Escrito por

Diabetes gestacional: qué es y cuál es su tratamiento

La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que se desarrolla única y exclusivamente durante el embarazo, es decir, durante la gestación. Y aún cuando entre un 3 y 10 % de futuras madres desarrollan esta enfermedad, es una de las más comunes que tienen lugar durante el embarazo. Además, el porcentaje es más alto entre mujeres latinas, lo que no quiere decir que las mujeres europeas no la padezcan.

Que es la diabetes gestacional

Qué es la diabetes gestacional

Pero, ¿qué es la diabetes gestacional? Padecemos este tipo específico de diabetes cuando los niveles de azúcar en la sangre están más altos de lo normal.

Síntomas de la diabetes gestacional

Los síntomas que nos llevarán a sospechar que padecemos diabetes gestacional son los siguientes:

  • Aumento de la sensación de sed (beberemos más agua de lo normal e iremos a hacer pipí más a menudo).
  • Infección urinaria.
  • Visión borrosa.
  • Fatiga.
  • Náuseas.
  • Candidiasis vaginal y vómitos.

Si notamos alguno de estos síntomas, acudiremos a ver inmediatamente a nuestro médico.

Consecuencias para la madre

diabetes-gestacional-consecuencias-para-la-madre

Ya hemos dicho que la diabetes gestacional suele desaparecer después de todo el período de embarazo, aunque también se dan casos de mujeres que desarrollan la diabetes tipo 1 o 2 durante su embarazo. En este caso concreto es bastante difícil determinar si estas mujeres tienen diabetes gestacional o si acaso durante el embarazo empezaron a tenerla: por eso es fundamental que se reciba tratamiento para la diabetes en la época posterior al embarazo.

Según parece hay una relación entre las mujeres que padecen diabetes gestacional y la diabetes tipo 2 también a largo plazo. Y es que se presentan casos en los que se les diagnostica años después.

Por ello después de sufrir la diabetes gestacional es conveniente adaptar ciertos cambios básicos en el estilo de vida, que nos ayudarán a prevenir que surja diabetes.

Consecuencias durante el embarazo

diabetes-gestacional-consecuencias-durante-el-embarazo

Con el embarazo las células no responden a veces tan bien a la insulina dados los cambios hormonales. Eso sí: para muchas futuras madres no suele ser problema dado que el páncreas crea más insulina, pero esto no ocurre con todas las mujeres, por lo que se elevan los niveles de azúcar en sangre. Ahí es cuando surge la llamada diabetes gestacional.

Consecuencias para el bebé

Ahora bien, para evitar desarrollar cualquier enfermedad y si estáis planeando quedaros embarazados, debéis tener en cuenta que para prevenir la diabetes gestacional siempre vendrá bien estar informados, evitar cierto tipo de comidas y, sobre todo, llevar una vida sana tanto en el aspecto físico como en el mental.

Si, pese a todo, desarrolláis diabetes gestacional, no tiene por qué repercutir en el bebé. Vuestro hijo nacerá sano siempre y cuando se cuide el tema de la alimentación. Hay que pensar ya no tanto por vosotras sino por el bebé que lleváis dentro. Además, llevar una alimentación sana no tiene por qué estar relacionado sólo con diabetes gestacional: comer sano es algo que deben hacer todas las personas, tanto si se quiere tener calidad de vida como si no se quiere padecer enfermedades a futuro.

¿Cómo puedo saber si tengo diabetes gestacional?

Este tipo de diabetes se suele diagnosticar entre la semana 24 y 28 del embarazo gracias a un análisis de sangre para comprobar el nivel de glucosa. Esta analítica, que está dentro del control rutinario que te indicará tú ginecólogo, es conocido como Test O’Sullivan. El proceso es simple: se controla el nivel de azúcar a través de una analítica después de ingerir una disolución de 50 gramos de glucosa.

En muchos casos este tipo de diabetes llamado diabetes gestacional desaparece cuando nace el bebé. Sin embargo, se debe tener en cuenta que si se ha desarrollado puede correr el riesgo de que pueda aparecer en otros embarazos, así como desarrollar otro tipo de diabetes, como es la de tipo 2, pero más adelante.

Qué debes hacer si padeces diabetes gestacional: tratamiento

Es importante iniciar el tratamiento para la diabetes gestacional de manera inmediata. Y es que, con un adecuado tratamiento, será posible mantener un nivel de glucosa en la sangre que esté dentro de los valores que se consideran normales.

Solo hace falta seguir unos pasos pautados juntamente con tu médico y un endocrino que te propondrán unos menús especiales que conviene seguir estrictamente, así como también realizar una actividad física. Para ver las mejoras tendremos que seguir haciendo pruebas de glucosa en sangre y si lo requiere, ponernos inyecciones de insulina.

loadInifniteAdd(44636);

Ahora bien, es importante tener en cuenta que en las mujeres embarazadas el tratamiento correcto para la diabetes gestacional ayudará a que descienda el riesgo de tener un parto con cesárea.

