Escrito por

Embarazo y gatos: los peligros de la toxoplasmosis

Si estás embarazada y tienes gato en casa, o deseas poder comprar o adoptar uno, seguramente te habrán advertido sobre el riesgo de sufrir toxoplasmosis, una enfermedad que por lo visto se puede contraer al estar en contacto con los excrementos del animal. Es algo realmente importante y que debemos tener en cuenta de modo que os hablamos a continuación de Embarazo y gatos: los peligros de la toxoplasmosis.

¿Es peligroso vivir con gatos durante el embarazo?

Muchas son las mujeres que viven con gatos y al quedar embarazadas tienen la duda de si es o no, peligroso debido a una enfermedad que se conoce como toxoplasmosis que por lo visto se puede llegar a contraer del gato a la mujer y de esta al bebé, de modo que no es algo que debamos tomar a la ligera.

Embarazo y gatos toxoplasmosis es peligroso

Por otro lado para que suframos toxoplasmosis deben darse una serie de condicionantes relacionados sobre todo con la higiene de nuestro gato de modo que si mantienes una limpieza del animal y de la zona en la que hace sus necesidades seguramente el riesgo sea mucho menor y no haya tantos peligros.

De todos modos será bueno tomar precauciones y saber con ello qué es la toxoplasmosis y que implica esta enfermedad.

Qué es la toxoplasmosis

La toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa causada por el protozoo Toxoplasma gondii, un parásito intracelular generalizado entre mamíferos y aves. Parásito que completa su ciclo de vida dentro del intestino del gato que es un vehículo de esta transmisión.

Embarazo y gatos toxoplasmosis que es

Los gatos se infectan por toxoplasmosis al comer carnes infectadas, roedores, aves que han ingerido toxoplasma. Los huevos de Toxoplasma se duplican en el intestino del gato y se expulsan a través de las heces. Los huevos permanecen vivos durante unos días, por lo que para estar infectado hay que entrar en contacto con los excrementos del gato infectado.

De este modo, es importante que si estamos embarazadas y tenemos un gato en casa hagamos estas tres cosas:

  • La arena para gatos debe mantenerse limpia y cambiada a diario porque los huevos son infecciosos si se estancan durante dos o tres días. Si la camada se mantiene limpia, el peligro desaparece. Sin embargo, es aconsejable que la mujer embarazada no toque las heces del gato, y que solo lo haga con guantes.
  • También debemos llevar cuidado con los alimentos que se le dan al gato: los alimentos enlatados son preferibles porque son seguros o en general se cocinan bien y, por lo tanto, no son un vehículo para las infecciones.
  • Por último, no toquéis el suelo con las manos porque puede haber excrementos de gato en el suelo.

Causas de la toxoplasmosis

Como ya hemos explicado, la toxoplasmosis se causa a través de un parásito microscópico (Protozoan Toxoplasma gondii) que puede vivir en las células de humanos y animales, especialmente gatos y animales de granja.

Embarazo y gatos toxoplasmosis causas

Por otro lado, también esta enfermedad se puede contraer a causa de la ingesta o consumo de alimentos contaminados en diferentes formas, o más raramente como resultado de  trasplante de un órgano infectado o  transfusión de sangre.

Sí­ntomas de la toxoplasmosis

La toxoplasmosis se transmite de los animales a las personas, a veces sin causar ningún síntoma.

Sin embargo, cuando un niño está infectado, los síntomas pueden variar según la edad y la respuesta del sistema inmunitario a la infección.

Embarazo y gatos toxoplasmosis sintomas

Incluso los gatos infectados a menudo no muestran signos de infección.

Las infecciones por toxoplasmosis en personas pueden ser de tres tipos:

  • Toxoplasmosis congénita, en la que un niño se infecta antes de nacer,
  • Toxoplasmosis en sujetos sanos (con los mismos síntomas que puede tener una mujer embarazada),
  • Toxoplasmosis en pacientes con sistemas inmunológicos debilitados.

De las tres, la que aquí nos importa sería la primera ya que es la que se transmite durante el periodo del embarazo.

loadInifniteAdd(44636);

Toxoplasmosis congénita

Cuando una mujer embarazada (a pesar de que no tiene síntomas) contrajo la toxoplasmosis durante el embarazo y se deja sin tratar, hay más de una oportunidad que puede transmitir la infección al feto. Los niños que se infectan durante el primer trimestre de su madre tienden a tener los síntomas más graves.

