Escrito por Tendenzias

Infección urinaria o cistitis durante el embarazo: Síntomas, causas y tratamientos

Uno de los problemas o malestares que podemos sufrir mientras estamos embarazadas es el de una infección urinaria también conocida como cistitis, aunque son diversos los momentos de nuestra vida en que la podemos sufrir sin que por ello se relacione el hecho de estar embarazada. De todos modos son muchas las mujeres que la sufren durante el tiempo de gestación de modo que es os hablamos a continuación de, Infección urinaria o cistitis durante el embarazo: Síntomas, causas y tratamientos.

Infección urinaria o cistitis ¿qué es?

Cuando se escucha la frase “infección del tracto urinario” es normal pensar en una infección de la vejiga y sus síntomas – como la necesidad frecuente de orinar y una sensación de ardor – pero en realidad no siempre es así.

Es más una infección urinaria, o cistitis, puede surgir en cualquier parte de las vías urinarias y muchas personas por ejemplo la padecen desde los riñones, donde se origina la orina. Otras en cambio la tienen en los uréteres, o en la vejiga, aunque la mayoría de nosotras la hemos padecido en la uretra, y la hemos notado sobre todo, cuando hemos tenido que orinar.

¿Por qué se produce una infección urinaria?

La causa del porqué sufrimos una cistitis se debe a las bacterias las cuáles están presentes en nuestra piel de un modo normal, pero también lo están en la vagina así como en el recto, de modo que cuando una de estas bacterias se introduce en la uretra es cuando se produce la infección.

Tipos de infección urinaria

Podemos diferenciar, a partir de lo dicho entre tres tipos de infecciones urinarias que serían:

  • Infección de la vejiga. Que es cuando se produce la cistitis al acumularse bacterias, y multiplicarse en la vejiga, de modo que la zona se hincha y nos produce el dolor y comezón mencionado. Es un tipo de infección que se da además en mujeres que tienen entre 20y 50 años.
  • Infección renal. Cuando las bacterias infectan el riñón (uno o los dos) y la verdad es que es quizás la infección más complicada que podemos sufrir durante el embarazo si tenemos en cuenta que existe riesgo de muerte en el caso de que llegue al torrente sanguíneo. De hecho también es un riesgo para el bebé que puede nacer bajo peso o muerto.
  • La bacteriuria asintomática. Que es cuando las bacterias llegan al  tracto urinario pero no produce síntomas algo que puede ser leve cuando no estamos embarazadas, ya que suele desaparecer por sí sola, aunque en caso de embarazo es importante detectarla y tratarla antes de que derive en una infección renal. Por ella además los bebés pueden padecer bajo peso al nacer.

El embarazo y el riesgo de padecer una infección urinaria

No podemos decir que haya una relación directa entre el hecho de estar embarazada y el riesgo de sufrir una infección urinaria o cistitis aunque sí diversos estudios señalan que las mujeres embarazadas son más propensas a padecer una infección renal.

Esto se debe al nivel de la hormona progesterona que aumenta durante los meses de embarazo  de modo que se produce una disminución en el tono muscular de los tubos entre los riñones y la vejiga, también conocidos como uréteres, así que se dilatan y por ello el flujo de la orina se ralentiza. Y no solo esto, sino que además, crece el tamaño del útero por lo que este puede oprimir los uréteres y con ello que la orina tampoco pueda fluir a la misma velocidad que de costumbre.

Por otro lado cuando estamos embarazadas es un poco más complicado que vaciemos la vejiga y quizás seamos más propensas a sufrir de reflujo que es cuando la orina fluye de vuelta a los riñones.

Con una orina que va más lento y que tardemos más en vaciar la vejiga, las bacterias tiene más tiempo para multiplicarse y además afianzarse pudiendo llegar a los riñones. Además durante el embarazo la orina contiene más glucosa de modo que puede aumentar también el nivel de bacterias.

Síntomas de una cistitis

Los síntomas de una cistitis (o infección de vejiga) suelen ser:

  • Picor o escozor al orinar
  • Dolor al orinar
  • Malestar al orinar
  • Dolor al mantener relaciones sexuales
  • Molestias en la pelvis o dolor abdominal bajo (aunque es menos común).
  • Aumento en las ganas de orinar
  • Mal olor o aspecto turbio de la orina
  • Puede aparecer sangre en la orina
  • Puede que se padezca fiebre

A veces puede que tengamos alguno de esos síntomas pero que no lo relacionemos con el hecho de estar padeciendo una cistitis. Cuando estamos embarazadas aumentan las ganas de orinar todo el rato de modo que puede llevar a confusión.

