Diferencias entre tónico y agua micelar

Si vas a una tienda de cosméticos te darás cuenta de que existen gran cantidad de productos para la limpieza del rostro… Pero ni todos son para lo mismo ni son iguales. Por eso, vamos a hablarte sobre las diferencias entre tónico y agua micelar. De esta manera sabrás diferenciar sus funciones, sobre todo teniendo […]

Si vas a una tienda de cosméticos te darás cuenta de que existen gran cantidad de productos para la limpieza del rostro… Pero ni todos son para lo mismo ni son iguales. Por eso, vamos a hablarte sobre las diferencias entre tónico y agua micelar.

De esta manera sabrás diferenciar sus funciones, sobre todo teniendo en cuenta que existen aguas maceares que tienen la función de tónico facial… pero no hay tónicos que tengan la función de agua micelar.

Si alguna vez has pensado que ella gua y el jabón es más que suficiente para limpiar tu rostro, está bien pensado, pero no es del todo así. De hecho, es un primer paso, pero no es el único, para que tu rostro esté totalmente limpio deberás tener en cuenta otros productos.

Como el agua micelar y el tónico. ¿Se tiene que utilizar solo uno o los dos? ¿Qué es mejor opción? En realidad, ambos productos son necesarios porque se complementan y usar el agua micelar sin tónico, sería insuficiente, y a la inversa igual.

Ambos productos son necesarios para llevar a cabo una buena rutina de limpieza facial. Todos los días: mañana y noche. Es necesario que limpies en profundidad la piel de tu rostro para que ésta mantenga una buena salud.

Si utilizas cosméticos para cuidar tu dermis pero no tienes en cuenta la limpieza profunda, entonces no estarás haciéndolo bien. Si permites que la suciedad se acumule en tu piel los poros se obstruían, tendrás granitos, una piel envejecida y nada saludable.

Además, los cosméticos que te eches no serán eficaces por muy buena calidad que tengan. Por todo esto, el agua micelar y el tónico son tan importantes.  Aunque sean productos parecidos (textura, color) no lo son en absoluto.

Qué es el agua micelar

Cuando hablamos de agua micelar estamos ante un producto que tiene una acción potente como limpiador. Este producto contiene micelas que limpian en profundidad gracias a su acción imán. ¿Qué significa esto? Que atrapan la suciedad como si fuese un imán.

Por eso, cuando se utiliza, primero se tienen que dar pequeños toquecitos con un algodón impregnado de la sustancia, para que las micelas actúen y puedan atrapar toda la suciedad.

Después con otro disco de algodón también con agua micelar, se tendrá que pasar por el rostro, cuello y escote para asegurarse de que ha quedado totalmente limpio.

Este producto, cuando es de buena calidad, además de limpiar, también tonifica, nutre, hidrata, desmaquilla y humecta. Lo mejor es que puedes usarlo y combinarlo con otros limpiadores para una doble limpieza más eficaz.

Cuando te desmaquilles el rostro, puedes usar el agua micelar para el acabado del desmaquillado (aunque hay aguas micelares que desmaquillan muy bien y entonces no necesitarías un desmaquillante a parte).

Te darás cuenta que su textura es acuosa pero muy ligera, se absorbe en segundos y te dejará una sensación muy fresca en el rostro. Puedes pasarlo sin miedo por encima del contorno de ojos y de los labios para eliminar cualquier impureza.

Los que son de buena calidad no necesitan aclarado por lo que será agradable su uso. Es un buen producto incluso para las pieles más sensibles y reactivas. Tendrás un cuidado y protección extra que tu cutis agradecerá.

Es fundamental que siempre que vayas a comprar este producto, te fijes mirando su fórmula que no contenga parabenos, ni tóxicos, ni químicos ni ningún irritante de ningún tipo.

Además de las funciones comentadas más arriba, también es ideal para que puedas equilibrar el sebo de tu rostro y que así, lo tengas siempre limpio.

Método de empleo

Debes utilizarlo dos veces al día, tanto por la mañana como por la noche. Así, si lo utilizas por la mañana estarás acabando con la suciedad que ha expulsado tu rostro en forma de sebo mientras dormías.

Cuando lo utilizas por la noche, estarás eliminando todas las impurezas que se te han ido acumulando en el rostro durante el día, como la contaminación, lo radicales libres, el maquillaje, etc.

Tendrás un rostro limpio y libre de suciedad en pocos segundos.

Esta mezcla de agua purificada con aceites te dejará el rostro muy bien limpio sin irritarte, ni resecarte. Lo ideal es que escojas un producto que sea apto para todo tipo de pieles, porque así será mucho más eficaz y suave.

