Escrito por

Embarazo en la adolescencia

El embarazo adolescente, o embarazo precoz, es sin duda un tipo de embarazo de riesgo y no sólo debido a la inmadurez de la chica que haya quedado embarazada sino que también puede ser un riesgo para el bebé que está por nacer. De todos modos, cuando se produce un caso de embarazo en la adolescencia es necesario que la adolescente en cuestión se sienta apoyada por su familia y entorno, y que además esté informada de cómo se va a desarrollar el embarazo y cómo sacar adelante a su bebé, una vez haya nacido. A continuación os hablamos de todo lo que acontece durante el Embarazo en la adolescencia y  qué hacer en el caso en el que este se produzca.

embarazo-en-adolescencia

Causas de Embarazo en la adolescencia

Woman confused about contraception

Las adolescentes de entre 16 y 17 años son el porcentaje más elevado de jóvenes que hoy en día tienen un embarazo en la adolescencia, aunque también se da en edades mucho más jóvenes como entre los 12 y 14 años. Veamos entonces porqué se producen este tipo de embarazos

Falta de información

Aunque resulte sorprendente decirlo en los tiempos que corren, la falta de educación sexual y sobretodo, el no uso de métodos anticonceptivos es la principal causa del por qué se producen tantos casos de embarazos en la adolescencia. En los últimos años incluso los datos de casos han aumentado en países como España o Estados creando cierta “alarma” entre los médicos ya que durante la década de los 90 y comienzos del 2000 se había reducido bastante los embarazos precoces.

Una de las causas principales del descenso de embarazos adolescentes en las fechas señalada fue el hecho de crear una fuerte campaña en favor del uso de preservativos. En televisión, radio, y prensa se podía ver dicha campaña que acabó concienciando en su mayoría a los jóvenes. Hoy en día no se dan tantas campañas como esta o al menos no se promocionan tanto pero sí que los jóvenes reciben educación sexual en la escuela a la que deben prestar verdaderamente mucha atención.

Falta de madurez

Otra causa en el embarazo adolescente, aunque no os lo parezca, es que la chica sea menor que el chico adolescente dado que es más influenciable y tendrá menos conocimiento del tema. Por otro lado se dice que las jóvenes en situaciones de exclusión social o que viven en un entorno en el que se han dado otros casos de embarazos adolescentes pueden acabar teniendo un embarazo precoz o también, no lo olvidemos, sufrir las consecuencias de un aborto adolescente.

Rebeldía

También entre las causas, esté el hecho de la edad adolescente en sí. Este es un periodo en el que los jóvenes pueden tener ciertas tendencias rebeldes. En función de la educación y el trato que tenga con los padres, la adolescente puede sentir que quedando embarazada logrará por ejemplo más independencia o quizás ser tratada como una adulta.

Madurez sexual

Por otro lado, la madurez sexual hoy se adquiere mucho antes de la madurez psicosocial. Ocurre que muchos adolescentes, considerados en muchos sentidos aún niños, tienen una vida sexual activa mucho antes de haber alcanzado la madurez que les permite dejar su familia de origen y construir su propia vida, algo relacionado con el punto anterior que hemos mencionado con respecto a la rebeldía.

Riesgos del embarazo en la adolescencia 

embarazo-en-la-adolescencia-riesgos

Al margen del riesgo que supone para el bebé, que ahora veremos al detalle, tenemos que decir que un embarazo en la adolescencia marcará de por vida a la madre. La joven no es madurada y como tal puede que tenga una depresión, que se sienta culpable y que al nacer su hijo no siente un verdadero vínculo madre e hijo.

Dependiendo de la joven embarazada, su cuerpo estará más o menos preparado para hacer frente a un embarazo, pero es importante que la chica tenga un buen control médico y sobretodo que no le falten vitaminas y se alimente correctamente.

Por otro lado, el embarazo en la adolescencia sigue siendo una contribución importante a la mortalidad materna e infantil y a los ciclos intergeneracionales de mala salud y pobreza. Las madres adolescentes (de edades comprendidas entre los 10 y 19 años) corren un mayor riesgo de eclampsia, endometritis puerperal y las infecciones sistémicas en comparación con las mujeres con edades comprendidas entre los 20 y los 24 años. Además, cada año hay 9 millones de abortos espontáneos entre las jóvenes de 15 a 19 años, lo que contribuye a riego de muerte duraderos, por  no hablar de otros problemas de salud que pueden desarrollarse a la larga.

