Escrito por

El vínculo afectivo

El contacto, una forma de establecer un buen vínculo madre-hijo


Las relaciones que establecemos con nuestros hijos desde que nacen, son los modelos que aprenderán y mantendrán a lo largo de su vida, no sólo con sus futuros hijos, sino con sus parejas y sus amigos.

De aquí nace la importancia de establecer un buen vínculo con nuestros bebés desde que son pequeños, ofreciéndoles un hogar lleno de seguridad, siendo una madre cálida que busca y consigue mantener el equilibrio.

¡Ojo! La madre tiene un importante papel, pero también el padre. El equilibrio lo puede conseguir una mujer sola, pero bebeno lo intentes hacer todo tú, deja que te ayuden, tu bebé te lo agradecerá.

Un aspecto importante para establecer un buen vínculo es el contacto, cuando abrazamos a nuestros pequeños, los acariciamos, les hablamos, etc.

Algo que he escuchado en muchas mujeres con bebés varones, es que al acariciar al pequeño, ya sea cuando le echas la cremita o los polvos o en otras situaciones, tienen una erección. ¿Y qué hacemos con esto?

Lo fundamental, no os asustéis, no habéis hecho nada malo ni incorrecto ni de lo que debáis avergonzaros. La solución no es dejar de tocar al pequeño, es aceptar que es su modo natural de expresar el placer que siente cuando su mamá le hace mimitos.

Lo mismo ocurre con las niñas sólo que no nos damos cuenta por las características de sus genitales, por lo que a ellas las seguimos llenando de caricias.

¿Y no se merecen ambos nuestras maravillosas carantoñas?

Imagen: Flickr

Embarazo10.com

Newsletter