Recuerda que cuando un disco de algodón esté sucuio, tendrás que cambiarlo por otro limpio y volver a aplicar el producto hasta que salga limpio, lo que significará que ya tienes el rostro sin impurezas.

Qué es el tónico facial

Ahora que ya sabes qué es el agua micelar, ha llegado el momento de que sepas también qué es el tónico facial y en qué te puede servir. El tónico facial está pensado para ser el “cierre” de la limpieza facial.

Termina de limpiar tu cutis y también te ayuda a que tus poros se cierren y el sebo esté totalmente regulado.

Según los ingredientes que contengan también pueden nutrir tu dermis, exfoliar, proteger, nutrir, tratar la piel con demasiado sebo, tener una acción antienvejecimiento… por eso, antes de comprar tu tónico tienes que fijarte bien en qué te puede ayudar y cuáles son tus necesidades dérmicas.

Existen tónicos faciales que no son nada recomendables que son los secantes, los que contienen alcohol. Aunque están pensados para resecar los granos en las dermis más grasas, en realidad no son nada adecuados, para ningún tipo de piel.

Por eso es tan importante que mires los ingredientes de cada producto, porque solo de esta manera sabrás si tiene tóxicos o irritantes que puedan perjudicarte, como es el caso del alcohol.

Siempre deberá contener ingredientes que sean respetuosos con tu dermis, que regeneren tu piel y que sean nutritivos.

Además de cerrar poros, elimina las células muertas e hidrata tu rostro con efectividad. El agua micelar te ayuda a limpiar en profundidad, y el tónico a acabar el trabajo con total efectividad.

Es por este motivo que el tónico siempre tiene que ir después del agua micelar. Porque se complementan. Tendrás la piel totalmente preparada para que esté más receptiva a otros tratamientos cosméticos.

Para hacer un buen uso de este producto tienes que coger un disco de algodón y echar la sustancia pero sin empaparlo del todo.

Después tendrás que aplicar (sin frotar) el producto suavemente por el rostro, cuello y escote. Siempre con el rostro totalmente limpio de impurezas.

Deja que se absorba y se seque al aire, no es necesario que aclares con agua fresca. Notarás tu rostro mucho más hidratado, fresco, vitalizado y rejuvenecido. La barrera natural que protege tu dermis estará mucho más reforzada.

Lo ideal es escoger un tónico facial que sea apto para todo tipo de pieles porque así te aseguras que sea un producto apto para ti y para tu dermis. Seguro que será respetuoso pero siempre, fíjate en su INCI para que no tenga irritantes ni tóxicos.

La textura es parecida al agua micelar, acuosa y ligera, de fácil absorción y te deja el rostro fresco y bien cuidado.

Lee más: Cómo hacer una agua micelar casera

Diferencias entre agua micelar y tónico facial

Ahora ya sabes qué es y para qué sirve cada producto. Te habrás fijado que la forma de usarlo es prácticamente la misma, así como la textura y el color.

Pero por ejemplo, el agua micelar tiene como función principal ser un limpiador y el tónico no, el tónico cierra la limpieza y los poros. El agua micelar elimina todas las impurezas y el tónico equilibra el pH dérmico y evita que la suciedad acceda a los poros al cerrarlos.

La textura tiene una gran similitud pero si te fijas bien el agua micelar tiene una textura mucho más acuosa, pero en algunos casos puede tener una consistencia más aceitoso. En cambio el tónico, no es oleoso en ningún momento.

En cuanto a la aplicación, los dos se aplican igual: con un disco de algodón. En ambos casos con toques sin forzar ni frotar. Simplemente con una ligera presión en pequeños toques.

¿Con cuál te debes quedar?

Con los dos. Los dos son importantes para tu limpieza facial y por eso, ambos deben estar entre tus productos prioritarios de limpieza y cuidado para tu cara. Piensa que el agua micelar limpia y el tónico equilibra la piel y el pH, además de cerrar los poros.

Por eso es tan importante utilizar los dos, primero el agua micelar y luego el tónico facial.

Solo en el caso de un producto de calidad que tenga función de agua micelar y también de tónico, podrás prescindir de otro producto. Por ejemplo, un producto de alta gama y de calidad excelente y precio incomparable es el Agua micelar de Nezeni Cosmetics

Es un agua micelar pero con la función de desmaquillante y también de tónico facial. Es un 3 en 1. En este caso, sí puedes prescindir del tónico facial porque este cosmético ya te está facilitando esa acción, estarás chorando tiempo y dinero.

Ahora que ya sabes cuáles son las diferencias entre tónico y agua micelar, no tienes excusa para mantener un rostro limpio e impecable cada día, ¡lo agradecerás!

También te puede interesar