En cuanto a los riesgos del bebé, muchos son los casos de bebés de embarazos de adolescentes que nacen bajo peso o con desnutrición.

loadInifniteAdd(44636);

También existen riesgos físicos e incluso mentales para el bebé, derivados del hecho de que el cuerpo de la chica y su mentalidad no estén formados ni preparados para ser madre.

Consecuencias económicas

El embarazo adolescente también puede tener efectos sociales y económicos negativos en las niñas, sus familias y la comunidad. Las adolescentes embarazadas solteras pueden enfrentar el estigma o el rechazo de sus padres y compañeros así como amenazas de violencia.

Del mismo modo, las adolescentes que se quedan embarazadas antes de los 18 años tienen más probabilidades de sufrir violencia en el matrimonio o la cohabitación. Se estima que del 5% al ​​33% de las niñas de entre 15 y 24 años que abandonan la escuela en algunos países lo hacen debido a un embarazo o matrimonio precoz. Con un nivel de educación más bajo, las madres jóvenes pueden tener menos habilidades y, por lo tanto, menos oportunidades de empleo.

Complicaciones en el embarazo adolescente

embarazo-en-la-adolescencia-consecuencias

Una vez nace el bebé se pueden dar diversas complicaciones tanto en el parto como en las horas previas. Podemos decir que el embarazo en la adolescencia tiene una mayor tasa de mortalidad, tanto para la madre como para el niño.

En cuanto a complicaciones diversas que son graves y que sufren muchas adolescentes embarazadas serían:

loadInifniteAdd(44637);
  • Anemia grave
  • Placenta previa
  • Parto prematuro
  • Hipertensión inducida por el embarazo
  • Toxemia

Ya he mencionado lo del bajo peso de los bebés, pero además hemos de señalar que los recién nacidos están en riesgos de presentar crecimiento inadecuado, infección o dependencia de sustancias químicas.

El control prenatal oportuno y adecuado así como el apoyo y ayuda de las familias, es de vital importancia para las adolescentes embarazadas.

La madre adolescente

Como hemos visto, son muchos los problemas y riesgos de sufrir un embarazo adolescente pero además, a nivel personal, la joven expectante puede vivir este período como muy traumático, por una serie de factores, que van desde problemas estrictamente físicos (incomodidad, náuseas, cambios en la apariencia física) hasta problemas familiares (decírselo a los padres, imaginarse su reacción), social (abandono escolar, aislamiento social, etc.), médicos (visitas, exámenes, terapias). Es por todo esto que suele ocurrir que la adolescente quiere negarse a sí misma la posibilidad de que se haya quedado embarazada minimizando los síntomas, para no tener que lidiar con el tema con sus padres: de esta forma se aleja en el momento del diagnóstico y aparentemente reduce el estrés con respecto a las decisiones a tomar.

Después de todo, no es fácil para una adolescente embarazada hacer explícita esta condición: de hecho existe el temor a la reacción de los padres, la reacción del padre del niño y su familia, la necesidad de someterse a un examen ginecológico, tener que hablar con sus compañeros a los maestros, etc. De repente, la futura madre se siente proyectada en el mundo de los adultos y enfrenta problemas que hasta entonces nunca habían interesado o directamente afectado. Por esta razón, además de los diversos temores, la adolescente también podría sentir sensaciones de ira, ansiedad, vergüenza o culpa. De hecho, aunque los hábitos familiares han cambiado mucho en los últimos años, los adolescentes no siempre se sienten ayudados a abordar este problema por parte de su familia. Las decisiones que hay que tomar son importantes y van más allá de todo lo que se toma a toda prisa: no siempre es posible negociar las decisiones apropiadas entre familias que aún saben poco acerca de la otra , con visiones de la vida y el futuro de sus hijos que también pueden ser fuertemente discordante

Las madres adolescentes inevitablemente enfrentan problemas de aislamiento social, interrupción de estudios, estrés y depresión. Aunque muchas niñas pueden beneficiarse del apoyo de sus padres y sus vecinos, el marco para la realización personal futura nunca es demasiado optimista (y tampoco lo es para el niño por nacer) por ello, es importante la prevención.

Prevención del embarazo adolescente

embarazo-en-la-adolescencia-prevencion

loadInifniteAdd(50325);

¿Cómo prevenir un embarazo adolescente? La respuesta es sencilla, o se toman precuaciones antes de mantener relaciones sexuales o de hecho se evitan hasta ser mayores de edad.

Repito que es de vital importancia tener una buena educación sexual pero no sólo al respecto de cómo mantener relaciones con métodos anticonceptivos, sino que también es necesario que los adolescentes (tanto elllas como ellos) reciban educación sobre el cuerpo del hombre y la mujer, cómo se concibe, como se gesta un bebé, las fases del embarazo, los síntomas en cada trimestre y los riesgos sociales de tener un bebé siendo menor de edad.

Además es importante que entre padres e hijos exista una buena comunicación, de este modo, para prevenir cualquier embarazo adolescente sería bueno seguir esta pautas:

  • Hablar con los hijos sobre sexo, a una edad temprana, antes de que él o ella piense en tener relaciones sexuales. En Europa, uno de cada tres niños ha tenido relaciones sexuales durante los 16 años, y dos de cada tres durante 18 años, pero casi uno de cada 10 ha tenido relaciones sexuales durante los 13 años. Nunca es demasiado temprano (o demasiado tarde, para esto) para hablar con su hijo sobre el sexo. Es más fácil cuando comienzas joven y luego continúas discutiendo regularmente durante la adolescencia. ¿No estás seguro de cómo empezar? Usa situaciones de la vida real para plantear el tema, como cuando veas una situación relacionada en la televisión o visites a alguien con un nuevo bebé. No pensemos que estamos poniendo ideas en la cabeza de nuestro hijo, las investigaciones muestran que hablarle a un niño sobre sexo no lo alienta a tener relaciones sexuales.
  • Esperar a  que los hijos tengan curiosidad y tengan preguntas sobre el sexo; y entonces se debe responder honestamente .No supongas que tu hijo está teniendo relaciones sexuales solo porque te haga preguntas sobre el sexo o el control de la natalidad.
  • Comparte tus valores y actitudes con tu hijo. Habla de tus sentimientos de amor, sexo y relaciones, incluso cómo te sentías de adolescente. Asegúrate de preguntarle a tu hijo cómo se siente. No es suficiente decirle a tu hijo, “No tengas relaciones sexuales”. Explica por qué te sientes de esta manera.
  • Explicar los riesgos y las consecuencias de la actividad sexual, enfatizando cómo evitar el embarazo y las enfermedades de transmisión sexual. Su hijo debe estar preparado, ya sea que tenga relaciones sexuales o no.
  • Siempre supervisar a los hijos. Si no puede estar en casa después de la escuela, intenta hacer aque tu hijo se quede en casa con algún otro adulto. Ten una reunión familiar para discutir y establecer el toque de queda y las reglas de comportamiento esperadas. Conoce a los amigos de tu hijo y a sus familias, y anima a tu hijo a hacer amistad con niños cuyas familias comparten sus valores.
  • Debes saber lo que tu hijo está mirando, escuchando y leyendo. Los medios están llenos de mensajes sobre el sexo, muchos de ellos irresponsables. Habla acerca de cuestiones planteadas en los medios, indica las formas en que los valores familiares pueden diferir de los expresados ​​en un programa o canción, y enseña a tu hijo a analizar de manera crítica varias formas de medios, incluida la publicidad. Todos los miembros de la familia deben limitar el tiempo que pasan con la televisión, video, videojuegos y ordnadores por no más de 1-2 horas por día. No permitas televisores ni consolas de juegos en el dormitorio del niño cuando no sea posible controlar su uso.
  • Ayuda a tu hijo a establecer metas para el futuro y analiza formas de alcanzarlas. Una persona joven tiene más probabilidades de retrasar el sexo y no arriesgarse al embarazo o la paternidad si el futuro se ve brillante. Señala que la mayoría de las carreras requieren al menos una educación escolar y muchas requieren universidades o títulos avanzados. Explica cómo quedar embarazada, causar un embarazo o ser padre puede interferir con estos planes. Enfatiza que valore la educación y siempre ten un interés activo en el papel de tu hijo en la escuela. Los problemas en la escuela, en el hogar o con sus compañeros pueden causar baja autoestima, lo que a menudo conduce a conductas de riesgo y embarazos adolescentes.