Por eso es muy importante seguir el tratamiento adecuado para la diabetes gestacional, dado que eso permitirá tener una vida sana a lo largo del embarazo, se podrá tener también un parto en condiciones y en un futuro se evitará que su bebé tenga problemas de salud.

Cierto es que cualquier enfermedad que se pueda desarrollar durante el embarazo es motivo de preocupación, lo importante es que cuando se trata de diabetes gestacional ya se tenga identificada dicha enfermedad para que los médicos se pongan cuanto antes manos a la obra y, de esa forma, no se tengan mayores problemas.

Puedes tratar la diabetes gestacional con estos tres tratamientos:

Diabetes gestacional insulina

Tomar insulina durante el embarazo

Aquellas mujeres embarazadas a las que les detectan diabetes gestacional, deben someterse a controles de los niveles de azúcar en la sangre, de modo que tendrás que medir ka glucosa en sangre capilar directamente desde tu casa, simplemente tomando una gota de sangre del dedo 2-3 veces al día, de acuerdo con un patrón preciso. El nivel de azúcar en la sangre medido de esta manera debe ser menor a 90 antes de las comidas, menos de 120 a dos horas después del almuerzo.

¿Cuándo es necesaria la insulina?  En la mayoría de los casos, la diabetes puede mantenerse bajo control con dieta y movimiento. De hecho solo en el 10% de los casos, es necesario recurrir a la terapia con insulina si el nivel de azúcar en la sangre materna sigue siendo muy alto, según un cálculo complejo que tiene en cuenta no solo los valores glucémicos sino también la edad del embarazo y crecimiento fetal.

loadInifniteAdd(44637);

Por ello, no te asustes y no creas que teniendo diabetes gestacional vas a necesitar tomar insulina. Solo será necesario en el caso de que no puedas controlar el nivel de glucosa con estos otros dos tratamientos a continuación.

Ejercicios para la diabetes gestacional

Independientemente del comienzo de la diabetes gestacional, es importante hacer ejercicio regularmente durante el embarazo . Ayuda a limitar el aumento de peso no saludable, mejorar el metabolismo y reducir la resistencia a la insulina . También ayuda a aliviar algunos problemas comunes en el embarazo, como dolor de espalda, calambres musculares, hinchazón, estreñimiento y trastornos del sueño.

El mejor ejercicio es caminar. Haz pequeños paseos por los parques o la ciudad, y camine por la habitación mientras habla por teléfono.

También puedes hacer otros ejercicios como estos:

  •  Actividad física aeróbica : Realizando siempre ejercicios que sean de intensidad leve a moderada como la bicicleta estática, ejercicios para los brazos (sin el uso de pesos) y los mencionados paseos.
  • Natación: La natación es recomendable siempre y cuando te sientas cómoda dentro de las posibilidades de tu embaraz( en función de en qué mes de gestación te encuentres). Con la natación mantendrás el cuerpo activo, reducirás el exceso de glucosa en sangre y también podrás evitar que se te hinchen demasiado las piernas.
  • Además, también te recomendamos que te dediques a actividades como el baile con movimientos lentos, golf, pilates, estiramientos, Tai Chi, Qi Gong, y como no, el Yoga.

Alimentación saludable

diabetes-gestacional-alimentacion-saludable

Para tener un buen control será necesario escoger alimentos que sean saludables, alimentos sanos, lo que quiere decir que a la hora de comer deberemos poner por delante las frutas y las verduras, reducir a niveles bajos el consumo de hidratos de carbono y, a la hora de comer, hacerlo poco y a menudo. Como hemos comentado, será muy importante también hacer ejercicio de manera constante, cosa que hará que tu cuerpo pueda tener la glucosa necesaria sin que por ello se requiera de insulina de forma adicional.

Para saber qué pautas seguir si tienes diabetes gestacional podemos decirte que lo más importante es que hagas lo siguiente:

loadInifniteAdd(50325);
  • Sigue una dieta adecuada para el embarazo, que respete las necesidades de calcio , hierro y ácido fólico. La dieta no significa restricción, sino una dieta correcta, sana y equilibrada. Estos son los principios para un estilo de vida correcto que son válidos para todos y más para la mujer embarazada, para su bienestar y para el bebé que nacerá.
  • Reduce el consumo de azúcares simples prefiriendo carbohidratos complejos .
  • Reduce el consumo de grasa, especialmente las grasas saturadas.
  • Aumenta el consumo de fibra
    Evite períodos de ayuno prolongado, nunca omitas comidas , ni siquiera por creencias religiosas, el ayuno puede causar la aparición de cuerpos cetónicos (sustancias dañinas para el niño), evita los excesos cuantitativos durante el fin de semana.
  • Consumea comidas completas (carbohidratos + proteína + vegetales + frutas) para el almuerzo y la cena.
  • Divide la porción total de carbohidratos por igual en las 3 comidas principales. complejo (pan, pasta, arroz, bizcochos).
  • Toma 2 refrigerios , uno a media mañana y otro a media tarde.
  • Simplemente cocina a la parrilla, al vapor, hervido o al horno, utilizando un equipo que reduzca el uso de grasas como utensilios de cocina antiadherentes, ollas a presión, hornos comunes o microondas.
  • Elige productos de acuerdo con la temporada , a menudo variando la calidad de la comida; con la monotonía, tú eres la que corre el riesgo de excluir algunos nutrientes de importancia fundamental y sobre todo de no llevarlo a tu hijo.

Alimentos prohibidos si tienes diabetes gestacional

  • Azúcar blanco y azúcar morena para endulzar bebidas, mermelada y miel.
  • Dulces como postres, pasteles, dulces, chocolates, snacks, etc., que en un corto volumen aprotan muchas calorías y grasas que contribuyen al aumento excesivo y rápido de peso y los valores anormales de glucosa en sangre.
  • Fruta en almíbar, fruta confitada, mostaza de fruta.
  • Salsas que contengan azúcar de tipo ketchup.
  • Los condimentos de las grasas tales como mantequilla, manteca de cerdo, margarina, crema, tocino, manteca de cerdo.
  • Salchichas.
  • Mariscos (mejillones).
  • Alimentos enlatados o en salmuera, nueces y extractos de carne, salsas a base de soya que naturalmente contienen altas cantidades de sal.
  • Bebidas azucaradas como cola, agua tónica, té helado, pero también jugos de frutas porque naturalmente contienen azúcar, incluso si llevan las palabras “sin azúcar agregada”.
  • Alcohol.Se recomienda abstenerse de cualquier bebida alcohólica por los efectos que el etanol puede tener en el feto.
  • Quesos con una corteza verde y florida como brie, gorgonzola, o camembert, también como prevención para la listeriosis.
  • Carne grasosa, conservada, empanizada y frita, ahumada y despojos.
  • Evita los alimentos crudos o solo cocinados de forma externa, como pescado, carne y huevos, para prevenir infecciones alimentarias peligrosas para la madre y el bebé.

Alimentos permitidos con moderación si tienes diabetes gestacional

  • Café, limita el consumo a no más de 2 por día. Recuerde que la cafeína, además del café, está contenida en el té, el chocolate y las bebidas de cola.
  • Fruta ya que naturalmente contiene azúcar (fructosa). Es importante respetar las cantidades en la dieta y limitar el consumo ocasional frutas más dulces (uvas, plátanos, higos, caquis, mandarinas, castañas). Si se consume cocinada o batida, no agregues azúcar.
  • Las patatas son fuentes importantes de almidón, por lo que son verdaderas sustitutas del pan, la pasta y el arroz. Por lo tanto, pueden consumirse ocasionalmente como un sustituto del primer plato con una frecuencia mínima en la semana, ya que provocan un aumento significativo en el azúcar en la sangre después de una comida.
  • Las legumbres (garbanzos, frijoles, guisantes, habas, etc.) deben ser limitados, ya que contienen carbohidratos y por lo tanto aumentan el nivel de azúcar en la sangre; sin embargo, también son una fuente importante de proteínas vegetales (por lo tanto, pueden considerarse segundos cursos reales). Es aconsejable consumirlos en combinación con cereales (1 o 2 veces a la semana), componiendo así platos únicos.
  • La pizza, que se otorga una vez a la semana (equivalente a una comida completa, puede ir acompañada de verduras y frutas).

Alimentos permtidos y recomendados si tienes diabetes gestacional

  • Todos los cereales y sus derivados se recomiendan en la preparación de todo tipo, seco o en caldo.
  • Hortalizas, excluidas las remolachas y las zanahorias hervidas, su consumo es gratuito y se recomienda en grandes porciones, siempre que no se exceda la cantidad de aderezo asignado. La variedad en la elección permite introducir correctamente las sales minerales, vitaminas y moléculas con propiedades antioxidantes necesarias para el organismo.
  • La leche y sus derivados porque son los alimentos que contienen la mayor cantidad de calcio además de otros minerales, proteínas y vitaminas esenciales. Preferiendo los productos desnatados o semidesnatados, tienen menos calorías pero aún contienen calcio por el mismo peso.
  • Pescado (fresco o congelado), que se prefiere a todos los alimentos ricos en proteínas. Es aconsejable consumirlo, en las dosis prescritas, al menos tres veces a la semana preferiblemente cocinado a la parrilla, en el horno, al vapor o asado.
  • Carne: ternera, res, pollo, conejo, pavo, lomo de cerdo, caballo, elegido en las partes más magras.
  • Aceite de oliva virgen extra, agregado crudo y moderadamente.
  • Agua, al menos 1.5 litros por día.
  • Caldo deshidratado de carne o vegetales para cocinar.
  • Hierbas aromáticas para mejorar el sabor de los platos.
  • El limón como condimento, ya que la vitamina C promueve la absorción del hierro contenido en las verduras.

Por lo tanto, recuerda que seguir unos hábitos y una dieta equilibrada, siempre controlado por un especialista, te permitirá seguir con normalidad tu embarazo, evitando así futuros problemas, y disfrutar de esta experiencia.