Ejercicios y Movimientos que debes evitar en el embarazo

El ejercicio físico en cualquier etapa de la vida es fundamental, ya que nos ayuda positivamente a la hora de mantenernos más sanos y saludables, y también en mejor forma. Durante el embarazo, además, es aún más importante si sabe, aunque lo ideal es intentar modificar el tipo de ejercicio y optar por alguna actividad […]

El ejercicio físico en cualquier etapa de la vida es fundamental, ya que nos ayuda positivamente a la hora de mantenernos más sanos y saludables, y también en mejor forma. Durante el embarazo, además, es aún más importante si sabe, aunque lo ideal es intentar modificar el tipo de ejercicio y optar por alguna actividad física más adecuada. Y es que no es lo mismo hacer ciclismo antes del embarazo, que continuar haciéndolo después, una vez estás esperando la llegada de un bebé (especialmente en el tercer trimestre). Por tanto, ¿qué ejercicios, y movimientos, son necesarios evitar durante la gestación?. ¿Existe alguna actividad física en concreto que esté prohibida en el embarazo? Si eres deportista habitual, y ya practicabas deporte con anterioridad, te explicamos todo lo que debes saber al respecto.

Ejercicios y Movimientos que debes evitar en el embarazo

La práctica de ejercicio físico es importantísima para disfrutar de una buena salud, y además, es tremendamente útil para ayudarnos a estar mucho más en forma. De hecho, hacer ejercicio es simplemente excelente tanto para la futura mamá como para el bebé, siempre y cuando, eso sí, se tomen determinadas precauciones.

El ejercicio físico prenatal ofrece muchos beneficios para la salud. No obstante, tal y como opinan muchos expertos al respecto, en realidad existen determinados ejercicios que es mejor evitar u omitir durante la gestación, ya que pueden acabar causando lesiones u otros problemas tanto en la embarazada como en el bebé en desarrollo.

De hecho, aunque existen muchas maneras en que la embarazada puede mantenerse activa durante la gestación, algunos pueden no ser tan adecuados, por lo que antes de atarse la zapatilla de deporte y salir a la calle a hacer ejercicio, es necesario hacer una parada en la consulta del médico y preguntarle acerca de qué actividades sí pueden ser recomendadas, y cuáles no tanto.

No te pierdas: Ejercicios durante el embarazo: ¿qué ejercicios son los más seguros?

Con la aprobación del médico, y siguiendo algunas precauciones adicionales, es posible disfrutar -y obtener- todos y cada uno de los beneficios que te ofrece el ejercicio durante el embarazo, independientemente de los hábitos de entrenamiento que tuvieras antes de la concepción. Para ayudarte, a continuación te explicamos cuáles son los ejercicios que debes evitar cuando estás embarazada.

Ejercicios no recomendados en el embarazo

¿Qué ejercicios se deben evitar durante el embarazo?

  • Deportes de contacto, que conllevan un riesgo mayor de caídas o lesiones abdominales. Es lo que ocurre con la gimnasia, el esquí, el fútbol, el hockey, las artes marciales, el rugby, el patinaje sobre hielo, snowboard, equitación, ciclismo al aire libre, deportes de raqueta que requieran mucho esfuerzo, buceo, patinaje y puenting.
  • Actividades con un riesgo mayor de caída. Aunque ya te hemos hablado de ello en el punto anterior, es necesario e importantísimo volver a hacer hincapié. Se debe evitar cualquier ejercicio o actividad física donde exista riesgo de caída, como escalar, montar a caballo, esquiar o hacer bicicleta fuera de casa. Esto es debido a que el crecimiento de la barriga tiende a alterar tu centro de gravedad, lo que puede dificultar el equilibrio.
  • Deportes que implican cambios de altitud.  A menos que ya vivas en altitudes elevadas, es necesario evitar cualquier actividad que suponga un cambio de altitud, independientemente de que éste sea brusco o no. El buceo también está estrictamente prohibido, ya que representa un riesgo de enfermedad de descomprensión para el bebé.
  • Ejercicios que implican acostarse boca arriba. En especial durante períodos largos de tiempo. Este tipo de ejercicios están contraindicados después del cuarto mes de embarazo, dado que el peso del útero, agrandado, puede comprimir los vasos sanguíneos principales y reducir la circulación sanguínea tanto de la mamá como del bebé. Esto puede ocasionar náuseas, mareos y, sobre todo, falta de aliento.
  • Actividades que requieran movimientos abdominales avanzados. Como cualquier actividad relacionada con sentadillas completas, abdominales o levantamientos de doble pierna.
  • Bikram Yoga, o ejercicio físico en climas calurosos. Es necesario evitar cualquier ejercicio físico, o actividad realizada en un ambiente donde tu temperatura corporal puede elevarse al menos 1 o 2 grados, dado que esto puede hacer que la sangre se desvíe del útero a la piel, a medida que tu cuerpo intenta enfriarse. También es necesario alejarse de los baños de vapor, jacuzzis y saunas.
  • Saltar, rebotar y cualquier movimiento brusco. Se recomienda evitarlos. Eso sí, la actividad aeróbica, realizada sin esfuerzos ni movimientos bruscos, es considerada como perfectamente segura.

Como vemos, aunque existen bastantes ejercicios, movimientos y actividades, que es mejor evitar durante el embarazo, sí existen otras opciones aconsejables que te pueden ofrecer excelentes beneficios para la salud.

4.70 / 5
4.70 - 9 Votos

También te puede interesar