Escrito por Tendenzias

[Vídeo] Parto natural y sin medicación para el dolor

Cuando nos enteramos de que vamos a ser papás, nuestro mundo parece quedar paralizado, un bebé llega a casa. A partir de este momento no existe nada más en tu pensamiento, desde que te levantas hasta que te acuestas. Las fechas pasan y el parto se acerca, ahora tenemos que plantearnos que tipo de parto queremos, un parto natural y sin medicación para el dolor o por el contrario, un parto con epidural para evitar en lo posible, el dolor. Hoy en nuestro blog vamos a ver como es un parto natural y sin medicación para el dolor, ilustrado con un vídeo del que podréis disfrutar al final.

Preparándonos para el Parto Natural

Saber como se va a desarrollar el parto, puede ayudarte a ganar en serenidad y tranquilidad. La llegada inminente del tu bebé te hace sentirte incómoda, distintas molestias se suceden, tirones o pequeños dolores comienzan a indicarnos, que nuestro bebé está comenzando a colocarse para iniciar el viaje más increíble del mundo.

Nosotras estamos tranquilas en casa, preparando todo para la llegada del peque, la canastilla, la bolsa que nos vamos a llevar al hospital y que está cargada de ilusión y nervios. Sin embargo, algo ya está cambiando dentro de nosotras, el cuello del útero se comienza a borrar, el parto ha comenzando.

El Parto Natural

Se llama parto natural al alumbramiento utilizando el canal vaginal de la madre, este parto se realiza con muy poca o ninguna ayuda tecnológica. En los partos naturales también se prescinde de la ayuda de los fármacos. Posiblemente tengas algún centro asistencial preparado para este tipo de partos, donde la posición de la embarazada es importante.

Posiciones como las tradicionales, donde la mujer se tumba sobre su espalda colocando los pies a la altura de los glúteos. Esta posición llamada de  litotomía, no es la mejor de las posiciones para la parturienta, aunque hay que reconocer que al doctor le resulte más práctica.

Pero esta posición no tiene por qué ser la más beneficiosa tanto para la mama como para el bebé. Los partos puede ser perfectamente naturales sin necesidad de tumbarnos en una camilla, en otro tipo de posiciones como por ejemplo, en cuclillas donde la gravedad nos ayudará a la expulsión de forma natural.

Los partos lentos con prolongadas expulsiones pueden provocar en el bebe, sufrimiento o desgarros internos en las madres. Por lo que como recomendación, procura un entorno agradable, con sólo la gente que quieres que esté de tu entorno íntimo, elige una posición en la que te encuentres cómoda, una luz suave, aromas de flores, todo lo que te haga sentir mejor.

Fases del Parto

El desencadenante preciso del parto, realmente no se conoce pero puede ser que ciertas sustancias que produce la placenta o el feto, puedan motivar el inicio del parto. También puede deberse a otros factores como el tamaño del bebé o la presión que hace sobre el músculo uterino, cualquiera de estas causas pueden ser el desencadenante del inicio del parto.

Podemos hablar de parto cuando coinciden distintos factores o situaciones como pueden ser las contracciones del útero, el borrado o acortamiento del cérvix y la dilatación del cuello del útero. Se entiende que la fase activa del parto se ha iniciado cuando la dilatación del cuello del útero ha llegado a más de 4 cm.

En el parto podemos apreciar tres fases bien diferenciadas:

  • Prodrómico o peparto
  • Dilatación
  • Nacimiento o expulsión
  • Alumbramiento

Prodrómico o preparto

Este periodo no tiene un inicio claro, son un conjuntos de síntomas y signos que te servirán para saber que el momento se aproxima, aunque calma, sólo se aproxima no es inmediato. Este período puede extenderse en el tiempo durante una o dos semanas y concluye cuando el útero comienza a dilatar.

Esta etapa Prodrómico o de preparto, no es percibida por todas las mamás, por lo que algunas de ellas serán conscientes de que el momento ha llegado con las primeras contracciones rítmicas, tan típicas del momento del parto.

Las contracciones se intensifican durante este periodo, tanto en frecuencia como en intensidad de las contracciones, llegando en algunas ocasiones a expulsar el tapón mucoso y mientras que notamos mayores molestias en la pelvis, debido a la colocación del bebé.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Dilatación

La primera parte del parto tiene un objetivo muy claro y es el de dilatar el cuello del útero y esto se lleva a cabo con las contracciones uterinas, éstas irán incrementando su frecuencia, siendo esta aproximada de cada 3 a 15 minutos, y con una duración temporal de unos 30 segundos.

Esta contracciones son cada vez más constantes e intensas, llegando a sufrir una cada dos minutos, produciendo tanto el adelgazamiento como la dilatación del útero. Es este período el que se llama de dilatación y en el se distinguen tres fases:

  • Fase latente, de 0 a 3 cm de dilatación puede durar hasta 20 horas, es la fase más larga
  • Fase activa, de 3 a 9 cm de dilatación, en este momento las contracciones son más intensas y dolorosas y suele durar un promedio de 5 horas.
  • Fase de desaceleración, desde los 9 cm hasta el final de la dilatación, aproximadamente los 10 cm, las contracciones son más pausadas y si la madre no ha solicitado anestesia, esta fase se encuentra con frecuencia, marcada por vómitos y temblores difíciles de controlar.

El periodo de dilatación no tiene una duración aproximada, todo dependerá de cada mujer y sus circunstancias. Ser madre primeriza puede hacer que ester periodo dure un poquito más. Esta etapa termina con la dilatación de 10 cm o dilatación completa y borramiento del cuello del útero. Entre esta etapa de dilatación y la de alumbramiento se encuentra un periodo de descanso en el que las contracciones desaparecen.

Nacimiento o expulsión

Es el período de empuje o período expulsivo, acaba en el momento en el que el niño nace. Es el último paso que el bebé debe realizar a través del cana del parto. El bebé bajará desde el útero a través del canal al exterior pero siempre ayudado por las contracciones involuntarias del útero y abdominales.

En la expulsión podemos distinguir claramente dos fases:

  • La fase temprana no expulsiva. Se trata del momento en el que ya se ha dilatado completamente pero no existe ningún deseo por parte de la madre de pujar. Esto se debe a que el bebé todavía no ha descendido.
  • La fase avanzada expulsiva. Cuando el bebé llega al suelo de la pelvis de su mamá y es entonces cuando ésta muestra deseo de pujo.

En ambos casos los pujos no deberán ser forzados, sino que se dejará a la mamá que sienta la necesidad, de esta forma no se interfiere en el alumbramiento del bebé.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Vídeo Alumbramiento o Parto Natural

En el vídeo que veremos a continuación, siempre guiado por personal facultativo, nos dará las claves para llevar correctamente el momento del alumbramiento, en un parto natural de forma segura y con total garantías.

También te puede interesar:

El parto y todo lo relacionado con el nacimiento de nuestro bebé, sin duda es lo que más nos preocupa, y es por este motivo por el que desde Embarazo10 hemos querido destacar unos enlaces de nuestra página, que seguro te van a interesar.

Embarazo10.com

Newsletter