Escrito por

El deporte para los niños

Hoy en día, a pesar de los conocimientos que se tienen sobre el desarrollo de los más pequeños, se sigue infravalorando el hecho de que los niños y niñas, desde su más temprana edad, reciban una educación que fomenten su desarrollo global. Por ello, hoy os hablamos de la importancia del deporte en los más pequeños.

Es imprescindible que los niños, en su etapa infantil, desarrollen todas sus capacidades. Durante los primeros seis años aproximadamente, se forman las estructuras neuronales que permitirán al niño aprender desde a hablar hasta a trepar.

Es cierto que en las escuelas infantiles se fomenta el desarrollo cognitivo, pero pasa un poco desapercibido el aspecto físico. Es igualmente importante trabajar la parte psicomotriz, es decir: coordinación óculo-manual, motricidad fina y gruesa y en general las capacidades físicas.

Además, como todo lo que se trabaja con niños de esta edad, es fundamental que sea lúdico y a los niños les encantará realizar juegos que fomenten sus capacidades motrices. Los juegos deberán ser extremadamente sencillos. A partir de los dos años, los niños generalmente serán capaces de andar, saltar e incluso correr, coger y lanzar una pelota; y en los juegos grupales, son capaces de entender reglas sencillas.

Realizando actividades con niños de dos a tres años en grupo, podemos por ejemplo, sentarlos en corro y que se pasen una pelota en un sentido y en otro. Podemos también colocarlos en parejas, y que se pasen el balón a las manos, a corta distancia. No realizarán el ejercicio de forma perfecta, y la pelota caerá al suelo; pero lo pasarán muy bien y mejorarán sus capacidades físicas. Otro ejercicio es meter la pelota por un aro, un niño puede sujetar el aro y el otro lanzará la pelota a su interior.

Podemos improvisar multitud de ejercicios según veamos el resultado, y en función de la dificultad que les plantee el ejercicio. Recordad que  lo más importante es que los niños disfruten de los juegos y lo pasen bien.