Escrito por

Hipertiroidismo e hipotiroidismo en el embarazo: Síntomas, diagnóstico y tratamiento

Hipertiroidismo e hipotiroidismo en el embarazo: síntomas, diagnóstico y tratamiento. Una de las cosas que se deben controlar durante el embarazo, son los posibles problemas que se puedan generar con respecto a la glándula tiroides ya que puede afectar no solo a la madre sino también al bebé. Es importante que sepamos qué es la tiroides y como afecta a nuestra embarazo en caso de tener hipertiroidismo e hipotiroidismo, algo que os explicamos a continuación con todo detalle.

La Tiroides y el embarazo

Hipertiroidismo e hipotiroidismo en el embarazo sintomas diagnostico y tratamiento

La glándula tiroides o tiroidea, ubicada en la base del cuello, tiene una importante función que se relaciona con la regulación de nuestro metabolismo. Cuando estamos esperando un bebé, el embarazo tiene un profundo impacto en la glándula tiroides y la función tiroidea, ya que la tiroides puede encontrar cambios en las hormonas y su tamaño durante el embarazo.

Por ello, si nos diagnóstican hipertiroidismo (elevada actividad de la tiroides) o hipotiroidismo (actividad baja de la función tiroidea) es importante someterse al tratamiento que sea adecuado ya que una mala función de esta glándula nos puede afectar en el embarazo y hacer que el posparto se complique.

Cómo cambia la tiroides al estar embarazada

Cuando tenemos un embarazo normal este da como resultado una serie de cambios fisiológicos y hormonales importantes que alteran la función tiroidea. Estos cambios significan que las pruebas de laboratorio de la función tiroidea deben interpretarse con precaución durante el embarazo dado que un diagnóstico correcto y a tiempo puede solventar que el postparto sea complicado o que el problema afecte al bebé. 

Cuando estamos embarazadas, es evidente que nuestras hormonas van a estar en constante cambio en especial la hCG, que es la hormona gonadotropina coriónica humana, y dado que esta puede afectar a nuestra tiroides, lo normal es que se realicen varias pruebas que pueden ir cambiando a medida que evoluciona nuestro embarazo. De hecho puede que en las primeras analíticas, nos demos cuenta que la HCG hace que aumente la función de la tiroides, provocando el conocido como hipertiroidismo.

Por otro lado, tenemos que explicar que la glándula tiroides puede aumentar de tamaño durante el embarazo; y lo suele hacer en la mayoría de casos en un 10-15% de su tamaño habitual, algo que el médico es capaz de notar con un simple examen físico; de todos modos, se dan casos en los que el crecimiento es mayor y por ello debe haber un tratamiento estricto que regule el tamaño de la glándula.

Hipertiroidismo e hipotiroidismo en el embarazo tratamiento

La tiroides y como relaciona a la madre y al bebé

La madre y el bebé están unidos por el cordón umbilical y gracias a este el pequeño se alimenta y desarrolla, también incluyendo el hecho de ser capaz de producir la hormona que corresponde a la función tiroidea.

A partir de las 12 semanas en el vientre, el bebé será capaz de producir por sí solo la hormona tiroidea, pero sigue dependiendo de la madre en lo que respecta al yodo necesario para producir dichas hormonas. Se suele recomendar a las embarazadas que se alimenten de alimentos que contengan vitaminas como el hierro o el yodo, pero además de este último la dosis que se recomienda es de 200 microgramos al día.

¿Qué ocurre si estando embarazadas no diagnostican hipertiroidismo e hipotiroidismo? Esto es lo que os explicamos a continuación.

Hipertiroidismo e hipotiroidismo en el embarazo: Síntomas, diagnóstico y tratamiento

Sabiendo que durante el embarazo, es habitual que tengamos cambios en la glándula tiroides, también puede producirse de manera regular que acabemos sufriendo de hipertiroidismo e hipotiroidismo.