De todos modos si sientes alguno de los síntomas señalados no dudes en acudir al médico para que te diagnostiquen o descarten que estás padeciendo una cistitis.

Síntomas de una infección urinaria en los riñones

En cuanto a los síntomas de una infeccción urinaria en los riñones o infección renal serán estos:

  • Ganas de vomitar y náuseas
  • Fiebre alta (a la que sumar temblores o escalofríos)
  • Dolor en la zona baja o lateral de la espalda
  • Malestar bajo las costillas (en uno o ambos lados)
  • Dolor en el abdomen 
  • Sangre o pus en la orina

Qué hacer cuando se tiene una bacteriuria asintomática

Cómo ya hemos dicho la bacteriuria asintomática no da síntomas pero es importante que la tengamos en cuenta y que se trate ya que se asocia al parto prematuro y al bajo peso del recién nacido.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Por ello es posible que estando embarazada te realicen varias pruebas de orina a lo largo de los nueves meses de gestación. El médico recoge una muestra de tu orina que se analizará en un laboratorio para descartar que tengas una infección.

Normalmente, si las primeras pruebas de orina, en el primer trimestre salen negativas, será raro que más adelante se produzca una infección del tracto urinaria.

En cambio si el resultado del cultivo es positivo deberás tomar antibióticos durante el embarazo (al menos durante una semana), y se irán haciendo nuevos análisis de orina. a lo largo del embarazo.

Tratamiento para una infección urinaria o cistitis

De igual forma que el tratamiento con antibióticos para una infección sin síntomas ( bacteriuria asintomática) una cistitis será tratada con medicación aunque puede que no haga falta que debas tomar antibiótico durante toda una semana.

Una vez finalizado el periodo de la ingesta de antibióticos por vía oral, siempre marcado por el médico, deberás volver a someterte a una analítica y si de nuevo se repite la cistitis es posible que debas tomar una dosis diaria de antibióticos, durante más tiempo, y a modo de prevención.

Tratamiento para una infección renal

Si la infección urinaria se produce en los riñones el tratamiento habitual suele ser la hospitalización, de modo que te puedan administrar antibiótico y líquidos por vía intravenosa. Además podrás estar monitorizada y también el bebé estará controlado.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Como una infección renal es algo grave se debe controlar además la temperatura, el pulso que tengas, tu presión arterial, la respiración y como no, la capacidad que tienes de orinar. Además también se controla  la frecuencia cardíaca de su bebé  y si existe riesgo de parto prematuro.

De todos modos no hay que alarmarse ya que si la infección se diagnostica al comienzo del embarazo y respondes bien al tratamiento es posible que te den el alta y sigas el tratamiento de medicamentos y control desde casa.

Cuando hayas acabado el tratamiento y la infección haya desaparecido, el médico puede considerar que si existe riesgo de que se repita tal vez será necesario seguir tomando antibiótico más tiempo a modo de prevención.

Cómo evitar contraer una infección urinaria

Aunque a veces no está en nuestra mano contraer una infección urinaria, existen una serie de métodos que nos pueden ayudar a evitar tener una:

Beber mucha agua

Es importante que nuestro cuerpo esté hidratado y que siempre “obliguemos” a que nuestra vejiga trabaje correctamente. Para un buen flujo de la orina es bueno beber mucha agua, y si notas además que es muy pálida o transparente será señal de que todo va bien.

No aguantes las ganas de orinar

Nunca debes aguantarte las ganas de ir al lavabo, pero este consejo se hace más importante al estar embarazadas si tenemos en cuenta que nos va a costar más vaciar la vejiga.

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

Límpiate bien

Seguro que ya sabes cómo limpiarte tras orinar, pero recuerda que debes hacerlo siempre desde adelante y hacia atrás. Evitarás que las bacterias de las heces pasen a la uretra.

Limpia siempre el área genital

Y no solo tras orinar. Debes limpiar bien la zona genital con agua y jabón. En especial además tras mantener relaciones sexuales.

Bebe jugo de arándanos

Además del agua, el jugo de arándanos ayuda a reducir los niveles de bacterias (o a que surjan nuevas) en el tracto urinario.

Evita los productos de higiene femenina

Ya que estos pueden irritar la uretra y la zona genital provocando la aparición de bacterias. Tampoco debes hacerte duchas vaginales durante el embarazo.

Artículo de interés:

¿QUÉ INFECCIONES AFECTAN EL EMBARAZO?

Embarazo10.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos