¿Es posible el embarazo si no estás ovulando?

Quizá llevas meses intentando quedarte embarazada, y después de meses y meses de intentarlo, aún hoy no tienes una prueba de embarazo positiva. Es posible que te preguntes qué ocurre, y sobre todo, si es viable conseguir el embarazo cuando no estás ovulando. Lo cierto es que existe una condición que puede causar que, en […]

Quizá llevas meses intentando quedarte embarazada, y después de meses y meses de intentarlo, aún hoy no tienes una prueba de embarazo positiva. Es posible que te preguntes qué ocurre, y sobre todo, si es viable conseguir el embarazo cuando no estás ovulando. Lo cierto es que existe una condición que puede causar que, en realidad, no se esté ovulando verdaderamente, lo que puede hacer que la concepción sea enormemente difícil y complicada. Es conocida con el nombre de anovulación, una afección relativamente común (más de lo que piensas), y que incluye una serie de síntomas, causas y tratamientos adecuados para conseguir el embarazo.

Es posible el embarazo si no estás ovulando

¿Qué es y en qué consiste exactamente la anovulación?

La anovulación ocurre cuando los ovarios no son capaces de liberar un óvulo durante un ciclo menstrual. En este sentido, posiblemente sepas que la ovulación tiende a ocurrir aproximadamente dos semanas antes de que tengas el período (o menstruación).

La ovulación libera un óvulo u ovocito. Sin embargo, cuando existe anovulación, una condición conocida también médicamente como ciclo anovulatorio, el cuerpo de la mujer omite la ovulación.

En realidad se trata de una condición que puede ocurrir en cualquier momento, y además tiende a ser bastante común. No en vano, es muy posible que ya hayas experimentado uno, y que ni siquiera te hayas percatado de ello. Y esto ocurre porque cuando una mujer experimenta la anovulación, todavía puede parecer que menstrua con absoluta normalidad.

¿Cuáles son sus causas?

Durante un ciclo normal, la producción de progesterona es estimulada por la liberación de un óvulo. Es esta hormona la que finalmente ayuda a que el cuerpo de la mujer mantenga períodos regulares.

Pero cuando se produce un ciclo anovulatorio, un nivel insuficiente de progesterona puede ocasionar incluso sangrado abundante, de ahí que la mujer nunca sepa verdaderamente que, en realidad, no ha ovulado.

Es un tipo de sangrado en el que puede ser causado por una acumulación en el revestimiento del útero, el cual es conocido con el nombre de endometrio, que finalmente ya no puede sostenerse. Aunque también puede ser debido a una caída en los niveles de estrógeno.

Por el momento, se sabe que cuando se presenta un ciclo menstrual sin olvulación suele producirse habitualmente en dos grupos de edad bien diferentes. Por un lado, en jóvenes que recientemente comenzaron a menstrual, especialmente en el año posterior a que se haya producido el primer período. Y también en aquellas mujeres cercanas a la menopausia, en especial entre las edades comprendidas entre los 40 a los 50 años de edad, cuando el riesgo de cambios hormonales es mayor.

En ambos casos (o grupos de edad), como vemos, la principal causa se debe a los cambios que se producen en las hormonas, lo que finalmente puede conducir a la presencia de ciclos anovulatorios.

¿Cómo se trata?

A la vez que se llevan a cabo determinadas pruebas para diagnosticar la anovulación, los resultados obtenidos también pueden ser de mucha ayuda a la hora de que el médico pueda recomendar cuál sería el mejor tratamiento.

Por ejemplo, si la ausencia de la ovulación se debe principalmente al estilo de vida que sigue la mujer, o a la alimentación que consume cada día, el tratamiento más efectivo suele incluir la moderación de las actividades físicas, llevar a cabo cambios en el peso, y regular los hábitos alimenticios, mejorandolos y tratar de hacerlos mucho más saludables.

La concepción sin ovulación

Cuando la anovulación está motivada por la existencia de ciertos desequilibrios internos, lo más habitual es que el médico recete medicamentos para la fertilidad, los cuales están especialmente diseñados a la hora de combatir la causa de infertilidad en la mujer, al ayudar a que los folículos maduren, aumenten los niveles de estrógeno y a que, finalmente, los ovarios puedan liberar el óvulo.

Por tanto, si respondemos a la pregunta que nos hemos hecho al comienzo de esta nota, es evidente que el embarazo no es posible sin ovulación, puesto que no se ha producido la liberación de un óvulo que permita que, si se lleva a cabo la concepción, finalmente el embarazo se produzca.

También te puede interesar