Escrito por

Empezando a caminar

El bebé suele comenzar a andar entre los diez y los dieciocho meses de edad, sin embargo, en este aspecto, como en muchos otros, el ritmo de desarrollo de los pequeños es sumamente variado. El que un niño comience a andar antes del año no implica que sea más listo ni más ágil que el que lo hace al año y medio. Cada niño tiene su propia cadencia de desarrollo y es necesario respetarla. Puede ser que a uno le cueste más andar pero, sin embargo, haya hablado mucho antes que otro, y viceversa. Los expertos aseguran que hacia los seis años los niños suelen igualar sus capacidades.

2068015152_3322a6aadd.jpgAntes de que tu hijo logre caminar ha tenido que superar un montón de “pruebas” previas. El proceso comienza al conseguir sostener erguida la cabeza y, más adelante, por darse la vuelta él solo cuando se le coloca boca abajo. Hacia los ocho meses ya ha de poder mantenerse sentado sin ayuda. A los nueve comenzará a ponerse de pie, agarrándose a una silla, al parque, a un adulto, etc. Es entonces cuando los niños descubren que gateando pueden llegar a cualquier sitio sin peligro de caerse, y llegan a coger velocidades sorprendentes para seres tan pequeños. Pero otros muchos niños no consideran esta posibilidad como viable, y prefieren esperar a andar para moverse libremente por la casa.

Sobre el gateo existen opiniones diferentes, unos dicen que es fundamental para el desarrollo motor del niño, otros afirman que les retrasa el momento de caminar, lo importante, como en otras muchas ocasiones, es que el niño se sienta respetado y querido y que pueda desarrollarse a su propio ritmo.

Imagen: Flickr