Escrito por

Fundación Mapfre y la seguridad vial de los niños

El Instituto de Seguridad Vial de la Fundación Mapfre ha dado ha conocer las conclusiones extraídas del estudio “Prioridad en España en la Seguridad de los niños ocupantes de Vehículos”, tras la presentación de la web destinada a la seguridad vial infantil especializada en sistemas de retención infantil, el cual ha sido realizado por Monclús, J. (2011) bajo la supervisión y la colaboración de la FUNDACIÓN MAPFRE. ,

En el estudio presentado se lleva a cabo un análisis de las estadísticas relativas a los accidentes de tráfico en los que resultaron implicados, bien sea como heridos, ilesos o fallecidos; niños de entre 0 y 14 años cuando viajaban como ocupantes en cualquiera de los tipos de vehículos motorizados existentes en España desde 2005 a 2008. Período en el que tuvieron lugar la muerte de 263 niños,mientras que resultaron heridos graves un total de 1.894 niños y 14.470 tuvieron dolencias graves.

El objetivo primordial por el que se ha realizado dicho estudio es la descripción de las circunstancias que llevaron a que se produjeran dichos accidentes. Asimismo, la FUNDACIÓN MAPFRE ha pretendido que la información resultante de la realización del mismo pueda ser utilizada y considerada en el futuro como áreas prioritarias de acción u oportunidades de prevención en el diseño o priorización de las medidas de seguridad infantil.

Las principales conclusiones generales obtenidas del estudio sobre el modo en el que resultaron fallecidos o lesionados los niños protagonistas de este análisis cuando viajaban como ocupantes de vehículos en nuestro país son:

  • Cerca del 80% de los niños implicados se desplazaban en turismos o furgonetas ligeras.

  • Por cada niño que fallece, otros siete resultan gravemente lesionados.

  • Uno de cada diez niños fallecidos tiene menos de un año de edad. Este dato constituye una llamada a la acción y mejora de la protección de este grupo de edad altamente vulnerable.

  • Cuatro de cada diez niños que resultaron fallecidos (40%) no utilizaron ningún sistema de protección: cinturón, sistema de retención infantil o casco para vehículos de dos ruedas.

  • Las Comunidades Autónomas que resultan ser más peligrosas para los niños -en términos de tasas poblacionales de fallecidos o heridos graves- son, por este orden: Castilla y León, Castilla La Mancha y Aragón.

  • Casi dos de cada tres ocupantes fallecidos son niños; y sólo uno de cada tres, niñas.

  • La cabeza es la región del cuerpo de los niños que más lesiones recibe (un 36% de los fallecidos sufren lesiones en la cabeza, por ejemplo).

  • Los niños sufrieron más lesiones que los adultos, pero éstas fueron menos graves. En general los niños se benefician de una mayor protección que los adultos frente a lesiones mortales gracias a los sistemas de retención infantil.

  • Nueve de cada diez niños fallecidos perdió su vida en carretera. El tipo de vía más peligroso fue la carretera convencional con un solo carril para cada sentido de circulación.

  • Las medidas de protección en caso de accidente por salida de vía tienen que revisarse, dado que este tipo de accidente provoca una de cada tres víctimas mortales infantiles.

  • La siniestralidad en poblaciones más pequeñas es mucho más elevada en comparación con las más grandes.

  • Cerca de cuatro de cada diez ocupantes fallecidos se produjeron en desplazamientos locales (viajes de menos de 50 km). Este hecho resulta muy relevante si se tiene en cuenta que una de las excusas más utilizadas por los padres para no utilizar sillas infantiles es, precisamente, que “total, vamos aquí al lado”.

  • Otros factores particularmente peligrosos donde la siniestralidad infantil fue mayor son: los viajes de ocio, los accidentes diurnos y con buen tiempo o aquellos que se producen cuando comienza a llover o con llovizna, los días festivos y los meses estivales de julio y agosto y, en general, el peligro que conllevan las distracciones, las infracciones a las normas de circulación y la velocidad inadecuada.

En base a todo ello, el estudio promueve como una de las prioridades fundamentales para la prevención de la siniestralidad infantil en la carretera, la universalización del uso de sistemas de retención infantil .

Es importante destacar que este estudio insiste en que la seguridad vial infantil tiene que constituir un área prioritaria en sí misma.