Si estás embarazada y te diagnostican hipertiroidismo e hipotiroidismo preexistente, es posible que necesite más atención médica para controlar estas afecciones durante el embarazo, especialmente en el primer trimestre. Ocasionalmente, el embarazo puede causar síntomas similares al hipertiroidismo en el primer trimestre. Si experimenta palpitaciones, pérdida de peso y vómitos persistentes, debes contactar a su médico.

Piensa que las enfermedades tiroideas no tratadas en el embarazo pueden provocar un nacimiento prematuro, preeclampsia (un aumento severo de la presión arterial), aborto espontáneo y bajo peso al nacer, entre otros problemas. Por ello debes hacerte las analíticas que te recomiende el médico, así como alertar si tienes antecedentes de hipotiroidismo o hipertiroidismo para poder controlarlo antes y durante el embarazo y ajustar el tratamiento si es necesario.

Hipertiroidismo e hipotiroidismo en el embarazo sintomas

Síntomas del hipertiroidismo e hipotiroidismo en el embarazo

Hipertiroidismo

Los síntomas del hipertiroidismo pueden parecerse a los del embarazo normal, como un aumento del ritmo cardíaco, la sensibilidad a las altas temperaturas y la fatiga. Otros síntomas de hipertiroidismo incluyen los siguientes:

loadInifniteAdd(44636);
  • Latido del corazón irregular.
  • Nerviosismo.
  • Náuseas o vómitos intensos.
  • Temblor leve.
  • Problemas para dormir.
  • Pérdida de peso o bajo peso para un embarazo típico.

Hipotiroidismo

Los síntomas de hipotiroidismo, como cansancio extremo y aumento de peso, pueden confundirse fácilmente con los síntomas normales del embarazo. Otros síntomas incluyen:

  • Estreñimiento.
  • Dificultad para concentrarse o problemas de memoria.
  • Sensibilidad a las bajas temperaturas.
  • Calambres musculares.

Diagnóstico del hipertiroidismo e hipotiroidismo en el embarazo

El hipertiroidismo y el hipotiroidismo en el embarazo se diagnostican según los síntomas que acabamos de señalar, pero además, lo normal es el que el édico nos hagan un examen físico, seguido de los correspondientes análisis de sangre para medir los niveles de la hormona estimulante de la tiroides (TSH) y las hormonas tiroideas T4 y del hipertiroidismo T3 .

Hipertiroidismo e hipotiroidismo en el embarazo diagnostico

Tratamiento del hipertiroidismo e hipotiroidismo en el embarazo

Las mujeres que requieren tratamiento para el hipertiroidismo, suelen tomar algún medicamento antitiroideo que interfiera con la producción de hormonas tiroideas. Este medicamento generalmente es propiltiouracilo o PTU durante el primer trimestre y, si es necesario, también se puede usar metimazol después del primer trimestre. En casos poco frecuentes en los que las mujeres no responden a estos medicamentos o tienen efectos secundarios por su ingesta, es posible que sea necesaria la cirugía para extirpar parte de la tiroides. El hipertiroidismo puede empeorar en los primeros 3 meses después del parto y es posible que tu médico necesite aumentar la dosis del medicamento.

El hipotiroidismo se trata con una hormona sintética (artificial) llamada levotiroxina, que es similar a la hormona T4  producida por la tiroides. El médico ajustará la dosis de su levotiroxina en el momento del diagnóstico del embarazo y continuará supervisando las pruebas que te hagas para la función tiroidea cada 4 a 6 semanas durante el embarazo. Si tienes hipotiroidismo y estás tomando levotiroxina, es importante que lo notifiques a tu médico tan pronto como sepas que estás embarazada, de modo que la dosis de levotiroxina puede aumentarse de acuerdo con el aumento de la hormona tiroidea que se requiere durante el embarazo. Debido a que el hierro y el calcio en las vitaminas prenatales pueden bloquear la absorción de la hormona tiroidea en el cuerpo, no debes tomar vitaminas prenatales en las 3-4 horas posteriores a la administración de levotiroxina.

Artículo de interés:

loadInifniteAdd(44637);

Embarazo10.com

Newsletter