Escrito por

Evita el reflujo: 5 consejos para conseguirlo

El reflujo es algo que sufren muchos bebés y la mayoría de los padres no saben que hay ciertas maneras en las que el reflujo del bebé se puede evitar. Nosotros vamos a daros unos consejos para ello, de modo que podáis ponerlos a prueba y disfrutar de la lactancia y de vuestro bebé sin él.

Evita el reflujo del bebé: te contamos cómo

Evita el reflujo: 5 consejos para conseguirlo

Para evitar el reflujo del bebé debes tener en cuenta los siguiente consejos:

1-. No dejes que esté demasiado hambriento: si el bebé está muy hambriento, está claro que este querrá comer y lo hará mucho más rápido para poder saciarse. Si le das la toma antes de que esto pase, el bebé comerá más tranquilo y, por ende, evitarás el reflujo y que tenga una digestión más pesada. También debes tener en cuenta que es importante que no presiones al niño para comer. Una vez este ha solado el pecho o el biberón es que no quiere más, por lo que debes evitar insistir en ello.

2-. No le des de comer acostado: la postura es de lo más importante a la hora de dar el pecho al bebé, pero si esta es correcta, no va haber problemas. De todos modos, si toma biberón es importante que le vaciemos el aire cada dos o tres minutos y, en ninguno de los casos podemos darle de comer estando acostado, pues coge mucho más aire.

3-. Coge a tu bebé después de comer: es importante que cojas al bebé en brazos y lo pongas encima de ti para que elimine los gases. No es necesario darle palmadas en la espalda, pero puedes hacerlo si ves que tiene mejores resultados.

4-. La cabeza en alto: para evitar que el bebé tenga reflujo una vez ha acabado de comer y se ha quedado dormido, es importante que le acostemos en su cuna pero con la cabeza un poco más elevada que el resto del cuerpo. De este modo, evitarás que regurgite mientras está durmiendo.

Evita el reflujo: 5 consejos para conseguirlo

5-. Evita los juegos después de las comidas: jugar con el bebé después de las comidas es algo que debes evitar a toda costa, pues lo único que haces con ello es que el bebé se mueva y, por ende, acabe con reflujo. Es mejor que el bebé esté calmado hasta que haya hecho al digestión.

Como ves, hay unos sencillos pasos que puedes tener en cuenta a la hora de alimentar tu bebé de modo que sea una experiencia buena para los dos y podáis disfrutarla mucho más. Piensa que el reflujo en los bebés es de lo más corriente y es que seguro que no has encontrado mamá que te haya dicho que su bebé no lo hacía, pero lo cierto es que con unos buenos hábitos en la alimentación del bebé, este es un problema que se puede solucionar fácilmente.

Si te ha gustado el artículo, nos gustaría que lo compartieras pero también nos gustaría saber qué hábitos tienes tú para evitar el reflujo en tu bebé.  De este modo, podrás colaborar con nosotros y dar consejo a otras mamás que se encuentran con este problema y no encuentran la manera de acabar con el reflujo de sus bebés.