión a las trompas y también al proteger al embrión, evitará que el sistema inmunológico de la madre ataque al incipiente embrión, lo que provocaría un aborto espontáneo.

El embrión pasados 4 días desde la fecundación, habrá llegado al útero, llega como mórula y allí madurará otros 2 ó 3 días hasta alcanzar el estadío de blastocito gracias a la alimentación que le proporcionan los fluidos contenidos en el útero.

El blastocito se encuentra rodeado todavía por la zona pellucida, que no le deja expandirse, por lo que la revienta, pasando de un blastocito a un blastocito maduro.

Es en este momento cuando comienza el periodo de decidualización, para ello se necesitará la presencia de la hormona progesterona. Sin esta hormona, el endometrio no puede realizar la decidualización, por lo que la implantación del embrión fallará, dando lugar a lo que se conoce como aborto espontáneo. En la mayoría de los casos, la madre no se enterará, simplemente es un retraso de una semana en la regla.

Los motivos, pueden variar pero normalmente están asociados a una mala calidad de los óvulos o de los espermatozoides, donde existe un error en la información que llevan las células del embrión. Estas células embrionarias se comienzan a reproducir de forma normal, hasta que llega el momento de preparar todo para que el embrión pueda desarrollarse.

En este momento las células embrionarias no responden, tan solo la capa celular o trofoectodermo, que se ha desprendido en cuanto ha llegado al útero, seguirá desarrollándose durante un tiempo, llegando a formar la placenta, pero sin embrión.

Tratamiento para el huevo huero o anembrionado

Las consecuencias de sufrir un embarazo anembrionario, es precisamente eso, que no hay embrión y por lo tanto tampoco hay embarazo. 

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Mediante una ecografía se podrá comprobar la ausencia de una estructura embrionaria, por lo tanto tampoco tiene porqué haber un saco gestacional vacío en el interior del útero. Las células del saco gestacional se degradan liberando sustancias tóxicas para el organismo y pudiendo provocar graves problemas de salud.

La única solución posible es proceder al “aborto” y este se podrá realizar de dos maneras:

  • Aborto natural y espontáneo. Simplemente se produce el sangrado vaginal y con el la expulsión
  • Legrado. Provocado mediante técnica ambulatoria y tras el diagnóstico certero de una ecografía.

La siguiente pregunta que nos podemos realizar es si puede volver a ocurrir lo mismo, en un segundo embarazo. La respuesta es que si has sufrido un embarazo anembrionario, no tiene porqué pasarte otra vez, no tienes más riesgos.

Las mujeres que hayan pasado por este proceso, podrán quedarse de nuevo embarazadas tras esperar dos ciclos menstruales. Ahora tendrás el mismo riesgo que cualquier otra mujer que no haya sufrido ningún embarazo anembrionario, es decir entre un 10 y un 12%.

Pero si ya has pasado más de tres veces por esta situación y de manera consecutiva, será recomendado que te hagan un estudio genético tanto a ti, como al papá, para de esta forma poder saber cual es la causa probable que impida que el embarazo progrese.

Este tipo de embarazos pueden producirse a lo largo del primer trimestre de gestación, pudiendo estar de una semana o de 12.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

El aborto espontáneo puede producirse durante el primer trimestre de gestación, ya sea en la semana 12, o antes de que la mujer sepa que está embarazada, en la semana 5 o 6.

Posiblemente no sepas que estás embarazada por lo tanto los únicos síntomas que sentirás será que la regla se retrasa, pero si el embarazo alcanza 6 u 8 semanas, posiblemente sientas lo mismo que cualquier mujer embarazada, náuseas, cansancio e incluso un aumento en los pechos.

Este tipo de embarazos no se pueden predecir ni preveer, aunque se ha visto una cierta relación entre los embarazos anembrionado y:

  • La edad de la mamá, sobre todo a partir de los 40 años
  • Niveles bajos de ácido fólico. 
  • Niveles bajos de vitaminas B y K

También te puede interesar:

Uno de los principales riesgos del primer trimestre, es el embarazo anembrionado, pensar que estamos embarazadas y descubrir esta terrible noticia nos puede desmoralizar, pero como ya hemos visto, no tiene porqué volver a pasar y en la mayoría de las ocasiones, posiblemente ni nos hayamos enterado.

En Embarazo10, esperamos que este artículo haya servido para aclarar tus dudas, no obstante, te dejamos a continuación unos enlaces que seguro también te van a interesar:

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

Embarazo10.com

Newsletter