Es bastante raro que una mujer que haya contraído la toxoplasmosis antes de conseguir quedarse embarazada transmita la infección al feto, ya que, por tanto, su hijo habrá desarrollado inmunidad a la infección.

Puede suceder que una mujer embarazada que ha tenido una infección previa se vuelva inmunocompetente y su infección vuelva a aparecer; para evitar estos casos, es aconsejable esperar antes de intentar un embarazo al menos 6 meses después de la enfermedad.

Hasta el 90% de los niños que nacen con toxoplasmosis congénita no muestran síntomas en la primera infancia, pero un gran porcentaje de ellos mostrará signos de infección meses o años después. Los pocos que muestran signos claros de infección al nacer, o poco después, podrían nacer prematuramente y / o tener bajo peso.

Otros signos y síntomas, si ocurren, pueden ser:

  • fiebre ,
  • glándulas inflamadas (ganglios linfáticos),
  • ictericia (piel y ojos amarillentos debido a niveles anormales de bilirrubina química en el hígado),
  • una cabeza particularmente grande o pequeña,
  • erupción cutánea,
  • hematomas o sangrado debajo de la piel,
  • anemia ,
  • hígado o bazo agrandados ,
  • Algunos niños con toxoplasmosis congénita también presentan trastornos del cerebro y del sistema nervioso que lo causan

Peligros de la toxoplasmosis

Comprobamos entonces que la toxoplasmosis no es algo que tengamos que tomar a la ligera, de todos modos si la mujer está infectada durante las primeras semanas del embarazo, la placenta proporciona una buena protección, previniendo el paso del toxoplasma al feto. Sin embargo, en los pocos casos en que esta defensa no funciona, el daño al niño puede ser muy grave, lo que lleva a un aborto o un retraso mental grave.

loadInifniteAdd(44637);
Embarazo y gatos toxoplasmosis peligro

El riesgo de transmisión materno-fetal del toxoplasma es baja en el embarazo temprano (5-15% en el primer trimestre) y aumenta con la edad gestacional (20-40% en el segundo trimestre y el 50-60% en el tercer trimestre ).

El riesgo de enfermedad grave en el feto (lesiones cerebrales y oculares) es mayor si la transmisión materno-fetal se produce en la primera mitad del embarazo, mientras que al final del embarazo no causa un daño fetal evidente al nacer.

Solo el 5-10% de los niños con infección congénita tienen una enfermedad grave, mientras que la mayoría de los niños con infección congénita son asintomáticos, a pesar de que pueden desarrollar daños oculares años después.

Después del primer trimestre del embarazo, la transmisión de la enfermedad a través de la placenta se vuelve gradualmente más frecuente, pero la gravedad del daño que causa tiende a disminuir progresivamente.

Tratamientos para la toxoplasmosis

A menos que se debilite el sistema inmune o el embarazo, generalmente no hay necesidad de tratar la infección por toxoplasmosis. Los síntomas (principalmente glándulas inflamadas) suelen remitir en unas pocas semanas o meses. Los niños siempre deben ser visitados por un médico, ya que las glándulas inflamadas también pueden ser un signo de otra enfermedad.

Embarazo y gatos toxoplasmosis tratamiento

Si una mujer embarazada experimenta una infección por toxoplasmosis, el plan de tratamiento se decidirá en consulta con el médico y un especialista en enfermedades infecciosas. La investigación ha demostrado que tratar a la madre puede ayudar a reducir la gravedad de la enfermedad en el niño, pero no necesariamente prevenirla.

loadInifniteAdd(50325);

Los niños que nacen con toxoplasmosis congénita son tratados con una variedad de medicamentos contra la toxoplasmosis, por lo general durante el primer año después del nacimiento.

En un niño mayor y saludable que desarrolla una infección grave por toxoplasmosis, el tratamiento generalmente dura de 4 a 6 semanas (o al menos 2 semanas después de que los síntomas hayan desaparecido).

Los niños con un sistema inmune debilitado a menudo necesitan ser hospitalizados cuando contraen toxoplasmosis y aquellos con SIDA pueden necesitar tomar antitoxoplasmosis de por vida.

Artículo de interés: